jueves, 25 de noviembre de 2010

LABIO INFERIOR, de Adriana Bañares. (Óptica Orgánica 2)


Vara y Villanueva "interpretan" un texto del libro "La niña de las Naranjas", de Adriana Bañares Camacho. En el marco del especial "La Violencia Íntima", del proyecto Óptica Orgánica (2). Pomar. Badalona DF. 24 de noviembre del 2010.

Navegar en sílabas. Homenaje a Francisco Pino





Ser sólo yo cuando me voy y dejo el cuerpo
                                                           El vestido     
                                                           El perfume
                                                           El maquillaje

Ser sólo yo cuando soy imagen
                        Esculpida del insomnio
                        Compuesta de rubor de eternidades.

A la deriva
            flotan, fluyen,
            convergen y vagan

en la prematura vejez       
                de mi matriz

(no hay futuro en la entraña)

las agujas de un miedo
                        que se extiende y vive y fluye
                        sin pedir permiso a un cuerpo
                        que trata de seguir siendo,
                        aún sin corazón
breve discurso de soledad a la deriva
                                               ¿Qué mano se le acercaría?
                                               ¿Por dónde se fue mi corazón?

Quién soy sin mí.
¿Descampado, desanhelo o multitud?

Me encuentro conmigo y me veo dormida.
Busco mi voz pero es del aire.
Es silencio.


Ser sólo yo cuando me voy y dejo el cuerpo,
                                                        la harina
                                                                                        que colma mi interior. 





Basado en los siguientes poemas de Francisco Pino:











NAVEGAR EN SÍLABAS
Francisco Pino 1910-2010

25 de noviembre de 2010
Salón de Grados, Facultad de Filosofía y Letras
Universidad de Valladolid


11.00 h.
Inauguración oficial.
Presentación de la Obra Completa de Francisco Pino, Distinto y junto.
Convocatoria del "Premio Francisco Pino de Poesía Experimental".
Conferencia inaugural a cargo de Javier Blasco.

17.00 h.
Homenaje de los jóvenes poetas a Francisco Pino.
Organiza: Colmo Colectivo.

18.30 h.
Mesa redonda "Algo distinto del idioma".
Intervienen: Clara Janés, José Noriega, Eduardo Fraile y Antonio Piedra.

Actividades complementarias: muestra de la exposición "Propio Infinito" en el Dpto. de Literatura Española de la Facultad de Filosofía y Letras.

domingo, 21 de noviembre de 2010

En Construcción... Zona de Obras

Mañana comienzan las jornadas de narrativa española  y nueva crítica "En construcción... zona de obras".


viernes, 19 de noviembre de 2010

breve resumen de una gran noche

Get the flash player here: http://www.adobe.com/flashplayer


Y el verbo se hizo carne. Y el blog, papel. Palabra de Awixumayita.
Pues así es. Menos épico, pero sí, de papel. Desde el pasado doce de noviembre, día en que presenté “La niña de las naranjas. Palabra de Awixumayita”. El libro basado en este blog. El producto del proyecto premiado con la beca “Con Proyección” en la modalidad de literatura del Ayuntamiento de Logroño.

Pero por encima de todo lo que pueda representar ganar un premio, publicar un libro, llevar un tocado exclusivo o unos pantys partidos de lycra, están los reencuentros. Ay, que me pongo ñoña. Volvamos a empezar. Me quiero vestir de negro y tengo que mantenerme alejada, ante todo, del gato. Mi gato es blanco. Los gatos sueltan pelo. El pelo de gato se pega a muerte en la ropa. Miau. Me llama Antonio (Díez). Ya estamos en Logroño. Me llama Marta. ¿Dónde te esperamos? ¿Quiénes me esperáis? Yo. Me has dicho “esperamos”. Yo, yo.

Y voy, con tacones de doce centímetros pero con un esguince en el tobillo derecho, (¿A que nadie se dio cuenta?) al Noche y Día y ¡oh! Marta me tiene preparada una sorpresa. La sorpresa se llama Yulia y es una de mis grandes amigas del instituto a quien hacía millones de años luz que no veía. Y nos tomamos unas cañas. Y cañas con Antonio ¿y Belén (In Red)? No tenemos su número ni ella el nuestro y de pronto aparece ¡plom! Y se pide un vinito y nosotros otra caña y ¡oh! Nos llaman del edificio de en frente: La Gota de Leche. Qué hacéis de cañas aún, ¡que ya está entrando la gente!

Entonces cruzo y me cruzo en la puerta con Eva y Nerea que me dicen hemos venido para decirte que no vamos a entrar. Las invito al Riff. Micro abierto, poesía, a partir de las diez. Ellas dicen que puede, que quizás. Pero las tres sabemos muy bien que el puede aquí es una negación incondicional. Y entro. La Gota de Leche está a rebosar


Óscar R. Cardeñosa

Me pongo nerviosa. Ni Belén ni Antonio ni  yo sabemos qué hacer. No nos hemos preparado nada..
 
Juan Kim Ballesteros
Óscar R. Cardeñosa
Menos mal que el señor editor, Emiliano, tiene facilidad de palabra y José Manuel Vara nos ha
enviado su presencia en dvd.

Marian Romero 


Juan Kim Ballesteros

Entre el público, la escena que imaginé para el día de mi boda: mi madre, mi familia 
materna, la paterna, ¡mi abuelo!, mis primas guapas, mi padre y su señora esposa. 
Antiguos amigos del instituto. ¡Pero qué veo! Si es Leti, si es Adriá, Raúl, los chicos del 
Parlamento, Pepe Pereza, ¡y hasta María José Marrodán! 





Marian Romero
Antonio se arranca leer "Follamigo"  


Marian Romero


A mi lado, en el estrado, la naranja personalizada que me regaló Lady Plant. Videos made in 
movie maker con extractos de filmes (Tideland, The fall, La fille sur le pont…), música 
(Blonde Redhead, Patti Smith, Arcade Fire…) Pin Ups de Vargas y poesía para acompañar. 



Marian Romero 
Marian Romero 
Y todo parece que ha salido bien. La gente aplaude. La gente compra y viene a que le 
firme. Marty me dice “Cuando ha ido la gente a que le firmaras el libro ¿no te has sentido 
como si estuvieras firmando autógrafos?” Con mi sonrisa le llamo cántaro soul. Belén 
me dice que se va a conocer la Laurel y Aitor nos  dice a Antonio y a mí: “Recordad que 
las diez leemos en el Riff”


Juan Kim Ballesteros 
No podía faltar la naranjita jarcor que hizo para mí María "Lady Plant"



Juan Kim Ballesteros

Juan Kim Ballesteros 
Marta, Leti, Yulia y yo después de cinco años sin estar las cuatro juntas. 

Fotografía de Juan Kim Ballesteros modificada por José Manuel Vara



Vídeos realizados por Óscar R. Cardeñosa

Y después, lo dicho, al Riff. Leemos poemas Antonio Díez, Aitor Cuervo y yo. El primero con sus
característica serie Conversaciones con mujeres, el segundo fiel a su espíritu rojo y yo leyendo
poemas sobre dibujos animados que se incluirán en la plaquette que publicará 
próximamente COLMO Colectivo con poemas míos y de Gonzalo Álvarez Perelétegui.

Marian Romero 

Marian Romero 


Marian Romero
Costó convencerla, pero al final Belén también se animó a salir a leer. 


Vídeos realizados por Óscar R. Cardeñosa


Y qué mejor manera de terminar bien la velada poética que descubrir que, entre el público, 
esta´ Elena, otra de mis grandes amigas, que ha venido a verme a pesar de lo agotada que le 
deja el embarazo, y a quien dediqué "Mil Historias", un poema basado en las noches que pasa
mos Elena y yo en el Galicia. Cuando éramos las únicas que entrabamos allí con minifalda. 

Óscar R. Cardeñosa
Marta y yo en nuestra línea.
Óscar R. Cardeñosa
Marta, Leti, Elena y yo haciéndome la interesante.



En definitiva: No podría haber sido mejor.
¡Muchas gracias a todos!





El tocado que llevo puesto en la lectura del Riff es un diseño exclusivo de 
Los Tocados de Leire.





























Y el miércoles, reseña en el diario La Rioja:






Cerquita de Carmen Lomana...


Curiosidad: Carmen Lomana estudió en La Enseñanza, el colegio de monjas al que me 
refiero en "Mi prima estudiaba en un colegio de monjas", uno de los relatos incluidos 
en el libro. 


jueves, 18 de noviembre de 2010

De lo acontecido en el Espacio Vías

30 de Octubre de 2010. 
Espacio Vías. León. 

Fotos y vídeos realizados por Óscar R. Cardeñosa


Adriana Bañares

Cecilia Quilez

Rubén Mielgo

Rafael Saravia


Jorge Pascual



En el centro, Calimero.


miércoles, 10 de noviembre de 2010

Presentación de mi libro, regreso al futuro y cantando Shampoo remembering noventa's

Estoy casi tan nerviosa como los días previos a mi primera comunión. Y es que el viernes (12 de noviembre de 2010. Quédate con esa fecha) presentaré La Niña de las Naranjas. Palabra de Awixumayita, el libro basado en este blog y por el que resulté premiada en el X Concurso de becas para jóvenes "con proyección". Estoy muy emocionada, además, porque me acompañarán tres cracks: la bloguerísima Belén In Red, el "cachondo mental" -te quedaste con la etiqueta- de la poesía contemporánea Antonio Díez y el inclasificable José Manuel Vara, que ya me venía apoyando en esto de la literatura desde La Soledad del Café. El acto -qué mal me suena esto del "acto"-, que forma parte de la programación de Artefacto 2010 -que, por otro lado, este año lleva por título "Sin*"- sera´en La Gota de Leche a las ocho de la tarde. Supongo que va a ser de vital importancia leerme otra vez Cómo exorci-sar,.. exoritar... esto... e-xor-cis-tar... exor... (como se diga) el miedo a hablar en público o beberme un par de gins.


Por si esto no fuera demasiado, la fiesta continuara´ en el Riff a partir de las diez de la noche, donde estaremos leyendo poemas Antonio Díez, Aitor Cuervo y yo.



¡Va a arder Logroño
Y quiero que vengas.






Temazo de Shampoo para terminar de redondear la entrada:

jueves, 4 de noviembre de 2010

Ciber Punk



No puede haber nada personal dentro. Seguro que no. Él siempre ha cuidado de mantener al margen su vida “profesional” de todo lo demás. Pensando así parece mucho más fácil desgarrar con la llave del buzón el sobre. Týchi̱ extrae de su interior un folio en cuya parte superior puede leerse Αποδόμηση της αισθητικής. El resto está en blanco. Hay más papeles. Trozos más o menos pequeños. Todos en blanco. Gracias por tu gran aportación a la galería, gilipollas. Piensa Týchi̱ en voz alta. Se enciende un cigarrillo aún frente a los buzones. Nunca le resulta fácil con los guantes, pero son costumbres que no va a cambiar. No se los quitará hasta llegar a la intimidad de su casa. Una vecina mayor que acaba de entrar le suelta la misma retahíla de todos los días. No se puede fumar aquí. Por lo menos apágalo antes de meterte al ascensor. Bueno días, señora, le responde ella, con la sonrisa cínica y desgastada de quien está de vuelta de todo.
Týchi̱ se queda un rato más en el portal, aunque el tabaco hace tiempo que sólo le proporciona arcadas. En el fondo quiere más. No se va a conformar con un catálogo en blanco. Una serie sobre la deconstrucción de la estética. Definitivamente el arte contemporáneo es una mierda. Rebusca con sus dedos enfundados en tela negra. De otra forma no podría. Los guantes, el tabaco, la sonrisa, son sus salvavidas. Rebusca entre los papeles, vuelca el sobre, y, ahí está. Pillada por el pliegue del sobre, en el fondo, una fotografía. Y ahí está él. Y ahí está ella. En el centro de la imagen, la mujer que siempre le pareció simple, aparece con el gesto triste de aquella Marilyn de Arnold Newman. A su derecha, en el extremo superior izquierdo de la foto, el espejo retrovisor enmarca la mirada fija de un hombre que parece haber perdido todo atisbo de emoción, humanidad, identidad. Detrás de ella, a través de la luna, parece distinguirse un paisaje de cemento mojado. Tan gris y desprotegido como un edificio en construcción. Aunque la fotografía no permite ver quién está al volante, Týchi̱ se siente aliviada al comprobar que no es ninguno de los dos. No entiende, sin embargo, la frialdad de uno y la tristeza de otra. Semejante hieratismo parece más propio de quien lleva las riendas o tiene claro a dónde se dirige. Pero él está en el asiento de atrás, como el niño al que los padres no informan del destino ni del tiempo que les queda para llegar. Con el cigarro, Týchi̱ abre un pequeño agujero en la luna del coche. Éste se extiende, manteniendo siempre un círculo perfecto, hasta hacerse más grande que la propia foto. Týchi̱ aprovecha el hueco para entrar y llega al edificio en construcción. Gira la cabeza, esperando encontrarse con el coche, pero no hay nada. Absolutamente nada. Como si la fotografía fuera un agujero negro. El punto final de una historia y/o el comienzo de una nueva. Con paso decidido marca territorio con sus tacones por el punto medio. Todo está mojado. El espacio, una simple explanada de cemento bordeada por paredes de ladrillo a su izquierda y a su derecha, pero sin techo ni entrada ni salida, se encuentra entre un campo de mala hierba y barro, a su vez delimitado por unas vallas oxidadas y con agujeros pequeños por donde pueden colarse niños y gatos. Týchi̱ reconoce en seguida que se encuentra en el patio del colegio donde estudió cuando era niña. A ambos lados, Týchi̱ reconoce a todas las personas que pasaron por su vida. Se escucha la mezcla de varias músicas que suenan de diferentes radiocasetes. Flotan los humos de diferentes cigarros y los gritos de diferentes dolores. Se encuentra en el polideportivo que estaban construyendo cuando ella dejó la ciudad.
Llega al centro y pregunta a una joven si reconoce a la chica de la foto. Ella no le hace caso y continúa pintando las líneas del campo de baloncesto con mostaza. Cuando se le termina el bote, abre uno de Ketchup, observa la fotografía, mira fijamente a Týchi̱ y le dice: “Él ya no está con ella, está conmigo”. Týchi̱ se reconoce en los ojos de la joven y le responde que eso no es posible. “Tú no podrías aportarle nada”. “¿Porque no me parezco a ella o porque me parezco a ti?”. Su cuerpo comienza a llenarse de cables que surgen de sus oídos. El resto de personas comienza a sufrir la misma transformación y el lugar se llena de un silencio insoportable. “¿Dónde puedo encontrar a esta mujer?” Pero no obtiene respuesta. Nadie puede escucharla. La joven, una vez terminado el bote de Ketchup, comienza a dibujar las líneas del campo con mariquitas y escarabajos que corren en procesión formando rectas rojas y amarillas. Son tantos que más que correr parece que ruedan muertos, emitiendo un sonido similar al de las canicas. Týchi̱ intenta huir, pero al llevar su cigarro a la fotografía éste se apaga, se reblandece, se hace negro, se transforma en cable y se introduce entre el índice y el corazón. Nota cómo recorre todo su brazo derecho, cómo llega al hombro, dibuja sus clavículas y sube por su cuello, su cráneo y sale bifurcado por ambos oídos. Al principio siente miedo. Después cree que no le va tan mal y empieza a alejarse hacia delante. Pasa el polideportivo, la hierba y el barro, la valla oxidada, los primeros años de adolescencia, el bachillerato, el primer amor, los primeros años de universidad, los proyectos, las canciones, la subvención, la inauguración de su galería, y todo el daño sufrido hasta ahora. Týchi̱ camina y coqueta oscila los cables que le cubren. Son parte de ella. Como el maquillaje, las braguitas y los empastes. Semáforo en rojo –que te la coj…- y sus botas levantando el polvo de la acera como un dibujo animado acelerado. Stop. A su derecha una muñeca robotizada con la mirada perdida se contonea. Týchi̱ la envidia y la mira un poco. Muy poco. Tan poco que el cielo empieza a oscurecerse demasiado pronto. Tan poco que el semáforo cambia de color y la muñeca empieza a cruzar. Tan poco que el semáforo vuelve al rojo . Tan poco que la muñeca dobla la esquina de la calle de en frente y la pierde. Tan poco que Týchi̱ pierde el color de su maquillaje, el aleteo jovial de sus cables, algunos dientes y el último autobús –eléctrico- que cruza la calle. Cruza la línea espacio – tiempo. Cruza la cara con un golpe de realidad a nuestra heroína y aún dolorida se recompone pero sin ser la misma. Se ha agotado la batería, la belleza y la vida. El semáforo vuelve al verde y vuelven a Týchi̱ todos los dientes, el maquillaje y la señora del portal que aún sostiene la puerta del ascensor. “Si tiras esa mierda te espero para subir”. Y Týchi̱ se pregunta si se refiere al cigarro o a la foto.


Carl Sandburg y
Marilyn Monroe por Arnold Newman




¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios