sábado, 15 de marzo de 2008

Pequeño Mordisco

Lo único que sabía es que se había ido por un camino que no fue el de las baldosas amarillas. El parqué viejo, reseco, roído por carcoma y semen.

Las lágrimas de un tiempo que no podía volver, la melancolía como sarro entre los dientes, alicatada en la mente.

Copas de coñac, pestañas con rimel azul y la represión del deseo. Abstemia comprimida. Placebo para idiotas.

8 comentarios:

  1. suerte con el trabajo,de las casualidades nos salvamos nosotros,estos dias le echaré un ojo a mulholland drive,que has mencionado por aquí en algún lado,veremos qué tal,que marche.

    ResponderEliminar
  2. Aún no tengo muy claro cómo he llegado a este blog...pero me ha encantado el "Pequeño mordisco".


    Espero no olvidarme del complicado nombre de tu blog para visitarlo más :)

    ResponderEliminar
  3. No te muerdas el labio inferior... Salvo que te lo estes pasando bien...

    ResponderEliminar
  4. Mal despertar...

    Encantada de cruzarme contigo!

    ResponderEliminar
  5. Jo!
    Cuantas ganas de re-engancharme a mi rutina blogera Pero es que con tanto trabajo, llevo unos meses de infarto.

    Aún así un placer pasar por aquí, y poder visitarte, leerte y saludarte.

    En un par de meses se acabará el estrés y podré volver a pasearme por mis blogs amigos favoritos.

    Un abrazo y cuídate.

    Alberto.

    ResponderEliminar
  6. Ya comenté antes...
    Pero...
    Me pone esta entrada! jajaja

    Oye!
    A ti te gustaria la serie Dexter...
    Consiguela...

    Besito fugaz y carmesí!

    ResponderEliminar
  7. Y este mordisco, también fue en un domingo??

    Muy bueno, me gustan los sentimientos comprimidos, que explotan al ser leídos, que reflejan la melancolía personal...

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios