domingo, 8 de abril de 2012

la dedicatoria



Por qué me fui de la escena del crimen
sin dejar rastro quién era yo para
abandonarte quién era yo para
merecer este papel en tu vida
quién era yo y cuántas más hay ahora
con mi nombre en Internet tantas con mi
nombre y ninguna como yo que te
conozcan. Quién eras tú para querer-
me. Quién eras tú para inmortalizar
y relegar mi imagen a tu historia.
Quién eras tú más que yo para darme
un trozo de tu vida qué vida es
aquella que tuve ninguna para
que tú no pudieras formar parte quién
era yo y qué vida era mi vida
un punto en la nada mi vida un
párrafo una descripción superficial
tu breve y único amor verdadero,
la dedicatoria. 





Elisabeth Craig era la bailarina americana, nacida en 1902, que Céline había conocido en Ginebra, a finales de 1926 o comienzos de 1927, y con la que vivió en París de 1927 a 1933, en una relación muy libre, interrumpida por las estancias de Elisabeth en los Estados Unidos. Henri Mahé la describe así: «Grandes ojos verde cobalto [...]. Naricilla fina... Una boca rectangular y sensual [...]. Largos cabellos dorados tirando a rojizos en bucles hasta los hombros» (La Brinquebale avec Céline.) 

En una de las primeras entrevistas después de la publicación de Viaje al fin de la noche, Céline la cita como uno de sus tres maestros: «[...] una bailarina americana que me ha enseñado todo lo relativo al ritmo, la música y el movimiento» (entrevista con M.Bromberger, Cahiers Céline, I, págs. 31-32).

En junio de 1933, Elisabeth se marchó a los Estados Unidos, temporalmente, pensaba Céline, pero aquella vez no regresó y él aprovechó su viaje a los Estados Unidos en el verano de 1934 para ir a Los Ángeles a intentar convencerla de que volviera a Francia. Pero Elisabeth había decidido romper. Céline siempre recordó aquel último encuentro, sobre el que carecemos de información segura, como una pesadilla. No cabe duda de que Elisabeth fue la mujer a la que se sintió más unido y que desempeñó, más que ninguna otra, un papel en su vida.

Extraído de la edición de Viaje al fin de la noche traducida por Carlos Manzano (Edhasa, 1994). Si tienes retinas a prueba de balas, puedes leer la novela clicando here

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios