viernes, 25 de julio de 2014

OBITUARIO. ADRIANA BAÑARES CAMACHO (1988-2014)




Hola, soy Adriana y estoy muerta. Era algo que me temía, la verdad. Por eso siempre traté de hacer cosas, para mantenerme con. Así, con veintiséis años, ya tenía varios libros publicados. Todos mediocres, claro, pero servían como modo de perpetuar. Poesía en prosa o prosa poética, sobre todo. Y una novela a los diecisiete —ahí la pretensión adolescente, qué patética— de la cual avergonzarme toda la vida. Mis amigos no me recordarán porque me dediqué a perderlos. A veces fantaseaba con esto. Con estar muerta, me refiero. Cuando tenía amigos pero dudaba de ellos, pensaba qué podrían decir de mí cuando yo estuviera muerta. Era increíble, fascinante, me decía yo en boca de mis amistades póstumas. Luego pensaba, con falsa modestia, era difícil. Pero ahora, a la hora de la verdad, nadie ha dicho nada. No hay homenajes en las ciudades donde viví. No han cambiado la plaza Zorrilla de Valladolid por la plaza Bañares, ni la del poeta Jean Paul en Bayreuth por Adriana baden. No, qué va. Nada de nada. Quedan unos cinco libros publicados con una proyección ínfima, y algún poemario más flotando en alguna plataforma de Internet.

Un blog estancado, sin comentarios ya, porque muerto el blogger se acabó el feedback, y una fiesta de felicitaciones vacías en mi muro de Facebook. Bromea alguno con la idea de que vaya a morir a los 27, sin saber que también quedé a las puertas de ese club.


Cerrar sesión.  

15 comentarios:

  1. Esperemos que haya dejado sus bienes a los ganadores del concurso. Si no es así auguro una larga batalla judicial entre familiares, acreedores y concursantes.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez no cambien el nombre a ninguna plaza o monumento, pero yo creo que gracias a esos libros de "ínfima proyección" muchos han usado lo que pasaba por la cabeza de Bañares en esos momentos como idea inspiradora.

    Nunca se sabe a quién llega lo que se escribe :-) ni lo que va a hacer con ello, para bien o para mal.

    Y déjate de chorripolleces, estás muy viva, ¡y que siga siendo así por mucho tiempo!

    ResponderEliminar
  3. Una pena. Me hubiese gustado poder leerla más.

    ResponderEliminar
  4. Cadáver exquisito, sin duda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Demando que resucites. Ya pasaron mas de tres dias.

    ResponderEliminar
  6. Alucinada me he quedado, enhorabuena por esa capacidad! P.D. Una nueva seguidora! Patricia Merino López

    ResponderEliminar
  7. Pues yo creo que aunque murieses ahora tendrías que estar orgullosa de la vida que has vivido (desde donde fuera). Según lo que he podido leerte, has dedicado gran parte del tiempo de tu vida a lo que más te apasiona. Eso sí que es echarle un par. A los nombres de las plazas que les den...

    Saludos.

    Un chico que piensa grabar tu blog en un DVD por si algún día lo chapan (dios no quiera xD).


    ResponderEliminar
  8. hola! hace un año me matriculé en un curso de Tanatoestética de la Laboral. Para obtener el título debo realizar las prácticas siguiendo el modelo de la campana de Huesca. He pensado que tú podías ser la más indicada para iniciar el proyecto. Soy bastante delicado y tengo buen gusto. Ya dirás cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pero creo que la decapitación no me sienta muy bien. :)

      Eliminar
  9. y eso que todavía no te duelen los huesos cuando te levantas de un sillón bajo

    ResponderEliminar
  10. Es curioso como nos encontramos con pensamientos que se repiten en el tiempo, pensamientos que te asustan pensando lo hermosamente raro que eres y en cualquier momento te lo encuentras frente a frente como en este post.
    Ahora ya mas mayor, sigo pensando lo mismo aunque mas veces.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios