lunes, 24 de agosto de 2015

Lectura - homenaje a Wisława Szymborska















Tengo el enorme privilegio de participar en la primera edición del ciclo Imprescindibles que coordina la librería - bar Vergüenza Ajena. El privilegio, además, de compartir cartel con grandísimos poetas, y el privilegio de poner voz a algunos poemas de una imprescindible del siglo XX como es Wisława Szymborska.

Será este sábado, 29 de agosto, a las nueve de la noche.
C/ Galileo, 56. Metro Quevedo.


Miau.

miércoles, 19 de agosto de 2015

agosto


Madrid no es cruel. Madrid no tiene la culpa de este vacío ni de esta ausencia. No tiene la culpa de una cartelera infantil y falta de perspectiva en la cuenta No tiene la culpa de la incertidumbre ni de la falta de ofertas. Madrid no tiene la culpa.

Yo tampoco soy cruel. Me lo digo para convencerme de mi inocencia. No merezco este vacío ni esta ausencia. Yo no tengo la culpa.

Doy las gracias y pido perdón y busco la redención saldando la deuda, pero no consigo acortar la distancia en este desierto de asfalto.

Yo no soy cruel. 
Yo no tengo la culpa de este vacío.
Yo no tengo la culpa de esta ausencia. 




Yo no soy valiente. 
Si me conocieras, sabrías que todo esto se trata de mantenerme visible para cuando pase el barco. Demostrar que ha merecido la pena mantenerme a salvo.

Dar las gracias.
Pedir perdón.

sábado, 15 de agosto de 2015

Metaverso 15-08-15

«A veces somos discípulos del caos, por eso este Metaverso se construye desde la heterogeneidad. Hablamos con Adriana Bañares, la poeta de la languidez, que viene a hablarnos de cómo la poesía e Internet se unen en simbiosis. En Metampsicosis, las editoriales más independientes centrarán el protagonismo: iniciativas como Ebookprofeno, Cuadernos del Laberinto, Ya lo dijo Casimiro Parker o Genoma Poético se sucederán hoy sin pánico a la competencia. Además, Alicia Martínez-Juan glosará el programa de la 3ª edición del Festival Voix Vives en Toledo. Ya os dijimos que hoy habría variedad.» 

viernes, 7 de agosto de 2015

aloha



Aloha, queridas. 



El último día que trabajé en La Central, me compré La agenda de tu futuro. Fue algo simbólico. Era enero, se me acababa el contrato y no sabía qué iba a pasar. Tenía claro que no quería volver a Logroño, pero todo dependía de encontrar un nuevo trabajo para poder quedarme. Así que, bueno, la agenda como un tótem.

Ahora paso las hojas vividas de la agenda, donde he ido apuntando entrevistas de trabajo, eventos a los que he ido o he participado, y cosas del tipo: hoy salí de cañas con tal y tal; hoy conocí a tal; fiesta coñazo en casa de cual; estoy enamorada, es un hecho; mudanza, calor y muerte, y otras cosas del estilo. Esto me ha servido para darme cuenta de lo afortunada que soy y para tener un control del tiempo. Y es que estoy sometida a tantos estímulos, a tantas actividades y a tantos cambios, que cada semana me parece toda una vida y me impaciento fácil.

Para tener un control. Qué mal suena. Qué mal suena, sí. Realmente suena mal hasta decir que soy afortunada. 

Lo que venía a decir es que han pasado muchas cosas desde el año pasado. Que ha sido un camino muy intenso, que he aprendido mucho, que estoy entera y a salvo, y muy feliz. Que ha llegado el momento de emprender otra aventura. Aloha.




¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios