lunes, 2 de abril de 2012

Through the Roof & Underground. Parte 4

o la imposibilidad de escapar de la esencia implícita del ser. o sea, que aunque la mona se vista de seda: de la facultad de filosofía y letras al micro abierto entre cervezas.


Seguimos con la historia, queridos.


Como ya habíamos visto en el capítulo anterior, Óscar me hizo el grandísimo favor de fotocopiar ejemplares del -hasta el momento- último número de La Fanzine por la mana y, por otro lado, que los medios de comunicación se pusieron cachondos ante la presencia de Mallo por la tarde. 

Bien, pues he aquí La Fanzine elegantemente distribuida por Valladolid:

By Óscar R. Cardeñosa
By Óscar R. Cardeñosa


En un tablón de la Facultad.
Por moi.
En el revistero de La Curva.
Por moi.











































Por otro lado, el resultado de tanto despliegue de medios durante la presentación de Mallo, podéis videarlo here, gracias a la ayuda instimable de Óscar para extraer vídeos del Informativo Universiatario de la Uva:



video




 Y llegamos señoras y señores al final de PoeXXI@ (anteriormente conocido como Versátil.es), con la presentación de la plaquette #4 de COLMO Colectivo: AdultEros, escrita por Eva Villavieja y David Refoyo, con prólogo de Alberto Santamaría.


Eva Villavieja es integrante de Colmo, aunque actualmente pertenece a ese grupo de colmos exiliados -entre los que me encuentro- pues se encuentra en Riga ejerciendo de profesora de español.
Eva escribe eso que algunos llaman poesía en prosa y otros prosa poética, y se mueve entre lo siniestro y lo cotidiano. Puedes (y debes) leerla en su blog La dama atómica. 
Como dice Alberto Santamaría en el prólogo, AdultEros es la búsqueda de algo que aún permanece en lo oscuro pero sentimos cercano.
La parte de Eva en esta plaquette lleva por título Cuerpos extraños y trae joyas como estas:

 

La parte de Refoyo, Oxígeno 8, se compone de tres poemas largos cargados de referencias (de Kurt Cobain a Los Suaves pasando por House y Babelia, El País) que nos hablan del tiempo (el presente en su superficie // un viaje espacial y poético hacia la propia muerte del poema, dice Santamaría en el prólogo) y la carne.

Elijo fragmento del primero:

He violado el ramadán constantemente
y no me siento culpable sino del sueño,
del desvanecimiento absoluto, piedra a piedra,
de una cobardía berlinesa que ni Lou Reed es capaz de expresar.

Guitarras o asfalto. Electrónica o speed.
Otra capa de tinte.

Trato de ocultar la soledad, porque la muerte
es un ejercicio solitario,
como la masturbación o el rezo,
112 sentidos que ofrecer a esta visita,
el informe,
analítica y procesos de urgencia cuidados al detalle,
con absoluta precisión quirúrgica:

Sinónimos caleidoscópicos.

sutura - amnesia - fiebre - vejez
- muerte.

La presentación fue cuanto menos emotiva. Por un lado, porque se trataba de la despedida hasta el próximo año de este Festival. Por otro, porque Eva no nos pudo acompañar, aunque nos hizo llegar su voz desde Riga, de modo que pudimos disfrutar de su lectura.
Solo ante el peligro, David leyó sus poemas 1 y 3, disfrutamos, aplaudimos, y nos dimos a las cervezas.

Las plaquettes están a la venta en los locales de nuestros patrocinadores: Bar La Curva (c/José María Lacort, 28), Bodeguilla Guajira (c/Estación, 69) y Condonería Goma3 (c/Núñez de Arce, 13).


Tras la plaquette, Dani Duque y Fernando Faura, de La Linga, presentaron su disco Canciones atraversadas, del que ya hablé en la primera parte de esta megaentrada de la vida. 


En definitiva, gente
que este Festival de la Palabra ha sido muy especial, no sólo por haberlo vivido como poeta (quién me lo iba a decir a mí hace cuatro años, cuando me acerqué por primera vez a Versátil.es), si no porque ha supuesto el comienzo y el final de algo muy grande, y se ha alimentado de reencuentros y de ausencias. 

<3

 Al día siguiente (23 de Marzo), con la resaca emocional y cervecera que me dejó el Festival y las últimas en el Elfos con La Linga respectivamente, Óscar y yo preparamos el macuto y nos dispusimos a viajar con nuestra compañía de autobuses favorita hacia la capital del Estado español. 

En Madrid nos esperaban Dani y Alba, unos amigos de Óscar (y míos por extensión, ya que me pongo) que nos prestaron un pedacito de su casa para pasar la noche en la capi.

Gracias!

Pero ¿Qué coño se nos perdió en Madrid?
Pues resulta que la editorial Origami (que, por cierto, hoy cumple un año, ¡felicidades!), con sede en Jerez (y olé) se daba a conocer esa noche en la capi, y para tal evento contaba con la presencia de varios de sus autores entre los que, claro, me encuentro yo. Por otro lado, Óscar también es parte de la editorial, pues ha colaborado en la realización de varias de sus portadas (por ejemplo, la fotografía y la silueta de la portada de la segunda edición de La Involución Cítrica son suyas; así como las de Te escribiré una novela, de Barrueco; Vivimos encerrados en burbujas transparentes de Jorge Barco, etc.) Es decir: Que PoeXXI@ había terminado, pero no así nuestra semana poética.


Quiso el niño Dios que no supiera qué ponerme y que Alba me prestara uno de sus vestidos góticololitos para la ocasión. Esto me hizo volver a la adolescencia y fui feliz porque por la calle nadie me miraba raro como sí lo hicieran las viejas cuando salía en mis años mozos por Logroño. Y que viva la urbe.

El bar: una pocholada del copón, bohemio cabaretero, y la gente: bien maja y linda y a la que tenía muchas ganas de volver a, en algunos casos, y ver, a secas, por fin, en otros. 

Con Alberto Masa
Foto de Óscar R. Cardeñosa
Con alba, dani, óscar y marcos.
¡Mil gracias por venir!
Por Carmen Lafuente.

Antonio Díez y Naveiras por Carmen Lafuente
Barrueco y Esteban Gutiérrez Gómez
por Óscar R. Cardeñosa.


Por Carmen Lafuente

Óscar R. Cardeñosa por Carmen Lafuente

La gran baja de la noche: David González. Una verdadera lastima, porque siempre es un placer verle/escucharle recitar.
La gran sorpresa de la noche: El domador de medusas. Tocaron entre poeta y poeta, amenizando la velada, con mucha gracia andaluza (y olé) y mucha mucha calidad. 

Puede usted clicar para el escuche:



 Así pues estuvimos:

 Marwan, autor de La triste historia de tu cuerpo sobre el mío, que llegó, leyó y se fue porque tenía otro sarao con Aute en otro sitio.

by Óscar R. Cardeñosa


Diego Ojeda, autor de A pesar de los aviones:

by Óscar R. Cardeñosa



Pepe Pereza, que nos habló de su libro de relatos Relatos del humo (y hachís) y leyó un fragmento de la obra.

by Óscar R. Cardeñosa


José Angel Barrueco, también como narrador, habló de su libro Te escribiré una novela y leyó un fragmento de la novela.

by Óscar R. Cardeñosa


Jorge Barco, autor de Vivimos encerrados en burbujas transparentes:

by Óscar R. Cardeñosa

Antonio Huerta, editor jefe y maestro de ceremonias:

by Óscar R. Cardeñosa


Y, por último, como así lo decidieron, yo, vuestra idolatrada bloggera dicharachera:

by Óscar R. Cardeñosa


Salí tan embalada al estrado que tiré a mi paso un vaso de cerveza. Me puse ante el micro, pedí perdón a los damnificados, di gracias a Origami y
me di cuenta, mientras leía, de que me cuesta meterme ya en los textos que componen este libro. Parece que han pasado siglos desde que los escribiera y que ni siquiera los he escrito yo. 
Hubo quien me dijo que le había gustado mi lectura (de hecho, Alba me dijo que lo había hecho mejor que el año pasado en los Diablos Azules), pero también hubo quien me dijo que, literalmente, había escupido los poemas. 
Es curioso, que pese a haber leído en un escenario que me conozco bien, como es el micro en bar entre cervezas, me sintiera menos cómoda que días antes en PoeXXI@, en un contexto que me era hostil (dije en la segunda parte de esta entrada que hacía tiempo que venía experimentando la sensación de que la facultad me escupía - de nuevo, escupir), entre un público que no aplaude hasta el final completo de la intervención, que guarda silencio y escucha y mira atento (o lo disimula mejor que el público de bar). Es curioso, que aun así, me sintiera tan desarropada leyendo Subalterna (Pubertad), 240 y De versos con limón para calmar este calor meloso. Pero es que, ¿dónde quedó la Adriana que escribió esos textos? 240 es de 2007 y los otros dos de 2008. Ya no siento lo que sentí cuando los escribí, ¿cómo transmitirlo en voz alta? Son textos ya relegados al silencio: a la lectura en silencio, supongo, a la lectura del lector que no he de ser yo y que sea él quien sienta, lo que tenga que sentir.

Mis zapatos, rocíados de cerveza.
C
armen Lafuente



Tras las lecturas, los jefes de Origami Antonio Huerta y Ana Patricia Moya sortearon un lote de libros de la editorial. 

El 5! El 2! El 52!!
by Óscar R. Cardeñosa
"Deja de chupar micro y dame mis libros"
by Óscar R. Cardeñosa




























Y después de todo este despliegue de medios, como es natural, tocaba el momento típico de fotocol:



by Óscar R. Cardeñosa


by Óscar R. Cardeñosa
by Óscar R. Cardeñosa
  


























Como estaba en mi nube de nervios y cerves, no me dí cuenta de toda la gente conocida del FeisBuc que pululaba por allí, como David Escudero y la propia Carmen Lafuente, que hizo un reportaje fotográfico del copón y ni siquiera me percaté de su presencia. 
Estamos todos locos.
Pero quisiera dar las gracias a todos los presentes. Me alegró mucho volver a ver a Marcos (otro Colmillo en el exilio), a Rafa Carrasco, que me lee desde hace mucho y me ayudó a seleccionar textos para Engaño Progresivo  y a Aarón García Peña, que consiguió hacer un trueque con Origami de mi libro por su Dios y sus cómplices, poemario que me sirvió como lectura de viaje para el regreso a Bayreuth y del que rescato un verso que nomino como cita de apertura para el ya mencionado Engaño Progresivo
Cualquier engaño es bueno si no aburre.


En definitiva, que pese a todos mis nervios e inseguridades ante el micro y ante mis poemas antiguos, fue una noche mágica. Corrijo: fue una semana mágica. :)


En la entrada del Volta a la salida de.
By Óscar R. Cardeñosa




Y al día siguiente, se nos van los minutos al sol de mediodía en una terraza y nos toca correr tras el metro y sufrir
por los minutos que transcurren
el tiempo que se va y no vuelve y el autobús que posiblemente perdamos. 
Corremos
se nos va el aire y en el último minuto pillamos la puerta abierta y al conductor y oh!
tomamos aire en nuestros asientos numerados y nos vamos 
juntitos, amor
a pasar mis últimos días en Espa en Logroño.

Te quiero, love. 




También me tocará correr el 27, por el retraso del Alsa, por la T4 en busca de mi puerta de embarque. Afortunadamente, Iberia no decepciona y llega con retraso. Llego a Frankfurt sobre las doce menos cuarto y me toca correr a por mi tren, y empieza la locura:


O, en otras palabras: 






Fiesta.

 Y entonces, me veo volviendo a la soledad de mi miniaparta, al anonimato, a la rutina. 




la celda que me tengo preparada
cubrirá todas mis necesidades
pero tendrá una gran ventana
por donde asomarme a todo aquello
de lo que carezco.    








Pausa es una localidad alemana entre Gera y Hof. :)


Ver mapa más grande 

2 comentarios:

  1. qué buena estás en ese vestido, adri.

    :)

    mañana leo la segunda parte, que no puedo con los ojos.

    taconazos <3

    ResponderEliminar
  2. Gracias Adri.Lo has contado muy bien.
    Desde Riga con amor.

    Pd: Siento lo de tus zapatos sucios.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios