lunes, 29 de marzo de 2010

Estupenda

Salgo de casa. Botines de Mustang, vaqueros pitillo de Bershka, cinturón fino del bazar chino, camiseta de tirantes negra, cazadora corta de H&M, cazadora de cuero entallada de Mango, boina de Musgo. Pelo liso y sedoso cortesía Tresemmé y planchas Tahe.  En Fin. Mo-der-na-de-mier-da. O, lo que es lo mismo: hoy me siento estupenda.

Me enfundo el Mp4. Camera Obscura, French Navy. Y el bolso de cuero MiSako dentro del cual va Kahlo en el país de las Dadanoias, hace bailar la pegatina de La Fanzine manufacturada por Pat, cuando con el vaivén de mis caderas éste choca contra mi muslo izquierdo al caminar.

(Yeah!)

Al llegar a la plaza de Zorrilla, a mi rollo con Camera Obscura a tope, mi sexto sentido se agudiza: noto que alguien me está mirando (se ha erizado el vello de mi nuca), pero no presto atención y sigo caminando por detrás de las casetas de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión para no caer, que todos años acabo gastándome la vida en libros horteras.

Un año me pillé Nueve Semanas y Media.

Sigo a tope con She & Him,  Why do you let me stay here? Cuando noto una ráfaga de aire y un golpe seco, fuerte, certero y doloroso en mi trasero.
Y un tío que se aleja en bici por la acera de Recoletos sin darme tiempo a reaccionar, que me he quedado quieta con la boca abierta mientras Zooey Deschanel dice You make me feel like I am just a child, Why do you edit? Just give me credit, I'm just sitting on the shelf… 




sábado, 27 de marzo de 2010

ni Burton, ni Disney, ni nah!


Me ha decepcionado muchísimo la  Alicia en el país de las Maravillas de Burton. Después de comentar el tema en Facebook (ay, Dios, ¡está acabando conmigo el maldito Facebook!) me he puesto a buscar una versión de Alicique me encantaba cuando era pequeña. Se trata de una película de dibujos animados que regalaron (o casi) en VHS con el periódico (no recuerdo cuál, porque por aquel entonces yo vivía en Miranda de Ebro, aunque mi padre solía comprar el diario La Rioja, así que ni idea) y que vi hasta que se pulverizó. Tras la pérdida, mi tío me regaló la de Disney, pero no era lo mismo. Qué se le va a hacer. Sin embargo, hoy, unos trece años después, si no son más, gracias a You Tube, me he reencontrado con ella. 

Os dejo con mi Alicia. Con la que odia la lógica, adora la mermelada de naranja y no lucha con dragones:






domingo, 21 de marzo de 2010

at the closed door. Artur Vasilevich



Quiero encontrar mi estilo, lejos de fluidos, de carne. Lejos de uñas y medias rotas. Lejos...




hasta entonces

domingo, 14 de marzo de 2010

Old Enough



Salgo del Concept.  Una noche más, en Logroño, he terminado con Elena. Somos las que no envejeceremos nunca. Y ella se parece a Lilly Allen. Más hoy, con su minivestido blanco y negro y esas medias de red que cubren la mitad de sus estrechísimas piernas. Ella se encuentra con su nuevo rollo. Ingeniero esta vez y más guapo que los que le precedieron. Le he dado el visto bueno. Ella siempre espera mi beneplácito en estos casos.
Me veo sola y desubicada (qué raro). Salgo. Lo intento. De camino al guarda ropa, peor que nadar contra corriente como hiciera con Marta y Vecino aquel día. En Donosti. Marea de cuerpos y de fondo música insoportable. In-bailable. In. Impresentable.
Nunca me tocarán más las tetas ni empaparán de tal manera mis caderas.
En el mostrador. Suena una de Shania de Twain. Hacía tiempo. Hace tiempo me encantaba. Mi padre me regaló Come on Over en casette. Una de la veces que me trajo a casa. En un bar de carretera donde él bebió café y yo mosto.
Allí hay un madurito canoso que acaba de entrar. Mientras él entrega y yo recojo me mira. Canto con Shania. Hay que ver. No hay nada más que hacer aunque quisiera.
Al salir. Boina, chaqueta cruzada larga negra de punto. Camisa. Cazadora de cuero negra. Boina. Me pongo los cascos. Suena Fables de los Dodos y un chico grita a su chica que no la perdonará. Que no le ralle, que se va. No quiere saber más de ella. Esto suena a infidelidad (jaja). Compungida, se disculpa, pero no se pone de rodillas y él se va.
Voy.  Camino la calle Vara de Rey, desértica, me ampara a todo volumen Old Enough de los Raconteurs y cruzo en rojo todos los semáforos porque soy tan feliz que no me importaría morir a los veintidós.
En casa mi gato.
Ahora, mientras escribo, duerme acurrucado entre mis piernas. Suena mi preferida. Many Shades in Black. Pienso que sólo quiero estar contigo pero no ahora. Mejor cuando vuelva. Si consigo volver y seguir siendo la misma pero mejor, como te mereces.
Ya sabes. Es difícil competir con tu ex.


sábado, 13 de marzo de 2010

soy machista


Esta mañana, a eso de las seis y media, salí de casa con una bamba morada y otra negra, la boina, porque no me apetecía peinarme, y la maleta. En el mp4 Najwajean. Aún es de noche, no hay ni dios por el paseo de Isabel la Católica. Suena I'm gonna be (500 miles). Como una gilipollas voy medio corriendo con la maleta, saltando los charcos, y dando saltitos porque sí. No dormir me sienta de puta madre, aunque tengo los ojos demasiado hinchados y llorosos y ojerosos y parezco un muñeco de Tim Burton poseído por el pop. 
Protopop. 
Me meto por Poniente, llego a Correos, me meto hacia la Plaza Mayor y sigo haciendo el subnormal  por el centro de la plaza. Me siento libre y vital. Me gusta ver cómo despierta la ciudad. Todas las tiendas de ropa de la calle Santiago vacías, frías, poco iluminadas e infranqueables como los sueños que hace tiempo no tengo (desde que me negara a dormir para evitar encontrarme con más hospitales, trenes y la última mutilación en cinco partes). 
La fuente de Zorrilla inmóvil. Los primeros madrugadores en el kiosco. El Norte de Castilla, su puta madre, tengo ganas de comprarme la Rock Deluxe o de cargar el bonobús, lo que sea con tal de gastar dinero, pero me abstengo.  Voy a coger un tren. Me voy a Logroño.

Durante todo el camino doy vueltas alrededor de un tema. Estoy un poco preocupada por mi actuación del día anterior en Zamora. Patética antes, durante y después. Pienso en lo mucho que me cohíbo ante los hombres. Desde pequeñita. No era capaz de hablar con ellos o acercarme si quiera. Aún creo que sigo siendo así. Me hacen sentir pequeña. Insignificante. Roñosa. Cutre. Fea. Ugly es el término que mejor le va a mi sensación, creo. Ha habido alguna excepción, pero al menos al principio sí, siempre ha sido así. Pienso en el odio, la desconfianza y el temor que he sentido hacia los hombres. Pienso en mi estupidez adolescente, cuando me consideraba feminista, y me pregunto si realmente no hubiera querido ser un hombre. La importancia que le doy a mi aspecto físico. Los tacones, el pelo, los cambios y las auto flagelaciones. La obsesión por parecer femenina. Ese temor inmenso a defraudarles, a que me olviden, me rechacen o me reemplacen. Las constantes referencias en mis textos al semen y la figura del padre. ¿Herencia de Nin, Edipo/Electra, erótica del poder o puro machismo? 

Hago una lista mental de los tíos de los que me acuerdo. Cómo terminamos, mis errores, los suyos, mi falta de paciencia, mis agobios, los poemas, las canciones, los celos y ese impulso tan propio de mí de mandarlo todo a la mierda.

Tengo una cierta tendencia a romper cosas.

Y a no saber recomponerlas. 

Mi necesidad de dolor, de humillación, de sumisión. No querer estar a la altura, sentirme inferior. Mi silencio. 

El deseo sexual vinculado al alcoholismo, mis ganas de gritar o de pegarme un tiro, la incapacidad para mantener una conversación. Querer huir con la sobriedad o que se vayan antes de parecer completamente idiota. 



Van a ser las seis de un nuevo día.  Hace unas horas cumplí oficialmente veintidós años. 


Y estoy muerta de asco, como todos los putos años por estas fechas.


jueves, 11 de marzo de 2010

naranjas "jarcors" desde Huelva

Anoche, después de mucho tiempo, me fui a la cama antes de que amaneciera. Eran las cuatro de la madrugada.
Esta mañana me despertó el timbre. Abrí un ojo, miré el reloj despertador. Eran las diez menos cuarto. Cerré el ojo y me di la vuelta. De nuevo, el timbre. La puerta de la habitación de Pat que se abre, sus pasos por el pasillo, su voz preguntando por el telefonillo, sus pasos por el pasillo, la puerta de su habitación, el timbre de casa, la puerta de la habitación de Pat, sus pasos por el pasillo, la puerta que se abre, los pasos de Pat por el pasillo, toques en mi puerta.
Me hago la dormida.
- ¡Adri!
No contesto.
- ¿Esperas un paquete?
Pienso: El libro de Ada, el de Dadanoias y seguramente alguna otra cosa que pedí alguna de estas noches de insomnio por Internet.
- No tengo dinero.
Pat abre la puerta.
- Me da igual, esta´ el cartero en la puerta.
Pat no ha madrugado hoy. Pat esta´de mal humor porque el señor cartero le ha interrumpido mientras se preparaba para acostarse.
Me levanto. Despeinada, rímel corrido, pijama rosa. El ataque de los zombies. El señor cartero ya no trae un papel y un boli como toda la vida. No. Trae uno de esos chismes de mierda que se han empeñado en utilizar en todos sitios y donde al firmar parece que estés declarando tu incapacidad absoluta. Hago lo que más que una firma parece un nardo en el Telesketch y me dice que escriba debajo mi dni. Dudo que se pueda distinguir un puto número. No le veo el sentido a esa cosa. Pero no mencionó nada de pagar, así que de puta madre.

¿Qué será, qué será? ¡Una Naranja Jarcor*!
Una cucada punki súper molona de guata manufactarada por la gran María Peinazo, conocida en los mejores sitios como Lady Plant, una jovenzuela adorable y con mucha clase de Huelva a quien corrompí vilmente enviándole un ejemplar de Las Muertes de Katriuska.
Su forma de agradecer tamaño despropósito moral ha sido esta preciosa naranjita punki, la más naranja de todas las jarcor, la más jarcor de todas las naranjas.
¡Muchas gracias Lady Plant!
Os dejo el enlace a su aporte/colaboración para La Fanzine #2, inédita en su versión en papel porque nos lo envío tardísimo, aunque esperamos que se anime a enviarnos algo para la tercera cuyo tema, como ya sabréis, es el INSOMNIO (qué si no…). Aprovecho para recordar que el plazo termina el 25 de marzo y que el correo al que debéis envíar vuestras cosillas es la0fanzine@gmail.com.











*Jarcor: Hardcore, etc.


Os recuerdo que esta tarde varios colmillos leeremos en la biblioteca pública de Zamora.

miércoles, 10 de marzo de 2010

La Nausea.



Por tener hambre comí lo que no tenía. Del vacío nacieron grandes ideas para crear una nueva cenicienta. Pero lo único que nos quedó fue un puñado de humo en los pulmones y entre las branquias. Las esquinas del cuarto, redondeadas, evitaron mayores desgracias. Nos quisimos comer y sólo conseguimos pelos púbicos entre los dientes. Tu semen sabe a paracetamol los días de ayuno. Eso a mí, querido, no me sienta bien. 


y el jueves... a Zamora (qué tiene la zarzamora que a todas horas...)

Menudo gustazo le estoy cogiendo a las lecturas, a las excursiones y a COLMO!

aupa chavales


Transcribo lo colgado en la web de la Biblioteca Pública de Zamora:

El Colmo Colectivo
Presentación y lectura de textos poéticos para todos los apasionados por la lectura y escritura

La Biblioteca acoge la propuesta planteada por el grupo El Colmo Colectivo y desea invitaros a su presentación en la ciudad y al acto literario que tendrá lugar en el salón de actos el próximo jueves, 11 de marzo, a las 8 de la tarde.
El Colmo Colectivo es una asociación que pertenece a la Universidad de Valladolid y que promueve la lectura y creación literarias. Es un grupo, fundamentalmente, de estudiantes de la propia universidad con inquietudes artísticas y literarias (Christian Supiot, Rut Sanz, Adriana Bañares, Marcos Antón, Cristina Gutiérrez, José Luis Merino, Isabel Escudero y Alberto Sevillano, son algunos de ellos). Uno de los objetivos es difundir la poesía entre los más jóvenes, tratando de llegar a todos los interesados en lectura y escritura poéticas.
El acto del jueves 11 de marzo consistirá en su presentación y lectura de sus textos poéticos con la intención de que, al final, se abra una tertulia con participación de todos los asistentes intercambiando opiniones, inquietudes y dudas. Por esta razón nos gustaría contar con vuestra presencia: profesores, alumnos, miembros de los clubes de lectura de la biblioteca y todos los amigos y apasionados por la lectura y escritura.
Más información

lunes, 8 de marzo de 2010

inné

ever realize
What it costs to sympathize
No emotion

In a look. Jeremy Enigk




Hoy me siento nadie. Hoy me siento seca. Desangrada y corrompida. Crujen mis arterias. Muertos los huesos se deshacen por mis piernas la ceniza, la arena, el polvo en el que se ha convertido todo lo conseguido hasta hoy y nos perdemos como recuerdos lejanos, como palabras de amor en un bar de madrugada. Hoy la chica más guapa lleva el pelo sucio pero a nadie le importa con tal de que lleve limpias otras cosas. Debajo del chaleco antibalas cicatrices de deseo, veneno, mata ratas. He cosido la fuente de mi fertilidad. Aquí, hasta que me quieran, sólo entrarán piedras. Hoy la chica más guapa del bar lleva el pelo sucio. Sobre la barra mis dientes como ofrenda. Me he cosido los labios. Aquí, hasta que me quieran, sólo entrarán piedras. Saliva seca en las comisuras y entre los muslos. Hoy la chica más guapa del bar lleva el pelo sucio. Enormes costras de caspa se elevan de la raíz hacia las puntas y nos vemos hambrientos pero hoy me siento nadie. Hoy me siento seca. He desgarrado mis párpados con grapas pero aquí no cabe nada salvo tierra. Espero mi crucifixión ante el espejo mientras en el vientre aún flota entre la nada el recuerdo del hijo que nunca tendremos.





* Con ésta ya son 800 entradas.

domingo, 7 de marzo de 2010

Hindernis

La foto es de Ben Marcato y creo que se titula Flügel Flattern




Nada vale ya el seas quien seas. No ahora que eres y me pones voz y yo te he puesto excusas y rechazos. No vale el seas quien seas ahora que eres y lo eres, como todos, incapaz de curarme de arrancarme de enamorarme de morir por mí o matarme con tu ausencia o la distancia o tus palabras secas, que no me duelen por amor ni por castigo, me duelen como humillación y no erótica no sexual no con odio y sí paternal, desde tu experiencia, desde tu impaciencia, desde tus ganas sólo de tenerme contigo - y no para ti - como todas las que han sido antes y por encima de mí en todos los sentidos.

lunes, 1 de marzo de 2010

El Letargo y el Cinismo




Detrás del sofá un colchón y cerca del radiador colgada mi ropa interior. En mi teléfono más de tres mensajes no escuchados en el buzón de voz. Porno de viejales en la tele. Nada de Andrew Blake cerca. Peones en la caja que tiramos a la basura. Dentro de poco lloverán nubes de plata. Es el ciclo. El ciclo. El ciclo que ahora se ha dado la vuelta. Vuelta de no retorno y siempre lo mismo. Contra el viento subiremos al centro del vacío. Del vacío desde lejos y hacia dentro. Descenderemos en hipérbatos y arrecifes. Sumergidos en el centro de nosotros no habrá nada salvo el eco que nos lanza el pudor y la arrogancia.

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios