jueves, 26 de junio de 2008

Naranjas en Chile

Todavía no sé la nota que tengo en el trabajo que hice para la asignatura sobre Cine que tuve durante el segundo cuatrimestre, y no porque aún no esté, sino porque aún no estoy preparada moralmente para ver una mala nota... El caso es que, aunque haya sacado una nota alta o una nota baja, dicho trabajo me va dando alguna que otra alegría “extra-universitaria”.
A parte de las buenas críticas que recibí por él en el blog que tengo dentro de la versión digital del Diario La Rioja, Valérie Tasso puso un enlace al trabajo en su página web oficial y después me envió un mail felicitándome por él.
Lo último en relación a mi trabajo ha venido desde Chile, ya que ayer recibí un comentario en mi otro blog en nombre del periódico digital chileno El Rancahuaso, donde se me pedía autorización para publicar el artículo en el mismo. Obviamente respondí afirmativamente, así que “El sexo en el cine” ha cruzado oficialmente el charco:

martes, 24 de junio de 2008

Soy una Degenerada

Este jueves, a parte de apoyar por encima de todas las cosas a RUSIA, tenemos (todos) cita obligada en La gota de Leche (C/ Once de Junio,2; Logroño) a las ocho en puntico de la tarde ... ¡Porque será la presentación del segundo número del fanzine Degeneración Espontánea!
Y vuestra querida y odiada niña de las naranjas está metida en el mismo con uno de sus textos que no entiende ni su madre.

Os espero entonces, para firmaros autógrafos y lo que haga falta.

viernes, 20 de junio de 2008

Con tus gustos y tus pestañas vete al monte a comer castañas

Ya sabía yo, que me tenía que estar quieta y no caer... Que siempre me pico.
Me vicié a Muse, a Mars Volta, a Lynch, ¡¡a Madonna!!, a Elv Green, al Resident Evil III, a las aspirinas, a Freud en su momento, a amar en tiempos revueltos, a Buñuel, a Melissa P, a la Tasso, a Haneke, al tabaco...

¡Y ahora voy y me pico a Operación Triunfo, a Virginia y a (Eva)risto!
Por lo menos he llegado tarde (en el mejor momento), lo justo para darme cuenta de que Risto es el hombre de mi vida. ¡Dónde estuvo todo este tiempo! ¿Qué hacía yo con el televisor (isor, risto) apagado todo este tiempo!

Esta tarde vino a mi apartamento demenosdetreintametroscuadrados mi amiga Sara y a parte de ponernos como unas guarras a pizzas y cervezas, vimos Sé Lo Que Hicistéis. Le cae bien la Conde, pero yo soy m´as de Pilar Rubio. ¡La cuestión! Que estaban hablando de El diario de Patricia, y a mí me vino algo a la memoria.

- Estuve a puntito de salir en ese programa cuando el primer Operación Triunfo. - Me remonto pues al 2001, creo. Trece años creo que tenía. La virgen, lo que me cuesta afrontar los 20. - Porque mis amigas llamaron para que conociera a Alejandro. - Hablo pues de Alejandro Parreño. Parreño, por Dios: Parreño. Creo que a día de hoy est´a en un grupo de gasolinera llamado Gente Nómada o algo así.
- ¿Qué dices? ¿Que te gustaba Alejandro?
- Sí, y se reían de mí igual que tú te ríes ahora cuando digo que me pone Risto.

Pero bueno, que eso es lo de menos. No pasaré por lo mismo que pasé por Parreño... ¡Qué frustrante resulta querer follarte a quien no pudes!

Adem´as, de todas formas, a mí quien me gusta es Virginia. Porque es distinta, porque tiene una voz dulcísima, porque es tímida y para los dem´as (las putas y los anormales, los canis y las jennis que andan ahí metidos - y jenni yo, lo sé, por verlo) RARA.
Y cada vez que a Virginia la tachan de rara a mí me sube el ego porque pienso en mis años en Baños de Río Tobía (cuando, ojo, tenía de 9 a 14 años) y en aquellos idiotas que me trataban igual que esos putos veinteañeros la tratan a ella.
Y ahora ando rodeada de putos veinteañeros (como yo, que también soy puta) que siguen juzg´andome. La razón es muy sencilla: la esperanza de vida. Ahora la adolescencia se extiende hasta los 30 (¡la que me espera!) y las cuarentonas de antes son las sesentonas de hoy.
Viviremos hasta los 200 a este paso, sin madurar un ´apice, siguiendo siendo amantes platónicos de Ristos, Patricias Condes, y Marichalares si hace falta hasta los 80 y cantando canciones de Tokyo Hotel en Rock In Rio, porque es por ellos por quienes compramos la entrada y no por Neil Young.

Veamos la decadencia, la apología a la cutrez y la falta de respeto. Veamos esos rostros de la sinclase (¿qué signigican?) ante el espect´aculo. Veamos el desprecio ante quien no lo hace como nosotros. El asco ante algo que no aspira a ser mediocre.
¿Que Operación Triunfo no es la mejor elección para comenzar un camino hacia una carrera musical? Pues claro que no, en eso creo que estamos todos de acuerdo, pero que esta chica tiene un algo... Pues lo tiene. Y punto.

jueves, 19 de junio de 2008

Taxidermia

boomp3.com
Se sentó en sus rodillas, pensando en lo poco que les quedaba. De tiempo, de dinero, de esperanza. Y pensó qué sería de ella entonces, cuando él muriera. Le vio mayor, deforme y degenerado. Olvidó su nombre y quién era ella. La miraba, con un rictus de extrañeza, pero también tranquilidad: la tranquilidad que presentan los ojos de un bebé al verse rodeado de gente, protegido. Quién me va a proteger a mí ahora. Qué será de todo este universo que creamos cuando hayas muerto. Él no tiene fuerzas, ni en el alma, ni en sus manos. Ella está desecha por dentro; sus vértebras quebradas, deshechas en miles de hebras. Siento que su cuerpo ya no es de este mundo, no es humano. Está hecha de espinas. Y él la mira, pero no se pregunta quién es porque ya nada tiene el menor sentido. Una sirena, tal vez. Quién te ha traído hasta aquí. Fue él, pero parece que nadie - no sólo él - se acuerda de aquel día. Y ella por darle cariño se sienta en sus rodillas y se deja secar. Los dos no son más que dos criaturas disecadas.
La escultura es de Christina Bothwell.

sábado, 14 de junio de 2008

Autostop. Éxtasis y camellos.

Wijdan significa éxtasis.
Se lo dijo ella misma, en un brote de coquetería y descaro. Soy éxtasis.
Cuando era niña, más niña, le dijeron que se desmayaría al probar el primer beso y, al saberlo, quiso huir, ávida de curiosidad, y no desmayarse, sino morir de placer.
Petit mort en francés.
Quiere desvanecerse en el éxtasis que quiere probar; sentir la adrenalina en estado puro hasta explotar de placer, hasta morir en vida.
Prefiere volver al mar. Hacerse agua, renacer.
Fâris significa jinete.

Quítate el velo, niña, bésame. En Occidente el éxtasis es químico, la droga de las raves.
* * *

“Me deslizo apresuradamente por superficies, sedienta de profundidades. No tengo mucho éxito como extrovertida, me encuentro dépayasée en la vida extrovertida, pierdo mi alma, mis sueños. Me gustaría reposar en el fondo del mar, vivir allí, au fond des choses, toujours au fond.”
Anaïs Nin.

Incesto.

Magnífica Nin


La semana pasada, en mi última visita a Logroño, me compré INCESTO, de la gran Anaïs Nin.


El conocimiento y la inteligencia no son peligrosos si una tiene suficiente emotividad y suficiente sexualidad para mantenerse en movimiento.


Magnífica Nin.
El viaje de regreso a Valladolid fue fantástico gracias a ella.

viernes, 13 de junio de 2008

#13 Vacuidad


Apetece morder el cristal para alcanzar la nata, para alcanzarte. Para morir en la asfixia de la exquisitez, como una fresa descuartizada, pero dulce y bella a la vez. Para morir y derretirme gracias y por culpa de las fresas. Para esclarecer la pena que supone dejar de amarte paulatinamente, para retenerte. Para. Parar frente al tren; la despedida. Para volver a casa y encontrarme con dos copas vacías, una pequeña fresa y nata deslizándose como las gotas de agua que juegan y mueren sobre la ventanilla del coche.

lunes, 9 de junio de 2008

Nobel Prize Blog (o La Blogosfera esta´ llena de Horteras)

Hace unas semanas descubrí un nuevo proyecto blogueril: Nobel Prize Blog. Un proyecto que, al parecer, pretende encontrar El Blog con mayúsculas – el mejor de la blogosfera – y otorgarle, como su nombre indica, el Premio Nobel del Blog.
Como parece que no puedo evitar meterme en todos los embolaos, este blog acabó en su lista. Hubo gente que lo votó y pasó al Top Ten, logrando más tarde –gracias a los votos- el segundo puesto en el Top Five:

1. Génesis : origen de mis pensamientos - México -122 votos.
2. La niña de las naranjas- España-72 votos.
3. De verso en cuando- España-47 votos.
4. Pensamientos JFS- España.43 votos.
5. Trece rosas rojas- España-38 votos.

Si visitáis estos cinco blogs – sí, me incluyo, por supuesto – no tardaréis en daros cuenta de que ni por el forro de los cojones merecen ser considerados como los cinco mejores blogs de habla española.

Son entretenidos. Y por lo menos no cometen faltas de ortografía... pero de ahí a que sean el Top Five del Nobel Prize Blog me parece que hay un enorme trecho.

¿Qué pretenden los creadores de Nobel Prize Blog? ¿La competencia por la competencia?

¿La compra-venta de los votos?
Y, ojo, que si hablo de compra-venta de votos es por algo. Para muestra un botón:

“Bloguea comenta recomienda y gana votos. Preséntanos vía mail tus listas de viejos y nuevos amigos bloggers. Invítalos a inscribirse en nuestros directorios (los que están vigentes). Establece relaciones. No hagas Spam. Por cada miembro que se inscriba y que sea recomendado tuyo. Te daremos 2 puntos (2 votos). Tus nuevos amigos deberán votar en la encuesta por ti. Y dejar en la zona de comentarios en el momento de inscribirse quien los ha invitado. Nosotros comprobaremos con la lista previa que nos hayas enviado vía mail. Solo propuestas por mail.”

Gracias por votarme. Puede que algún día en mi currículum signifique algo que mi blog quedó segundo en los Nobel Prize Blog, pero a día de hoy esto me parece un juego absurdo, como cualquier otro meme o esos premios sin validez que saltan de blog en blog pero no van a ningún sitio, como estos:
A mí es que tanta horterada me abruma.

Funambulista

boomp3.com
Jesús miró el escaparate de la juguetería durante unos segundos. Las muñecas de trapo, muñecas repollo, micromachines; princesas de cuentos sin sapo. La princesa, funambulista y cabaretera, le dejó, escurriéndose entre el sabor que le quedó impreso en los labios, en su lengua de fresa; el aroma que a veces sabe a nata. En equilibrio entre el placer y el deseo, bordeando la copa. Descalza, desnuda, embebida en nata. Copas de fresas con nata, como el logotipo de la tienda, tierno, dulce, para la infancia. Su musa en equilibrio, ansiando impregnarse en alcohol, y no en nata. Él siempre quiso verla dentro de una copa de Martini.


Bordea la copa como un funambulista sin prevención de riesgos laborales. Como una princesa desnuda, en equilibrio entre el placer y el deseo, condenada a correr en círculos. Princesa funambulista y cabaretera, de labios rojos, agraviada por la envidia, por el vicio, por la dulzura que se ha convertido en depravación de este circo. Copas de fresas con nata; tierno, dulce, para la infancia. Ella sólo quería impregnarse en alcohol, tú verla dentro de una copa de Martini. Misteriosa, inexplicable, inflamable.

La parte que esta´ en cursiva es el micro-relato que escribí para Literatura en Murcia y que se encuentra entre los 5 finalistas de "LA BATALLA DE LOS RELATOS".

Canción: Boureé, de Jethro Tull.

La foto pertenece a la portada del álbum a pasión play, también de Jethro Tull.



viernes, 6 de junio de 2008

Quince Mordiscos #9

boomp3.com
Con Ilyena siempre iba una pelota de goma rosa. Al parecer se lo había regalado un antiguo cliente tetrapléjico.
- ¿Por qué no te deshaces de la pelota? – Pregunto cuando entra en casa.
- ¿Por qué no te deshaces tú de esa merluza congelada que tienes en la estantería de la habitación?
De noche, querida, todos los gatos son pardos. Hasta las merluzas.
Ilyena, estúpida e ingrata prostituta. Besarla es lo más que pude hacer ese día, antes de comentarle lo ocurrido el día anterior.
- Vi a Vega.
- ¿Quieres volver con ella?
- ¿Qué pregunta es esa, Ilyena? ¡Claro que quiero volver con ella!
- ¿Y yo...? – Sus ojos estallaron como dos bolas de gel explotadas por un lápiz.
- Tú ¿qué? Tú... – En ese instante pude haber dicho que me importaba más bien nada, que no es más que una puta y que ya podía ir yéndose para no regresar. Pero fui realista. – No tienes de qué preocuparte. Ella jamás volverá.
Me di cuenta entonces de que acababa de hacer un reemplazo.
El capricho y el orgullo hicieron de mí un fantasma arrogante.
Bajo el tacón d’or, baldosa luminosa que hace de este circo un escaparate y de Ilyena un maniquí. La odio tanto que no puedo evitar querer besarla.
Ilyena me araña, y de mis llagas emana gelatina azul con sabor a vodka. Ilyena me muerde, y el color de mi piel se torna naranja incandescente.
No me aporta nada más que recuerdo y ganas de gritar, aunque me empeñe en morderme la lengua.
Podría romper todas las ventanas y arrojarme al infinito, pero prefiero quedarme aquí, desnuda con ella, ahogada en un grito de silencio.
La naturaleza me dotó de esta capacidad hacia la infelicidad.
Simple, parece simple esta situación, de acostarme a su lado entregada al dolor, o tal vez al placer. No entiendo, no duele esta vez. O sí, quizá más adentro.
Áspera sensación de sábana blanca, reacción de felicidad indolente; un poco menos inteligente.
La maté para lograr la redención, pero nadie me advirtió de cuánto dolor causa la melancolía.

Fin.

Canción: Mad World
Intérprete: Michael Andrews feat Gary Jules
álbum: Donnie Darko O.S.T

La gente corre en círculos

La foto es "Hot Box" de la diseñadora Ana Mir.

jueves, 5 de junio de 2008

Quince Mordiscos #8

boomp3.com
Por la noche, en la esquina del salón, apareció un gato muy pequeño y anaranjado, al

vacío envasado. De vez en cuando podía escuchar un maullido hermético y agudo, pero muy suave, lejano. Lo cogí con cuidado, pero al tocar el plástico el animal se deformó, sus colores se difuminaron, se hizo plastilina. Pero no pausó el maullido.

Coloqué en mi estantería al mullido animal.

Era imposible dormir. Los celos, de noche, son como carcoma cerebral. No podía cerrar los ojos sin que entre la oscuridad apareciera Vega con otra persona. Mirara donde mirara, ahí estaba Vega, siendo feliz. Toda mi mente quedó enturbiada por su recuerdo, y su recuerdo violado por la perversa imaginación que provocan los celos. Encerradas en mi mente iban y venían imágenes de Vega desnuda, siendo tocada por otra persona. Podía distinguir perfectamente cada detalle y rasgo de aquel ente perfecto, besándola en recovecos de su cuerpo que hasta hace pocos meses sólo a mi pertenecieron. Y cada beso era un mordisco en mi pecho. Pude ver sus labios, entreabiertos en suspiros de placer que sentía como míos.

Quería sacármelo de la mente a toda costa. No podía soportar tanto placer ajeno. Me golpeo la cabeza cada vez que la recuerdo. Me muerdo la lengua cada vez que pienso, digo o escribo su nombre.

Canción: The Widow
Intérprete: The Mars Volta
álbum: Frances the mute, 2005

miércoles, 4 de junio de 2008

Quince Mordiscos #7

boomp3.com

Mi perplejidad alcanzó las estrellas, o más bien descendió hacia el infierno de mi retorcida imaginación, y colisionó contra mis ojos. Para hacerle frente protegí con las manos mi rostro. Ocurrió el día veintitrés del décimo mes.

Al finalizar las clases siempre suelo coger el autobús urbano. Por desgracia suelo coincidir con la profesora de francés. Se le nota a la legua ese complejo que acompaña a los profesores de clases optativas. Aunque a veces envidio su puesto: tiene pocos alumnos y los pocos que tiene parecen interesarse por la asignatura, aunque sólo sea por ese viaje a París exclusivo, si bien únicamente van a su asignatura para poder terminar el bachillerato follando con une petit illusionne . Los jóvenes hacen aviones de papel con los textos de Gasset.

Mientras me hablaba de lo incómodo que resulta, ahora que han estrechado los autobuses, sentarse al lado de una persona eufemísticamente llamada “ancha”, el conductor de autobús me sorprendió al soltar tal exclamación: ¡cuidado con la puerta, rubia!

Acababa de subir una chica distraída con un teléfono móvil. Ella dijo y yo a ti y colgó. Creí ver a Vega en su rostro, pero no podía ser ella pese a tener todas sus facciones, su abrigo, su pelo y sus zapatos. No podía ser ella, aunque llevara su mismo pequeño bolso de Louis Vuitton. No podía ser Vega diciendo y yo a ti a un te quiero que no hubiera salido de mi boca. Esa no era mi canela.

Pues parece que se ha quedado un buen día, dijo la profesora de francés al no encontrar más razones para criticar el transporte urbano. Cualquier cosa con tal de no callar. Será porque es primavera, le dije, en primavera suele hacer este tiempo. Es raro que haga este tiempo en marzo, continuó, demostrando no haberme escuchado. Como el árbol que está en el bosque y nadie ve, no existe; si a mí nadie me escucha, ¿no existo?

Me vio y ocultó la mirada, volviéndose hacia la ventana, de pie en el reservado para minusválidos. Quería hacer un círculo en el cristal con un diamante y saltar con el autobús en marcha. El dolor que supone verme parece más dañino que cualquier magulladura física.

Dos o tres paradas más tarde, su piel se tornó gris y escamosa. Escurridiza zarcilleta colándose entre la gente hacia la puerta de salida.

- Vega – le grité. Pero ella echó a correr. Ella me ignoró y en mi ignorancia intenté alcanzarla, pero esta vez no lograría cortarle la col­a e introducirla en mi tarro de cristal, piano y vodka.

Una vez más se adelantó, y en lugar de encontrarla yo a ella, Vega reapareció en mi vida para volver a desaparecer. Tamaño patetismo mostraba mi rostro.

Canción: My beautiful Leah
Intérprete: PJ Harvey
álbum: Is this desire? 1998


* Lo de la foto es el metro, lo sé, pero no he encontrado fotos de autobuses urbanos medianamente decentes.

martes, 3 de junio de 2008

Quince Mordiscos #6

boomp3.com
No sé si son ciertas o no las teorías del dualismo de sustancias, pero reconforta pensar que la mente trasciende al tiempo, que la muerte no es sólo un túnel negro del cual, al entrar, es imposible regresar, tal y como leí en un libro infantil que trataba el tema de la muerte. Resultan siniestros, ¿verdad? Que se hable de la muerte en tono infantil. Encontrar libros de esta índole en la sección infantil de una librería. ¿Cómo puedes paliar el temor a la muerte de un niño? ¿Cómo? Si ni siquiera tú eres capaz de afrontarlo, ¿Eh?
- Siento que me ve. Que me ve continuamente, que me ha visto cometer errores.
No puedo quitármela de cabeza. La veo ahí: vigilándome continuamente, mientras duermo, mientras hago la compra, cuando me masturbo, cuando me acuesto contigo. Siento que me ve, que se avergüenza de mí, que me odia desde donde quiera que esté. Me odia, doy asco... Siento que se avergüenza de mí...
- No llores, mi vida. – Me dijo Ilyena desde el otro lado del teléfono.
- Ya sé que cabe la posibilidad de que no esté muerta... – Susurré. - Para lograr la
redención me exigí matarla, pero la suerte jugó a mi favor en el último momento, cuando me di cuenta que no podía hacerlo (Dolía pensar en una vida sin ella), y sus piernas se quebraron, su cuerpo se deshizo en mil pedazos hasta desvanecerse ante mis ojos. Debía haberme salvado, pero nadie me advirtió de cuánto dolor causa la melancolía. – Lloré un poco, maldito carácter sensible resaltado por el alcohol, y colgué.
Tuve que matarla para lograr la redención. Resulta estúpido, como esos zapatos dorados que le regalé por su veinte cumpleaños. Rompió el papel y su ilusión tornada en decepción hizo que aquellos zapatos fueran arrojados por ella hacia mi cara. Son muy horteras. Puede ser, querida, bienvenida a los ochenta.Unos años más tarde amaneció, y ella se los puso respaldada por la excusa “revolución contra la dictadura de las tendencias”. Y salió de casa con aquellos viejos tacones d’or.

Canción: I see a darkness
Intérprete: Bonnie "Prince" Billy
álbum: I see a darkness. 1999

lunes, 2 de junio de 2008

Quince Mordiscos #5

boomp3.com
- ¿Por qué das por hecho que ha muerto? – Me pregunta.
- Porque soy realista. Se fue hace ya medio año sin dejar rastro. Las personas sólo desaparecen de una manera.
- Eres idiota. Idiota y pesimista.
- Eres una absurda idealista.
- Necia. ¿Cómo puedes tener tanto orgullo? O quizá egoísmo, no sé... ¿Te das cuenta de que prefieres creer que ha muerto antes de admitir que te abandonó?
- No tienes ni idea. – Lo digo con rotundidad, pero en el fondo temo que haya
algo de verdad en sus palabras.
- ¡Claro que no tengo ni idea! No sé nada de esa historia. A veces me das miedo, ¿sabes? No sé por qué se fue, ni el porqué de tu empeño en afirmar su muerte. A veces me pregunto si tan si quiera existe, ca. Has sido tú quien la ha matado. Tú la has matado con tus historias.
- ¡No sabes lo que dices! – Su piel es tan blanca, su pelo tan oscuro. Los labios rojos se encienden cuando se enfada, y me hace gracia. Pero también me asustan sus palabras. Me descoloca con su descaro adolescente, aunque hace tiempo que dejó de serlo.
- ¡No sabes lo que me estás haciendo! ¡Me estás matando con tanta tristeza!
- ¡No vuelvas a decir eso, maldita! Más vale que no vuelvas a repetir eso,
perversa. Ignominiosa y perversa, retorcida, inicua y maliciosa.
- Que te jodan. – Es en este momento cuando me río, me voy de su lado, abro la
puerta y la dejo marchar. Minutos después me derrumbo y lloro pesadas gotas de remordimiento que aturden mi pensamiento.

Canción: Everybody's gotta learn sometimes
Intérprete: Beck
album: Eternal Sunshine Of The Spotless Mind O.S.T

domingo, 1 de junio de 2008

Quince Mordiscos #4

boomp3.com
Ilyena seguía saludándome cada noche. Aquello se había convertido en un ritual, pero no me decidí a cruzar hasta pasados seis meses de su desaparición.
- Imparto clases de filosofía en un instituto.
- ¿En serio? – Ilyena daba vueltas sin cesar al café con una cuch­arilla demasiado
pequeña. Las tazas eran realmente feas, como la decoración de todo el apartamento. Colores demasiado fuertes, como deduje. – Nunca lo hubiera imaginado.
- Es el trabajo más triste del mundo. Los alumnos desprecian esa clase.
Ilyena bebió un sorbito de café. Noté que mis palabras le habían incomodado. Ella era prostituta, maldita sea. Se quiebra el silencio en mil pedazos que repican contra el suelo.
- ¿Vodka? Por cierto, ¿no crees que “vodka” debería escribirse con zeta? “vozka”.
- Prefiero ginebra.
Ilyena era estúpida, bastante corta y rural. Habría llegado ya a la treintena, pero seguía comportándose como una quinceañera. Maldita niñata inconsciente.
Como no me gustaba el apartamento de Ilyena: se me antojaba demasiado desordenado y colorista, decidí que los siguientes encuentros, en caso de haberlos, fueran en mi piso. Antes de lo que pensaba, ella se fue apoderando de mí. Se apoderó de mi casa y con ella de mi intimidad. Volvía a estar como antes, como con Vega. Era una sensación enfermizamente parecida, pero había diferencias: esta vez la chica no se iba: la echaba yo. Y regresaba, esa también era una diferencia considerable. La tercera y más importante: no solía quedarse a dormir.
Pequeños ataques al corazón. Miedo a la eternidad de lo inexistente.
A veces me sorprendo soñando y me despierto. No recuerdo haberme dormido: sólo recuerdo haber estado en estado de vigilia toda la noche, dando vueltas, con inquietud. Recuerdo haberme levantado, yendo de un lado a otro del apartamento. Pero no recuerdo haberme dormido. Me pregunto si la muerte es así. No dejo de pensar cómo fue la muerte de Vega. Si sufrió o fue rápida. Ilyena se enfada conmigo si le hablo de esto.

Canción: Flowers & Silence.
Intérprete: Sneaker Pimps.
álbum: Splinter. 1999

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Entradas y Comentarios