miércoles, 7 de abril de 2010

100 años de Miguel Hernández en un Día



Tu corazón, una naranja helada
con un dentro sin luz de dulce miera
y una porosa vista de oro: un fuera
venturas prometiendo a la mirada.


Mi corazón, una febril granada
de agrupado rubor y abierta cera,
que sus tiernos collares te ofreciera
con una obstinación enamorada.


¡Ay, qué acometimiento de quebranto
ir a tu corazón y hallar un hielo
de irreductible y pavorosa nieve!


Por los alrededores de mi llanto
un pañuelo sediento va de vuelo
con la esperanza de que en él lo abreve.




Miguel Hernández

3 comentarios:

  1. Se agradece el aviso. Disfrútalo mucho Adri, que creo que tú sí puedes ir.

    ResponderEliminar
  2. interesante, yo te invito a esto, para que recites http://www.crocotube.com/videos/hot-guys-humping-hard/

    ResponderEliminar
  3. ¡Menuda casualidad encontrarte ahí!

    Un saludo, filósofa

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios