jueves, 12 de julio de 2007

envidia, celos y otras tonterías a las 3:16h





El deseo despierta el ansia de poseer, y esto despierta el instinto asesino.



Primavera, verano, otoño, invierno y primavera.







Hoy me despertó una imagen absurda. Sólo veo, sólo veo imágenes absurdas.





Hoy me despertó un sueño.



Un sueño absurdo; sólo sueño estupideces.





Quien quiera venir a tirarme piedras que me espere aquí, detrás de la carretera. Quien quiera recordarme quién es mi peor enemigo, que me espere... sentado aquí.





Siéntate aquí, detrás de la carretera que dibuja mi columna vertebral, y susúrrame que no tengo motivos para el odio ni la envidia.



Y que los celos son un invento de la iglesia católica, para tener a las mujeres amargadas en casa preocupadas sólo en ser las mejores. Una alternativa, la mejor elección.







Caminar despacio.



Clávame cuchillos en los ojos.



Otro éxito de los 40, risas, niñas maquilladas para ir a las rebajas.





Aburrimiento o sonrisas.



Risas aburridas.



Pedofilia en conserva, manos limpias, pelo blanco.



Difuminando caminos en el resto de estampas, de la virgen, de santos.



De niños que lloran en la puerta del Kikos.





Pude haber extendido la pasión casi hasta alcanzar los miles de kilómetros que componen mi imaginación.



Pude haber seguido el camino corto, el fácil. Como siempre, como antes. Pude haber abolido la libertad de expresión de un corazón, en lugar de soñar con el lobo cada vez que recuerdo que no duermo contigo.





Y debería dejar esta costumbre tonta de escribir, tan sentimental. Y, no, ni sí ni no.



¿Que no me lee nadie? Ese nadie no soy yo.



Ni sí, ni no. Ni no, ni sí.





Son las tres, es lunes... no, ya es martes.



Otra aspirina....

5 comentarios:

  1. Ahora no puedo comentarte pero te prometo que luego, cuando encuentre el modo de hacerlo, lo are. :)

    ResponderEliminar
  2. Vaya, creí que nos tendrías en ascuas todo el verano hasta octubre, pero me alegro de leerte en este día.
    Sobre la entrada, los sueños son la base del surrealismo, no importa si son absurdos o si son lógicos, son maravillosos, es más, lo mejor que tienen es que no tienen ni pies ni cabeza. ¿Por qué todo tiene que ser lógico o tener medida? Son pequeños engendros de nuestra mente, bellos abortos involuntarios que a veces nos gritan desde dentro lo que queremos o lo que somos.
    A menos que se transformen en pesadillas y terrores, yo me qudo con todos

    ResponderEliminar
  3. No mencionaste como te fué en las vacaciones....ni si te trataron como te lo mereces..
    Besos por todas partes..
    y la próxima vez sueña algo humedo y bonito...
    Amly

    ResponderEliminar
  4. sinceramente,
    cada día te superas a tí misma en esto de escribir...
    eso es bueno, aunque a veces duela contar tanta verdad interior...

    saludos neurótikos,
    Vara

    ResponderEliminar
  5. ...qué bueno que solo sean pesadillas...

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios