domingo, 4 de octubre de 2020

Lectura en la presentación de "Guerreras vol. II"




Lectura en la presentación del libro Guerreras vol. II. 

La Gota de Leche. Logroño. 3/10/20



Dama del corazón más grande,

me diste la palabra,

me diste la palabra.

Tomo

            tomo

                        tomo una palabra

                                               como quien toma un bocado pequeño

            y no muerde:

espera

            que se deshaga en la boca

                        el pedazo de carne

el pedazo

            minúsculo

la sílaba

-       Pausa

-       La palabra se deshace así

en mordiscos pequeños:

pa-la-bra.

Tomo esa forma.

Tomo esa forma que nace en mi boca:

el golpe

en mi paladar:

            pa-la-dar

y lo saboreo

como quien bebe a sorbos pequeños

            el vino

            la sangre

            el cuerpo

me abre a la libertad con un golpe rápido en los labios: pa

acaricia el paladar así la lengua: la

y la boca juega entera al final: bra.

Algo tan físico, pienso,

no es obra de un dios.

 

Una mujer cantó a una diosa. Otra, fue desposeída de su nombre.

 

Un nombre no se pierde. Un nombre se borra.

Qué trampa tan dulce: dejar de existir como mujer. Ser recordada como diosa.

 

Pero es tan fácil dejar de creer.

Es tan fácil negar la existencia de un dios.

Qué trampa tan dulce. Esta inmortalidad que la Historia te ha dado, ha negado tu existencia

y la de todas las mujeres.

 

Dama del corazón más grande, Ehneduanna.

Dices: yo

Dices: yo soy

No “me llamo”, no “mi nombre es”

No:

Dices: yo soy mi nombre.

 

Te pronuncio: Enheduanna.

Pronuncio:

Cuneiforme

Arcadia

Raíz

Mujer

Eterna

Nido

Trazo

Alfabeto

Pronuncio la palabra recordada, Carmenta, diosa del parto y la profecía.

Pronuncio la palabra silenciada, el nombre: Nicóstrata, mujer, creadora.

Escribo 

para que trascienda tu palabra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios