miércoles, 8 de septiembre de 2021

¿Te apuntas al taller de poesía?



 

¡Sí, sí, sí!

Este año volveré a conducir el taller de poesía de la Universidad Popular de Logroño.


📚

Propondremos lecturas de poetas contemporáneos (con esto me refiero a poetas también del s.XX) y novedades novísimas. ¿Sabes cuánta poesía se publica en España ahora mismo? ¿Cuántas editoriales de poesía, festivales, etc. hay? Hay vida mucho más allá de las mesas de novedades de las librerías. Ven, que te muestro.


✒️

Retos y propuestas para despertar tu creatividad y que escribas mucho.


🎤

Leeremos los poemas en el taller para dos cosas: encontrar nuestra voz , no solo sobre el papel, sino a la hora de recitar; y poner en común el poema para aprender de las críticas y sugerencias de los compañeros.


👋

Nos visitarán poetas y editores de poesía para contarnos su experiencia y guiarnos en el mundillo.


🎥


Haré streaming de las sesiones para quien no pueda estar de manera presencial, y las subiré a una carpeta común para poder verlas en diferido.

💓

Os podéis apuntar en este enlace.

lunes, 6 de septiembre de 2021

Recital en la Casa de Zitas

El pasado sábado estuve en Zaragoza, en la Casa de Zitas. Recitar allí es siempre un placer. La Casa de Zitas es siempre hogar. El cariño que ponen a cada evento y la manera tan cálida que tienen de acogerte es increíble. 

Tenía pensado haber transmitido en directo desde Twich, pero mi móvil decidió hacer cosas raras y no hubo manera. Afortunadamente, Carlos hizo un par de vídeos para el recuerdo. 

El vestido que llevo es SKFK, y me gusta especialmente porque su estampado está inspirado en el plancton bioluminiscente, algo que le va muy bien a lo último que estoy escribiendo. 






Muchas gracias por acercarte a mi blog.
No te cortes y comenta, por favor. 

Besos, 
Adriana.

viernes, 11 de junio de 2021

Inhumación

 



Si algo diferencia a las sirenas de los peces es que ellas se hunden al morir. La naturaleza humana de la sirena tiende también hacia la tierra.

Una sirena cae bocabajo con los brazos pegados al cuerpo. Una caída limpia que apenas. Apenas disturba el agua. No molesta a otros peces. Otros peces. La sirena cae hacia el fondo del mar bocabajo como un misil que ha perdido su trayectoria. Los peces que van a morir pierden el equilibrio. Las sirenas, en cambio, siguen una línea recta impecable.

Al llegar al fondo, al tocar la tierra, reciben el recuerdo ancestral de la respiración. Tratan de tomar aire y conocen entonces la asfixia. Ese recuerdo final que las hace humanas. Cuando las sirenas tocan tierra, se ahogan.








Un niño juega en la tierra

                                            escarba

               hasta hacerse sangre

               hasta encontrar un hueso pequeño

                                            en la tierra

un hueso pequeño

               pequeño esqueleto animal

                                            en la tierra

               un niño escarba en la tierra

                                            y encuentra

                                            un esqueleto

               completo pequeño

                                            cubierto

                                            de hormigas

               un niño

               las manos

               manchadas

                              de tierra y sangre

               las uñas sucias  

                              llenas de tierra

               acarician el cuerpo sin carne

               el cuerpo

pequeño del animal en la tierra

               el animal pequeño

lleno de hormigas

               vacío

el animal

               devorado

el animal devorado

               por las hormigas que suben

               por las manos llenas de tierra

y sangre

               del niño que juega

                              el niño que

               escarba en la tierra

suben las hormigas

               por las manos del niño

                              y muerden

               la carne blanda

                              de los dedos pequeños

                                            con sus bocas pequeñas

cientos de hormigas

               cubren las manos

del niño

               que escarba

                                            la tierra.

 

El niño introduce las manos en su cubo de agua.

Observa sus manos limpias.

Cubre el agua una sábana de hormigas muertas.

Tierra y sangre en el agua tumba. El niño observa

sus manos limpias.






.
Entradas y Comentarios