jueves, 23 de octubre de 2014

Arritmia



Beatriz Barriuso
http://yourheartonatray.blogspot.com.es/



Su manera de ocultarse y escapar es un baile. Pasa inadvertida a pesar del vestido rojo y la melena oscura, los rasgos marcados, la belleza agresiva. Pasa inadvertida porque se mueve rápido y en silencio. Ninguna otra mujer de la celda se atreve a hablarle porque todas han caído en la superstición y no se relacionan con fantasmas.

Hay una guerra fuera de estos muros y los soldados somos cualquiera. No sabemos quién nos ha elegido pero sí que juegan con nosotros. Hay un destello en la noche que nos demuestra que la guerra viene de aún más lejos. Los escépticos aún no creen en vida inteligente fuera de las fronteras esta noche.

Hay un tablao flamenco y alguna silla de madera se mantiene en pie. Siempre hay público y vino tinto para un espectáculo lamentable: no llega la electricidad al entarimado y las chicas han perdido el ritmo.

La celadora abre y no hay manera de esconderse. Se desliza entre las sábanas y se coloca la primera en la fila con la intención de ser la primera en salir. La lista que la celadora lleva en sus manos indica que la primera se llama Calaverita y que tiene aspecto de muerte. Basta verla a ella para saber que no es, pero con un gesto teatral mira a la bailarina y mira la foto de la calaverita y marca con el dedo índice de la mano derecha las diferencias.

No habrá baile que le salve esta noche y fuera los soldados nos besamos. Hay un viso de amor en esta noche en la que todos interpretamos un papel. Siempre hay público para un espectáculo lamentable.




miércoles, 22 de octubre de 2014

Après moi, le déluge





la poca sangre que me queda, la guardaré para el frío
no habrá 
dolor si mantengo la sangre caliente
en las manos
si mantengo
si me mantengo con ánimo en el frío

amor, cuando el ave sale del nido y vuela,
cuánta probabilidad tiene de sobrevivir al viaje
al vuelo, amor
al frío

al vuelo amor al frío cuánto
hay del vuelo al frío

cuando el ave sale, amor, recuerda el nido
siente nostalgia del nido

mi nido es cálido pero le falta tierra

no tiene espacio
contengo el llanto
après moi, le déluge

sangré

porque no me bastaba con la lluvia


martes, 21 de octubre de 2014

Extranjera

Vivian Maier New York
(Woman Sitting on Ground), ca. 1951-55.
Silver gelatin print, printed before 1970



Dentro de esta noche hay una sombra. Se pasea por las vías de una montaña rusa apagada en una noche de lluvia. Aterra más el vértigo que el óxido a esta sombra negra.

He vuelto al lugar de mi infancia y hay tierra por todos los caminos que anduvimos. Mi hogar es una cabaña ajena. Una chabola aislada del resto, y me niego.

Me niego a reconocerla como mía. Yo sé que no viví aquí.
Pero me siento parte y siento el vértigo. Tiemblo. 

Soy parte de una tierra que no me reconoce como suya. 

Estoy fuera del círculo. Me rechazan por haber salido. Ni me quieren fuera ni me quieren dentro. Hay tierra por todos los caminos que anduvimos.

Recuerdo una montaña de tierra que estaba lejos. Recuerdo haber paseado hasta ella, y recuerdo haberme sobrecogido ante su enormidad. Pero ahora bastan cuatro pasos desde mi cabaña para llegar a ella.

Puedo verlo todo desde mi casa.

Bastan cuatro pasos para ver que es ridícula. Apenas un montón de tierra. 

Quiero llorar ante este mundo tan pequeño que me rechaza.

Que no me quiere dentro pero que no soporta verme fuera. 

He salido del círculo, y ahora soy una sombra. Camino por los raíles de una montaña rusa apagada.
La maquinaria es más peligrosa cuando no está en funcionamiento. Estamos pendientes del desliz en un campo de monstruos en letargo. Te sujetas a mí. Si caes, caeré contigo, y acepto el reto.

Confío en mí porque soy fuerte. Porque estoy fuera del círculo. 

Esta muerte me ha traído a la niñez, y soy la única que se ha hecho grande en un campo de tierra en miniatura. 

Me abrazo a un hombre que me reconoce, aunque yo no lo recuerdo. Dice haber sido mi maestro en la escuela, y acepto el reto.

Este abrazo al final de la noche, 
agarrarme a lo desconocido para no caer,

será lo único que me mantenga con vida hasta mañana.


Cadáver Exquisito en Casa Deliciosa. II

Big Girls Don't Cry by The Four Seasons on Grooveshark



Amor... ¿no es algo fantástico? Encontrarte a esa persona que te provoca un cosquilleo en el estómago incontrolable...
que te den ganas de tirarla en la cama y comerle

la vida de principio a fin, mientras me miras como si el mundo fuese a acabarse en este instante

de agua... porque el agua fluye, porque se adapta, se quiere, se siente y sigue siendo ella misma a pesar de los besos

los cuales, según relatan los primeros crinistas europeos en América, provocaban asco y terror entre las primeras mujeres indígenas que fueron violadas por los conquistadores. Beso se dice "osculum" en latín

es una lengua muerta, tan muerta como el destino de un caracol en un espejo donde el cochino...

está tan a gusto en el charco. Porque sí, hay que disfrutar. Y todo lo contrario. Se me fue. Y ya no hay vuelta atrás. Me duele la garganta, pero no pasa nada

el equipo que quiero para espacio
somos socios del mismo soliloquio
del mismo soliloquio
no somos verde, pero este blues azul
where everything is gotta got you
freedom m
on freedom
gracias por las noches donde las estrellas son más lucíernagas que ellas
y entonces... brillas

cual átomo de hidrógeno fusionándose con otro
para crear una estrella llena de luz

y transportarnos a una serie de los 90's pronto será moda de alta suciedad, tenedlo claro

claro que todo pasa. Está por llegar lo mejor. Escuchamos canciones que dicen que no y que sí, que hay y que no, y que por qué no vamos a llorar. Pero las bailamos, claro porque lo mejor acaba de llegar.

Estoy aquí. Aquí y ahora. Todo rojo, o verde, tal vez. Aquí. Feliz. Tal cual. Yo, tú, nosotros, todos. Todo rojo y verde. Y sonrisas. Y ya.

Y ahora toca el final... y no sé terminar, así que punto y seguido... y seguir chupando pelos del sobaco.


lunes, 20 de octubre de 2014

Cadáver Exquisito en Casa Deliciosa. I





No existe el color más que en tu mente
solo has de pagar para ver

si todas las noches de luna
de risas, de almas,
de compañías inesperadas,
fueran como hoy

que llegamos y todo estaba perdido, y mira, nos encontramos con una fiesta en el salón

zapatos bajo la mesa, un escándalo de nive-ternura, pizzas trasnochadas, lo trivial, las golosinas

dulces que traen recuerdos de la infancia, horas de recreo y los amigos pasados

el pasado es este presente riéndose...
nos ha pasado esto
este es el prinicpio
de un final filo
de la verdad
dibujamos el amor
y ojalá
comprendiésemos la cuarta dimensión
love
hello
we want
more

of blue skies, full of stars. Las estrellas. Me dijo el sabio de mirar a as estrellas. Paso

de todos los clítoris sin sentido donde la geometría es inexistente poniéndome muy nervioso

eso mismo es lo que más me jodía al comerla cuando era pequeño: los nevios. La carne me daba asco por los nervios. Hay ello algo de profundamente simbólico-ritual: comerte los nervios, devorarlos a ellos, quizá para que ellos no te devoren a ti. Todo puede acabar en sobredosis

de luz, sobredosis de calor, de viento rejuvenecedor, de alegría. Y sentir desde dentro que la felicidad es el camino, no la meta, y sonreír

el momento sin importarte el cómo ni el porqué. Disfrútalo

porque nunca volverás a disfrutar de unos pelos de sobaco tan sobrosos como este día.



Entradas y Comentarios