miércoles, 30 de enero de 2008

Equivalentes para idiotas.

¿Por qué salen dos cosas parecidas al mismo tiempo? Porque el vulgo pide alternativas a lo que les queda grande.

Vemos de este modo que se estrenan películas de carácter similar a la vez o con una distancia temporal muy breve.

Recordemos, por ejemplo, el caso de Antz y Bichos. Ambas de animación, ambas de hormigas. La diferencia principal es que la primera está dirigida a un público adulto, de ahí que tenga escenas demasiado duras como la batalla contra las chinches grandes que sueltan chorros de ­ácido y el cruel asesinato a manos de un matamoscas (de esos de toda la vida tan antihigiénicos que usan nuestras abuelas) de una avispa. Pero lo más importante de esta joyita de la animación es el trasfondo bakuniano a favor de la libertad (de elección) del individuo.

Soldados, ya veis lo peligroso que es el individualismo: nos hace vulnerables.

Bichos no la considero un filme para idiotas simplemente porque el público al que está dirigida es el infantil (y a mí personalmente me mola... la película, no el público infantil, se entiende). Tiene toques de humor, cositas tiernas en pro de la amistad y todo eso que tanto pone a los de Pixar y enfatiza el poder del pueblo unido. Una hormiga sola no puede hacer nada, pero millones de ellas pueden ser letales. Blah, blah, blah.

Bah, pasando de esto nos encontramos con dos filmes coetáneos de terror: The Haunting y House on Hunted Hill.

Me es difícil decidir cuál de las dos es el equivalente para idiotas de la otra... Muy a mi pesar supondré que es la segunda, aunque si he de ser sincera confieso que es mi película de terror preferida de los últimos tiempos.

No, rectifico. Hubiera sentenciado a este filme únicamente porque tiene escenas sangrientas y desagradables, pero no es de esto de lo único que está hecha esta peli. Recordemos, por ejemplo, el comienzo del filme en el parque de atracciones, concretamente la escena de la montaña rusa. Te quedas como “¿qué? ¿es posible que haya p­asado lo que creo?” Sin contar con esa heladora iluminación y la personalidad de todos y cada uno de los personajes, excéntricos, geniales. Sobresaliente desde la cabecera hasta el final finalísimo de después de los créditos.

The Haunting, en cambio, es todo ternura envasada en una mansión
encantada. Si los fantasmas
de House on haunted hill eran locos y psiquiatras, los de esta peli de terror familiar son huerfanitos pidiendo un poco de atención. Además los protagonistas no podían ser más buenos: Catherine Zeta Jones, Owen Wilson...

The Haunting está chula, no digo que no, y los efectos especiales, en especial la cama que atrapa a la Zeta, no tienen desperdicio. Pero, joder, House on haunted hill… es House on haunted hill.


Y del terror a los diarios eróticos de lulús del dos mil que tan de moda se pusieron hace unos años.

Me refiero, cómo no, a Melissa Panarello y a Tamara Faith Berger y a sus novelas Los 100 Golpes y Lie With Me respectivamente.

Vale, antes que nada debo reconocer que la novela de Tamara Faith Berger no la he leído (y mi cumpleaños es el trece de marzo). La que sí leí y me encantó fue Los Cien Golpes, una tarde de abril de dos mil seis. Ahora bien, Melissa P, título de su adaptación al cine, es, más que otra cosa, un insulto en toda regla a la autora del libro. Da vergüenza ajena ver a María Valverde protagonizando este filme que se escapa de todo lo que representa la novela y a Geraldine Chaplin haciendo las veces de una abuela inexistente en los diarios. La película se convierte en un drama italiano sobre la relación de tres generaciones de mujeres donde la única racional parece ser la madre, pues es l­a que no toma parte en las estupideces de la abuela y la putita del tres al cuarto que representa María Valverde.

Melissa P, la de verdad, tal como se describe en la novela, es descarada y sabe llevar con clase unas medias bajo un minivestido aunque acabe sin bragas en el asiento trasero de un coche con su profesor de matemáticas. Melissa P, la del diario, no menciona en el mismo a nadie ajeno a sus relaciones sexuales. Porque la Melissa que retrata Panarello es una adolescente egocéntrica e impúdica que mira con insolencia la obscena hipocresía de su pudorosa ciudad . En las líneas que componen Los Cien Golpes no hay ni rastro de su familia, salvo pequeñas menciones que no son relev­antes para la historia, y al único amigo que presta algo de atención es un chico gay que se disfraza de mujer para deleite de otros y del suyo propio. Los Cien Golpes es una confesión en toda regla que podría haber derivado en un sicalíptico film sin precedentes. Pero se conformaron con hacer una ñoñería para quinceañeras vírgenes. Yo me partí el culo viéndola antes de enviarla a la basura.

Lie With Me, en cambio, es arriesgada y sin censuras. No puedo compararla con el libro pues, como ya he dicho, no he tenido el gusto de leerlo (mi cumpleaños es el trece de marzo), pero a nível fílmico, personalmente, creo que se sale. Hay quienes me han dicho que no es más que una peli porno para tías, ¡pero ellos qué sabrán lo que es el porno y lo que nos gusta a las tías! Y alguna me dijo “me recuerdas un montón a la protagonista, parece que es la historia de tu vida”; palabras que me quitaron el sueño hace un tiempo.

La protagonista, Leila, es interpretada de forma magnífica por Lauren Lee Smith (The L World), y el chico con el que miente es David, interpretado por el modelo Eric Balfour, que está tremendo. El argumento de esta peli podría definirse con el título de una de las canciones que componen la banda sonora: I want you to love me (but you just let me go), de Jonny Gee Rogers.

Como tengo la peli a mano, a continuación os dejó con algún cachito del monólogo interior que da comienzo al filme:

Leila:

- He visto cómo el placer toca una polla y hace que un tío parezca que no va a volver nunca. El placer le atraviesa por completo. Sé cómo follar y cómo conseguir lo que quiero, pero mi placer nunca brota del todo. Incluso cuando llego al éxtasis hay partes que quedan atrapadas dentro. Es como si el placer me agarrara el estómago removiéndolo por dentro. Necesito sentir como nunca he sentido.

- No estoy enganchada al peligro o enganchada al sexo y nadie me metió mano cuando era una niña, pero en ocasiones no veo si algo es seguro hasta que pierdo el control. De rodillas, la primera vez, recuerdo haber tenido todo ese pelo en mi boca. No creí que se sentiría así, y aquel chico siguió machacándosela en mi cara diciendo: por favor, por favor, por favor. Parecía una chica. No sabía si debía cerrar los ojos o mantenerlos abiertos, pero todo sucedió muy deprisa. Miré hacia arriba y vi su cabeza tambaleándose y supe que era feliz porque repetía mi nombre: Leila, Leila, Leila. Y alejó la mano que me cogía por la nuca. ¿Y sabes qué hice? Me levanté y eché a correr. Es lo que pensé que debía hacer. Simplemente corrí y seguí corriendo muy deprisa.

Por último: El Ilusionista es el equivalente para idiotas de Truco Final. El prestigio. En serio, no sé qué podría decir... La primera es prácticamente una telenovela. Si bien es cierto que Eduard Norton, como siempre, lo hace bien... porque es Eduard Norton y Norton sabe... Los trucos de magia son un tanto esperpénticos y la historia sobre la cual gira el filme es un pastelón de tomo y lomo sobre el primer amor, la princesita y el chico pobre. Lo mejor de esta peli... el final. Pero claro, El Ilusionista es una buena peli hasta que vemos a Hugh Jackman, Christian Bale, Scarlett Johanson y David Bowie en la fabulosa Truco Final. El prestigio. Engaños, trucos, electricidad y mucha rivalidad. Es difícil decidirse: ¿Hugh Jackman o Christian Bale? Qué más da, si al final lo cierto es que, por mucho que intentemos descubrir dónde está el truco, lo que queremos es que nos engañen.

Y después de este análisis




– al cual espero arremetáis furiosamente con vuestras opiniones pro-Norton – os dejo con otros ejemplillos de equivalencias para idiotas:

El síndrome de Ulises como alternativa a Aída, por ejemplo. La mayoría de cositas de antena-3 son equivalentes (para idiotas) a productos de Telecinco...

Clerks 2 para idiotas más idiotas que a los que iba dirigida Clerks. No son coetáneas, pero basta ver (y comparar) para saber qué quiero decir...

Las crónicas de Narnia y La Brújula Dorada; Scarface y El padrino; Melendi y Estopa; Marta Sánchez y Madonna; David Bisbal y Ricky Martín; Hospital Central y Urgencias; Infelices para siempre y Matrimonio con hijos; amar en tiempos revueltos y Cuéntame; Buenafuente y Wyoming; Nicole Kidman y yo...

martes, 29 de enero de 2008

de versos con limón para calmar este calor meloso

Noches de insomnio, de miedo a la eternidad de lo inexistente. Angustia entre respirar y no, al escuchar el latido del corazón que se escapa entre las sábanas, al reflejo de la ventana sobre esta oscuridad. Lágrimas secas bajo los ojos, hacia la barbilla. Un murmullo.

Un portazo, precedido de un adiós inverosímil, de versos con limón para calmar este calor meloso.

El niño ha caído al agua y no sabe nadar. Al sacarlo de ahí no es más que un muñeco de trapo, diminuto y frío, que cabe en la palma de tu mano. No eres capaz de mirarlo. ¿Quién muere? ¿Quien se ha ido o quien olvida? ¿Ha muerto o sólo lo has matado con recuerdos que no existen?

Un portazo.
El viento, agresión al silencio. Al olvido.

jueves, 24 de enero de 2008

Los del Carrefour



Me dieron un cupón descuento del cincuenta por ciento en un MP3.

Un descuento en un mp3. Un mp3 con sus 2GB, su radio FM, su pantallita.... Y me emociono diciéndolo porque el mp3 que yo tengo – y que no llegó a costarme ni 20€ - tiene 1GB y no tiene ni radio ni pantalla:

Pero tiene clase, ¿eh?

La cuestión es que voy a ayer al Carrefour, me dirijo a los mp3 y veo uno:

Marca Bluesky, 2GB, 49 euros. Punto pelota, lo cojo y me voy a caja.

- No es el mp3 del descuento. – Me dice la Jenny que hay en caja.

- ¿Cómo que no?

Llama por teléfono y con su voz de pito dice:

- Pero que está aquí la chica con el mp3 de la oferta y no me deja hacerle el descuento.

Llega otra Jenny, más fea que Picio, en patines, haciendo el mongui por un centro comercial. Al menos ya no es tan patética como hace un mes, cuando iba vestida de mama noel. Mira el mp3, mira el cupón, mira con cara de interrogación y al final dice:

- No es el del descuento. Aquí pone 6607, y el mp3 que has cogido es el 6608. Entra otra vez y busca.

Manda cojones.

Entro otra vez y busco otro mp3 Bluesky de 2GB, que cueste 49€. Sí, los hay: son como el que he llevado a caja... así que regreso a la caja de la Jenny.

- Nada. Que no hay nada.

- ¿Se lo lleva entonces sin descuento?

- ¿Pero qué dices? Anda, devuélveme el descuento por si acaso.

- Bue...

Y me voy mirando el descuento, mirando concretamente el 6607 y diciendo, pero qué hijos de puta.

Por otro lado, deciros que La Rusita ha vuelto, por si puede interesarle a alguien...
Por ella inserto este vídeo:

Ala, a cascarla.

martes, 22 de enero de 2008

#10 Ilyena

Pero es tan dificil no caer...

Y me dejé llevar...
Dije, por qué no, y le dejé pasar.
Y por qué no, y le ofrecí algo para tomar.
Y por qué no, y puse mis canciones, y le enseñé fotos de Petropavlovsk. Y, por qué no, pensaría él...
segundos antes de besarme.
Era la tontería, la excusa para dejarlo.
Pero, ahhh..., fue tan placentero.

El apartamento está vacío. Tan vacío que hay eco.
Tan vacío que sólo verlo da frío ,y evoca soledad.
Mis labios se abren, como dos ramas. Rama de conjunción que se parte en dos, porque tocándote estoy negando a una variable... que está satisfaciendo a esta valuación, que soy yo.
Saber que no debo hacerlo, este remordimiento tan jodidamente excitante, me está llamando la atención disfrazado de calambres.
Recorren toda mi piel, pero tú los matas con caricias, reavivando una lujuria oculta, incandescente; escalofríos que me hacen arder.
Más que besarte... te quiero morder.
Y tú, dime, ¿qué vas a hacer? Quieres hacer conmigo cosas que nunca has hecho. Cosas que no has podido hacer con ninguna otra... Y sabes que conmigo sí que puedes. Lo intuyes, lo supiste desde el momento en que me viste por primera vez. Maldita sea... de ti pensé lo mismo.

Me tienes atada a la cama, a tu alma; mis ojos vendados, tampoco puedo tocarte.
Me pides que te hable en mi idioma, но я не знаю то, что я могу сказать Вам, mientras susurras con tus labios hormigueos de placer en la cara oculta de mis muslos. Sentir el calor, como tu aliento entra en mí.
Fóllame antes de que me arrepienta...

Quiero... De alguna forma lo necesito. Pero no te veo, no sé quién eres realmente. Es como antes. Hay silencio.

La música ha parado. El aire se ha tensado en la habitación.

Poco a poco todo revive, recobra el movimiento. Más rápido, por favor, susurro a un hombre a quien no puedo ver, pero al que siento como si fuera parte de mi ser.
Te noto encima de mí.
Siento que me derrito, que dejo de ser humana. La verdad es que ni siquiera me reconozco como animal. Sólo percibo tu olor, tus manos agarrándome las muñecas, intuyo tu mirada fija en mis pechos encendidos; intuyo cómo te excitan mis gemidos. Te gusto tanto que quisieras matarme.
Me gustas tanto que quiero matarte. Pero no te veo, no estoy segura de quién eres.

¿Y si me equivoco?

Si más que mal me estás haciendo bien...
Hoy me tienes para ti, maldita sea. Eres mi maldita tentación... a la cual he sucumbido... Quizá.

Esta es mi primera pequeña muerte...



¿Qué es el ocho? Un cero con cinturón.


Me da igual lo tristemente fan que suene esto:

The Mars Volta ME PONEN

Hace año y medio, hablando con Raúl sobre MarsVolta en San Mateo, concluimos que...

Cicatriz es un orgasmo.

Cicatriz es un orgasmo. Escuchar Cicatriz es como llegar al climax y quedarte inconsciente, al borde de la muerte. Televators es el momento de después, lo tierno, tranquilo, el cigarrito... Y The Widow es la ruptura, las ganas de romperlo todo, de gritar. The Widow es un orgasmo en soledad. Un grito ahogado, la piel de gallina, recuerdos, fotos quemadas, apretar los dientes, quedarte en blanco, helarte de frío, (and I hear him, every night, in every scream, let me die, cause I’ll never sleep alone) es querer arrancarte el pelo, golpearte en la sien para olvidar, para dejar de repetirte (tonta, tonta, tonta), The Widow es un suicidio lento, tan placentero que sólo piensas en: o me muero ahora mismo o me quedo en este estado agónico para siempre. Me recuerda a la sensación que experimentan los gatos antes de morir, que ronronean. Debe de ser algo así como el placer de la muerte. Después viene Concertina, que es la borrachera, quizá un polvo rápido y la resaca del domingo. Concertina es asomarte a la ventana y pensar, ¿y qué si es ahora?

De-Loused In The Comatorium, Frances The Mute, amputhecture…

Pues si el primero fue un orgasmo THE BEDLAM IN GOLIATH entra por todos los poros de mi piel.

Los seis minutos y cuarenta y cuatro segundos de Agadez son...

¡NECESITABA ESTE DISCO! ¿Para qué más? Ya está, The Bedlam in Goliath el mejor disco del 2008 y The Mars Volta proclamados como el clímax de la perfección.

Mars Volta son un grupo para los años pares, (que son los tristes, los dramáticos, los deprimentes, los inspiradores...)

13/03/1988. 1+3+3+1+9+8+8= 33, 3+3=6

El dos mil ocho me viene como un orgasmo en forma de disco.

The Mars Volta

son Febrero, Marzo y Abril.

lunes, 21 de enero de 2008

9 Canciones como 9 Orgasmos

¿Se puede definir una relación en nueve canciones?

Según Michael Winterbottom, director de 9 Songs (2004) sí.

En esta película, que es ya la cuarta que veo de este género que aún no tiene nombre, se dan cita una americana de 21 años en Londres, un inglés en la Antártida, nueve conciertos, alguna que otra raya y, lo que no podía faltar: mucho sexo, que siempre es poco.

Desde Black Rebel Motorcycle Club hasta Michael Nyman, pasando por Franz Ferdindand y Dandy Warhols entre otros, Michael Winterbottom nos hace testigos de una relación tan profunda como efímera.

Una de esas películas sencillas, (y tanto, como que apenas tiene guión), que te dejan un buen sabor de boca. Amor a quemarropa con canciones pop. Una relación que podría derretir la Antártida entera y verdadera.

  • 01 Black Rebel Motorcycle Club - Whatever Happened To My Rock And Roll.
  • 02 The Von Bondies - C'mon C'mon.
  • 03 Elbow - Fallen Angel.
  • 04 Michael Nyman - Nadia
  • 05 Primal Scream - Movin' On Up.
  • 06 Dandy Warhols - You Were The Last High.
  • 07 super furry animals - slow life.
  • 08 Franz Ferdinand - Jaqueline.
  • 09 Michael Nyman - Debbie.
  • 10 Black Rebel Motorcycle Club - Love Burns.
Now she's gone, love burns inside of me...

jueves, 17 de enero de 2008

Pluma en la garganta


You don’t lie, you make up stories.

Comin’ around, Juliette & the licks.

La tos picante es una de esas cosas que siempre ocurren de manera inoportuna. No es que haya un momento en el que se quiera tener, la verdad es que es algo realmente molesto, pero nunca sucede cuando estamos solos en casa, o cuando hay mucho ruido alrededor. La tos picante siempre se sienta a tu lado en conferencias, en una clase o incluso en un examen.

La tos picante se llama así porque es una tos causada por un chirriante picor de garganta. Nos hace toser involuntariamente en fascículos de cortos pero atronadores espasmos, con un brevísimo espacio de tiempo entre uno y otro. Nuestra cara se acalora sañudamente, y nos convertimos en seres rojos y nerviosos de manos húmedas. Después llega un momento de relajación: el picor desaparece y la boca deja de emitir gargajos de aire, pero basta con respirar aliviados o bostezar para que el ritual vuelva a comenzar y no nos abandone hasta finalizar la conferencia, la clase o incluso el examen. Y justo en el momento en que pensamos “ahora puedo toser con ganas y despojarme de este picor”, cuando ha sonado el timbre y podemos disfrutar de una íntima tos y un carraspeo como dios manda, e incluso permitirnos un regüeldo, todo desaparece.

La tos se ha ido con los conferenciantes cuyas voces ha paliado.

Él, cuando miente, es como una tos picante que no me deja respirar, aunque en realidad me da la sensación de que será él, y no yo, quien se ahogue con sus mentiras. Me dan ganas de gritarle ¡calla, que te vas a ahogar!

Parece que tiene una pluma en la garganta, una pluma literata que se activa al poner la televisión, al mirar por la ventana, al escuchar la radio o al escucharme a mí cuando hablo por teléfono. Por eso todo lo que dice empieza con: “Esto me recuerda a...”, “Esto es como cuando...”

Él sabe con total seguridad que Zapatero está ali­ado a ETA, sabe que Rajoy ganará las elecciones porque nunca antes España se ha manifestado contra un presidente...

España se ha manifestado contra un presidente impúdico que hace apología de comer conejos y casarse con personas del mismo sexo. Eso son manifestaciones y no aquella multitudinaria contra la guerra de Irak de la cual ya nadie parece acordarse....

Tampoco nos acordamos de Endesa, (pero sí del Opá) ni de quién será el nuevo ministro de economía en el PP de Rajoy...

Un gobierno de Estado, Familia e Iglesia, ¡eso es lo que quiere la España rural! La España humilde e ignorante que dejará su dinero a manos de un empresario. Olé, olé, olé. ¡Y que viva España!

PSOE, PP: La misma mierda, el mismo olor a mierda, pero con distinto color.

Esta campaña electoral es mi tos picante.

¡LOS VERDES a Moncloa!

miércoles, 16 de enero de 2008

El poder del BoliBic


Una vez me dijeron: Cuando te vi dibujando en clase de literatura pensé que estabas loca.
Ahora que tengo cámara digital (¿me he vendido a la vida moderna?) y cientos de dibujos en mis apuntes, colgaré las muestras de mi zozobra en lógica y mi aburrimiento en ética de vez en cuando.
Esto, como bien podéis suponer al ver el ¿Px? Sí Pepe(P)... , Lo parí en una interminable clase de lógica.

martes, 15 de enero de 2008

Umbrella: Canción del 2007 según... ¿Rockdelux?



- ¿Rockdelux? – Me pregunta con cara de interrogación el quiosquero treintañero de chándal azul carrefour. – Espera, voy a mirar.

Y sale del kiosco, intentando hacerme creer que ahí detrás, entre cientos de revistas pornográficas, está la Rockdelux de enero. Unos segundos después vuelve a entrar y me dice no la tenemos.

Bajo por Madre de Dios hasta llegar a la Casa del Estudiante. Intuyo que en ese pequeño kiosco semioculto por dos contenderos de basura está la Rockdelux.

- Pues... no lo sé. – Me dice una mujer de mediana edad, bajita y de rostro simpático. Sale del kiosco y oigo que pregunta a un hombre, al cual no había visto hasta ese momento, y poco después vuelve para decirme no la tenemos.

Camino recto por esa calle, me pierdo entre la gente que sale de la facultad de ciencias hasta llegar a un kiosco cercano a un bar famoso por sus conciertos. Intuyo que el número 258 de Rockdelux me espera ahí.

- Creo que no me quedan, de todos modos ahora miro. – Me dice un hombre de cincuenta y tantos o sesenta y pocos que, mientras me atiende, entabla conversación con otro hombre que acaba de comprar, al parecer como de costumbre, la Interview. – Ni una.

Sigo por esa calle, la del Lupa en el cual hacía la compra hace un año, y sigo hasta llegar a una extraña librería biportal: una puerta me lleva directa a los boletos de lotería, la otra a un mostrador. Me decanto por la puerta del mostrador. Entro y veo que a mi derecha, justo en el centro de la pequeña tienda, hay un estante con revistas. Me parece poco sitio, y donde hay poco sitio no hay lugar para la Rockdelux.

- Bonita, ¿qué quieres? – Me dice una mujer muy pequeña, muy mayor y muy despeinada.

- La Rockdelux, ¿la tienes?

- Uff... esa hace mucho tiempo que no la traemos. – Se asoma al sector lotería – Paco, la Rockdelux ya no viene, ¿no? – Me mira. – Hace mucho que dejamos de venderla.

Sigo por esa calle hasta llegar a una pequeña plaza en la cual hay un supermercado El árbol, una croissantería y una pequeña tienda de frutos secos. Me acerco al kiosco, y pregunto, por quinta vez, a una rubia cuarentona que me dice: no.

Camino por la calle Velardes sin caer en la tentación de entrar en el sexshop, bajo hasta la librería El árbol de las letras, voy camino de la facultad de derecho y paro en el kiosco que hay frente a ese edificio. La quiosquera, que está leyendo un periódico, se me antoja basta y antipática y creo haberle molestado al interrumpir su lectura con mi Perdona, ¿tienes la Rockdelux? A lo cual me responde secamente con un no sin levantar la vista del documento.

Cada vez con menos ganas de seguir avanzando, ando por la calle que une la Plaza de la Universidad con Plaza España, hasta llegar al kiosco que da la bienvenida a la segunda. Esta vez la quiosquera es una joven con gafas de pasta naranja que intuye haber vendido todos los ejemplares, sale del kiosco, mira, vuelve a entrar y me dice no me quedan.

En esa misma plaza, en el otro extremo, hay otro kiosco al cual me dirijo. Un hombre le dice a la kiosquera: no, esa no es la revista que busco, rechazando una revista que le enseña la mujer y en cuya portada aparece una morenaza semidesnuda. Otro señor, más mayor que este, paga con calderilla un periódico mientras sujeta un bollo con la otra mano. La mujer me saluda y pregunto ¿ la Rockdelux? A lo cual ella responde no me quedan.

Cruzo hacia una calle vacía, al menos en comparación con Plaza España, y me situo frente a la ventanilla de un kiosco en cuyo interior hay un jovencito muy mono que me dice que no tiene esa revista. Es el noveno kiosco en el que pregunto, me siento abatida y suelto un bufido por no gritar ¡joder! Mientras doy puñetazos a la tía buena que me mira desde la portada de Man. Vuelvo a cruzar a Plaza España y me desvío hacia el edificio de la COPE para coger el autobús que me lleve a casa. Junto a la parada hay un kiosco y, por hacer tiempo, pregunto... por décima vez.

- La de Febrero todavía no ha llegado... me queda una de Enero.

- ¡Esa es la que quiero yo!

- Ahí tienes, bonita.

Que mujer tan agradable, que mundo tan maravilloso. Llega el autobús, petadísimo de gente, y me sorprende que han subido el precio pero sigue siendo la misma mierda. Me duele dar un euro al conductor, pero tengo la Rockdelux entre mis manos.

Y ahora me arrepiento sobremanera.

Como ya he adelantado en el título de esta entrada Rockdelux, en el recuento general que hace cada año del panorama musical, establece que Umbrella es la canción de este año... Y Rihanna poco menos que un portento de la música negra... (Su gran voz de ébano... o algo así viene a decir).
En tercer lugar estaría una canción de M.I.A... y muy por debajo, por el treinta y pico, ¡Golden Skans de Klaxons! ¿Cómo es posible que este grupo, que me arriesgo a decir con total seguridad que ES EL GRUPO DEL AÑO, esté por debajo de la pedorra del paraguas...? Por debajo incluso de los soporíferos perroflautas Animal Collective incluso...

Tampoco hacen mención de uno de los discazos del año: Icky Thump de White Stripes... ni In Rainbows de Radiohead...

Pero qué cabría esperar de una revista para la cual el mejor grupo español de este 2007 son Los Planetas y la mejor canción española es Nanai de La Mala Rodriguez por encima de Verano Fatal de Nacho Vegas y Christina Rosenvinge...

Luego, para colmo de males aseguran que la mejor película del año es Last Days de Gus Van Sant. Claro, es obvio... Gus Van Sant, proclamado rey del cine independiente, gracias a su originalidad de sus películas: MÁS QUE CINE HACE NANAS dirigiendo una película basada en los últimos días de Curt Cobain... Vamos, ¡no hace falta ni ver la película para proclamarla como filme del año! Y es que, sinceramente, dudo mucho que la hayan visto... Menudo bodorrio de película. Un Curt retrasado mental que no es Curt sino Blake. Un Curt de personalidad tan avergonzante que DAN GANAS DE MATAR. Unos personajes secundarios tartamudos, una película sin argumento y sin razón de ser... Un guión de los que sólo pueden ser escritos en el baño, en el intermedio de cinco minutos entre clase y clase o a partir de una conversación de besugos intoxicados.

Eso sí, el recopilatorio Momentos 2007. Canciones Internacionales Vol.1 no está tan mal. No, no vienen canciones de Radiohead, Klaxons o White Stripes, pero tampoco de Rihanna...
Pero sí de Bloc Party, !!!, Simian Mobile Disco y Carla Bruni; esta última con una canción muy bonita que nos recuerda que aparte de tirarse a Sarkozy es una cantante digna de mención.


domingo, 6 de enero de 2008

“El cine me permite jugar con la fantasía de la mente.” Tarsem Singh

Recuento del Actual 2008:

En primer lugar, el 4 de Enero me sorprendió la mala organización del Musical Geographic. “Lo antiguo es mejor”, uno de los actos del actual... Los metieron en el bar Birbibay Jazz Club porque, claro, es de los más figurines de Logroño... sin importarles la mala acústica del local, inapropiada para algo que, más que un simple sarao de músicas del año pum, era una conferencia sobre “fanta-ciencias- ocultas en la música popular del siglo pasado”, más digna de una Sala Gonzalo de Berceo o un Gota de Leche...

Que esa es otra...

Ayer por la mañana, a escasos minutos de terminar Joe Strummer: The Future is Unwritten, en la Sala Gonzalo de Berceo, se les invirtió la proyección (¿alguna vez lograrán poner algo en esta sala sin que haya fallos técnicos...?) Vamos, que la peli se puso bocabajo.

Y en la Gota de Leche, donde se daba lugar la Matinée del actual, compuesto de cuatro conciertos indie modorros (entre ellos mis queridos – y esto va sin segundas, que una tiene su huequito mod – Single) se ha vetado la entrada al personal porque ¡no cabía ni un alma...!

Y es que... ¿Sabéis lo pequeño que es ese local? ¡Es como una sala de estar!

¡Con lo bien que estuvimos el otro día en el Círculo Logroñés viendo el Café Cantante (admirables Bohemia Camerata...)!

También debo mencionar del día 4 ¡el estreno de Viaje a Darjeeling, de Wes Anderson! Este director ya me había enamorado con la genial “The Tenenbaums”.

Mola muchísimo y es mejor que no diga nada, así que ¡a verla, coño!

“El cine me permite jugar con la fantasía de la mente.” Tarsem Singh

Anoche fui por primera vez a la Maratón de Cine que se da en los cines Golem de Logroño cada Enero con motivo del Actual.

Lo que más me sorprendió fue la cantidad de carcas pedantes que subían en batallón por las escaleras a punto de pegarse por una puta butaca, y la desvergüenza de ocupar butacas centrales con chaquetas para amigos invisibles con mucha geta.

Las películas que se proyectaron fueron las siguientes: Caramel (Nadine Labaki), Honeydripper (John Sayles), El baño del Papa (Enrique Fernández y César Charlone) y The Fall (Tarsem Singh).

Beirut, la América negra de los 50, Uruguay y la siniestralidad de un lúgubre hospital inglés de los años 20 que se funde con los sueños de una niña de cinco años y un actor suicida.

Si debiera elegir entre una de las cuatro, elegiría la segunda... pero para eliminarla de mi memoria.

Pocas películas me han calado tan hondo como lo hizo esta mañana The Fall. Paisajes imposibles donde se acontecen escenas fascinantes cómo sólo en sueños puede ocurrir... Los sueños de una niña que aparentemente sólo se ha roto el brazo, y un joven actor despechado, accidentado y suicida, que postrado en su cama nutre la imaginación de la niña a cambio de que ella le consiga morfina. Y ella se la consigue porque le quiere, y, paradójicamente, no quiere que se muera.

Poco puedo decir más que... ¡vedla!

Además ella es una auténtica niña de las naranjas, que pensando que el espíritu de cada cual está en sus dientes, desea plantar semillas de naranjo con dentaduras para crear una nueva especie... En fin, a verla se ha dicho.

Y sin más, ¡ a ver qué tal están DeVotchka y The Waterboys esta noche!

sábado, 5 de enero de 2008

¡Despertad!


Es curioso que anoche, al volver a casa, en la cabina donde me encontré el manifiesto Tokiohotelista, me encontrara con un número especial de la revista ¡Despertad! De los testigos de Jehová.

La tema´tica de este número respondía a la siguiente pregunta: “¿Se puede confiar en la Biblia?”

Entre la cantidad de artículos que componen este manifiesto, cabe destacar el siguiente (aunque los demás, todo sea dicho, tampoco tienen desperdicio):

Los jóvenes preguntan... ¿Por qué tengo que hacer lo que dice la Biblia?, donde Doris* y otros chavales relatan sus experiencias. Veamos:

Doris se pasaba horas fantaseando sobre un muchacho que le gustaba mucho, estando dispuesta a hacer lo que fuera necesario por estar con él. Miguel, leía revistas y programas que exaltaban el sexo y esperaba ser capaz de detenerse sin llegar al acto sexual cuando estuviese con una chica, y, por último andrés:

“acostumbraba a ver pornografía en internet. Empecé a beber mucho y a asistir a fiestas con jóvenes que no respetaban las normas de la Biblia.”

¡Despertad! ¿Eras feliz con lo que hacías? , pregunta nuestro inestimable folletín.

Confesión post-coito:

Doris: Tenía la conciencia sucia, sentía que me habían robado la inocencia y me hallaba vacía. Me pesaba mucho haber perdido la virginidad, algo que jamás recuperaría. Desde entonces me he preguntado muchas veces quién me creía para pensar que podía hacer lo que hice sin pagar las consecuencias. ¿Y por qué, por qué pasé por alto las normas amorosas de Jehová?

Después, dejan caer este interrogante: Las normas bíblicas: ¿Camisa de fuerza, o cinturón de seguridad?

Las normas de la Biblia son para tu provecho; - nos dice - es cierto que puedes verlas como una camisa de fuerza que restringe tu libertad; pero, en realidad, el código moral de la Biblia es más como un cinturón de seguridad (ponte el cinturón, protege tu vida...) que protege al ocupante de un vehículo.

Y es que, como bien dice Isaías a las 17:15h (cinco y cuarto), si optamos por hacer lo que la Biblia dice, haremos feliz a Jehová y nos beneficiaremos nosotros mismos. Que digo yo, ¿qué necesidad tiene Jeheavy de que le hagamos feliz, si como dijeron Timoteo a la 1:11 y Eclesiastés a las 11:9 Jehová es el Dios feliz (y quiere que tu también lo seas).

Si queréis más sobre esto, entrad aquí. Entrad, porque, joder, merece la pena.

jueves, 3 de enero de 2008

Aberinkula

video

Porque The Mars Volta is God
y yo os quiero tanto, os regalo el nuevo video de este grupo sin igual.

No hace falta que me lo agradezcáis.

La Salvación Está En La Montaña

El pasado uno de enero, de vuelta a casa después de comer churros con Dani, me encontré con una triste fotocopia en blanco y negro de Tokio Hotel pegada en una cabina telefónica.
"De ti depende que la fiebre se convierta en epidemia", había escrito algún niño pijo de flequillo deprimente autodenominado "Emo", bajo la foto del travesti preescolar.
No seré yo quien insulte a esta inútil moda del me gusta la lluvia porque camufla mis lágrimas, ni tampoco me meteré con un grupo que son las heces de Good Charlotte (que a su vez lo fue de Green Day) intentando disfrazarse de David Bowie en un karaoke de My Chemical Romance el día de su quince cumpleaños, pero sí manifiesto mi repulsa a la moda de la oscuridad y el afán por poetizar el suicidio.
Hace unos años yo también fui una idiota adolescente con pulseras de pinchos y letras de canciones de Evanescence en el cuaderno de matemáticas. Mi pregunta es: ¿Era más proclive al suicidio que mis compañeras pijas del Hello Kitty y las perlas de imitación colgadas de las orejas?

Aparentemente María Dolores era una joven «extrovertida y alegre» a la que, en principio, «no se le conocían ni tendencias depresivas ni vinculaciones religiosas», según el alcalde de Agost, Joaquín Castelló.

Y María Dolores, de 22 años, apareció en lo alto de la montaña donde se dirigió la noche de Navidad, desnuda y sin signos de violencia, dejando sólo como pista una frase de la Biblia: La Salvación Está En La Montaña.

Agost, de Els Pets.
Un pequeño regalo para Loli.





316 Entradas en 365 días...

Pecados nimios, pequeños simios...

- Los niños han desaparecido. – Explicó aquella mujer de pelo hirsuto al monje senil que rezaba en un redil.

Los niños susodichos salieron de sus casas sobre las cinco de la tarde, cada uno de ellos con un monopatín.

- Dos monopatines han desaparecido. – Explicó el monje del redil al cenceño edil, que paciente esculpía en un leño el tosco reflejo de su perseverante esfuerzo.

Poco nos queda ya para las elecciones generales...

Nochevieja nos sirvió de debate político entre los familiares. Pequeñas guerras civiles que se saldan con turrón.














¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios