miércoles, 3 de septiembre de 2014

No Longer Stocked

Antes de leer, joven lector, sepa que acabo de hablar con Origami y ya hemos roto definitivamente nuestra relación de manera cordial. 

Los derechos de edición de mis libros son míos (aunque seguimos sin firmar ningún contrato, queda dicho de palabra y vuelvo a confiar), así que podré editarlos de nuevo como y con quien quiera publicarlos (incluido Erosionados). Por otro lado, también hemos hablado del tema económico y ya nadie debe dinero a nadie. Yo me quedo con la liquidación de los libros de la editorial Origami que vendí en La Plaquette, y cada uno por su lado.

También me ha dicho que no soy ningún premio Loewe para que me ponga tan exigente y que ninguna editorial apostará por mí como lo ha hecho Origami, y como eso me ha tocado un poco las pelotas, he decidido publicar esta entrada que escribí hace unas horas. Disfruten.




Hace un calor mortal. Estoy escuchando Something Is Happening de Herman's Hermits y cantándola mientras escribo (why ai ai ai). 

Así están los ánimos por Vara de Rey. Con un calor mortal y dos entrevistas de trabajo en lo que va de semana. La Fanzine on fire, encargos de corrección y todos mis libros de Origami descatalogados. Como veis, desde que eliminé mi cuenta de Facebook, he estado bastante entretenida. 

Un momento, un momento, ¿has dicho descatalogados

why ai ai ai


Pues sí, señoras y señores. Podéis entrar en la web de la editorial y buscar mis libros para daros cuenta de que no están. 

Pero bueno, no vamos a empezar a escribir una entrada así, ¿no? Con el buen rollito que nos estábamos trayendo. Pongamos en modo bucle la canción para no perder la alegría ni el compás.



La de la izquierda se parece peligrosamente a mí,
pero os juro que la he sacado de Google y NO, no soy yo. 




Para hablar de mi vida con la editorial Origami no sé muy bien por dónde debería empezar. Igual hago antes redactando una lista con todas las chapuzas que han rodeado mi vida editorial. 



1. Los contratos que nunca llegamos a firmar





Confié. Primero publicamos. Envíame tu texto, ve a ver a Julia y que te haga unas fotos para la portada, y luego ya te envío el contrato y tal.

Durante todos estos años, solo he firmado un contrato: el de la primera edición de La involución cítrica

Después salió la segunda edición, pero no recibí contrato. Ya te lo enviaré. Y aquí sigo esperando.

Un año después, le comenté la situación de mi poemario Ánima esquiva. La situación ya la he comentado alguna vez en este blog, pero vuelvo a repetirlo, por qué no: Ánima esquiva resultó finalista del I Premio Eclipsados en el año 2010 y el editor de Eclipsados me aseguró que iba a publicar el libro. De hecho, hicimos varias revisiones del manuscrito y todo parecía ir viento en popa. Sin embargo, el tiempo fue pasando y la cosa se retrasó por encima de mi paciencia. 

Así que Origami me ofreció la posibilidad de publicarlo. Lo hablamos en febrero (2013) y Origami se comprometió (y cumplió) a publicarlo en abril. Como veis, fue algo muy rápido. Origami me dijo que fuera a León para que Julia D. Velázquez me hiciera las fotos para la portada de Ánima, la solapa y la portada de la antología de poesía erótica que estaba coordinando para Origami: Erosionados. Me dijo que el viaje a León me lo pagaría la editorial, así que acepté encantada, ya que mi mayor problema es siempre el dinero (o, mejor dicho, la ausencia de él). 

Pero me estoy yendo por las ramas: el tema, los contratos.

No recibí nunca el contrato de edición de Ánima y aun así en septiembre de 2013 salió una segunda edición. Por supuesto, tampoco llegó a enviarme el contrato de esa nueva edición. Ya te los enviaré, ya te los enviaré, y aquí sigo esperando.

En octubre de 2013 salió Erosionados y, por supuesto, tampoco recibí contrato alguno, ni mucho menos los autores que participan en la antología. 



2. El gasto absurdo de dinero que hice presentando Ánima esquiva




Origami me aseguró que todos los viajes que hiciera para presentar el libro, así como el viaje a León para la sesión de fotos con Julia, los pagaría la editorial.

Os voy a desglosar la pasta que me dejé:

- LEÓN. Autobús (ida y vuelta en el día): 37.51€

- BARCELONA. Presentación del libro con el Prostíbulo Poético.
  Autobús: 57.51€
  Hostel: 33.90€

- ZARAGOZA. Presentación en el Pequeño Teatro de los Libros con el editor de Eclipsados.
  Tren: 30,35€

- SANTANDER. Presentación en Librería Gil.
  Autobús: 34,94€
  Hostal: 45,00€

- MADRID. Presentación en el bar Bella Ciao y firma de ejemplares en la Feria del Libro, en abril y junio respectivamente.
  Autobús: 34,62 + 34,62= 69,24€ 

- VALENCIA. Lectura en las jornadas "Otra Poesía" en la Biblioteca de Valencia y presentación de Ánima Esquiva en el restaurante Chez Lyon. 
   Autobús: 52,08€
   Hostal (2 noches):  25,52 + 40,00= 65,52€

- VALLADOLID. Presentación en la librería A Pie de Página y lectura con Susurros a Pleno Pulmón en La Curva (bar)
  Autobús: 33,46€
  Alojamiento: Afortunadamente, cuento con amigos en Valladolid.

Total: 459,51€ (Sin contar otros gastos como los billetes de metro y las comidas).


Origami no se hizo cargo de estos viajes. En su lugar, me ofreció la posibilidad de quedarme con todos los beneficios de las ventas que hiciera en cada una de estas presentaciones. Evidente y lógicamente, esto excluía las ventas de las presentaciones que hice en librerías. 

A la presentación en Bella Ciao apenas vino alguien. No sé si llegué a vender 2 libros. En el Prostíbulo Poético la cosa fue mejor, pero hablamos de 10 libros como mucho. En el Chez Lyon la cosa fue bien. Vendí los 10 ejemplares que recibieron esa misma mañana. Origami no se caracteriza por ser previsor y ambos, tanto el dueño del restaurante como yo, temíamos tener que hacer una presentación del libro sin libro. En Valladolid pude vender un par en la lectura en La Curva, lo que me sirvió una regañina de Origami por haber quitado clientes a la librería que me había acogido antes. Me siento muy avergonzada por ello, porque a A Pie de Página le tengo muchísimo que agradecer, pero necesitaba cubrir gastos. 

En total, hablamos de unos 24 libros vendidos, a 10€/ejemplar: 240€. 

¿Sabéis en cuántas de estas presentaciones hubo presencia del editor?

Ninguna.


5. Trabajar gratis. Mi hobby favorito



Aparte de escribir poemas, perder el tiempo en Internet y hablar de mi vida en este blog, me gano la vida como correctora de ortotipografía y de estilo. Para Origami revisé un par de libros. Nunca llegué a cobrar por ellos. 

Aquí podéis ver un mail que escribí en el que claramente me bajo las bragas prácticamente gratis.




6. Erosionados. O, de nuevo: Trabajar gratis. Mi hobby favorito




Como sale mencionado en el pantallazo, es de recibo hablar de todo este tema. 

Lo de Erosionados es de traca. Y la verdad es que es venía avisada, ya que Origami ya había intentando publicar una antología de poesía erótica antes y el proyecto no llegó a salir porque hubo diferencias entre editorial y antóloga. Claro que este tema no me concierne y no me meteré. Hablaré de mi experiencia como antóloga para Origami.

La labor del antólogo es seleccionar a un grupo de poetas, y de esos poetas, sus textos, y si acaso escribir un prólogo. Empecé a trabajar en Erosionados cuando disfrutaba de mi beca Erasmus en Alemania, en 2012. A finales de julio de 2012 el trabajo estaba prácticamente terminado, y Origami me dijo que el libro podría salir a finales de año, así que, para comenzar con la promoción, abrí el blog Erosionados y su página en Facebook. La publicación del libro se fue retrasando y el blog fue tomando una identidad propia. En fin, de esto he hablado mil veces. No nos interesa, la verdad. Vayamos al tema:

Erosionados salió finalmente en octubre de 2013. La editorial me hizo llegar unos sesenta ejemplares y me pidió que me encargara yo de enviar los libros a sus autores. 
Erosionados cuenta en su nómina con 48 autores. A 2€ cada envío, más échale 0'50€ el paquete, os podéis hacer una idea de lo que me tuve que gastar.

Aparte del envío a los autores, también me encargué yo misma de enviar ejemplares a la prensa: a Radio 3, a El Mundo, a Qué Leer, etc, y como obsequio a gente que me apoyó con el proyecto, como la escritora Valérie Tasso. 

Los libros los envié poco a poco porque por aquel entonces estaba tramitando la apertura de mi librería (La Plaquette) y andaba fatal de pasta. Se lo hice saber a Origami, y él me dijo que no me preocupara, que del resto de envíos se encargaría él. Evidentemente, no se encargó. Los autores seguían escribiéndome para preguntarme cuándo recibirían su ejemplar. Al final, me encargué yo de todos los envíos. A algunos autores tuve la suerte de poder darles el ejemplar en mano, eso sí. Uf.

Por otro lado, en mi afán por darle difusión al libro, también contraté un servicio premium o como se llame de Facebook. Vamos, que yo pagué por la página de Erosionados en Facebook. 

Y un viaje más que también me dijo que me iría a pagar y no: a Madrid para rodar el booktrailer de Erosionados

También concerté dos presentaciones en Madrid para enero. Es decir, que las concerté con dos meses de antelación. Una en La Central de Callao y otra en La Marabunta. 

Lo de La Central fue desesperante porque, a pesar de haber confirmado la fecha con tanta antelación, el día anterior a la presentación aún no había libros en la librería. Ya comentaba antes que Origami no se caracteriza por ser previsor. Sin contar, además, con la cantidad de gente que me ha dicho que no ha podido comprar mis libros porque los piden en sus librerías de confianza y estas nunca los llegan a recibir.

La presentación en La Central fue muy bien, pero con tantos gastos no pude permitirme volver a Madrid para presentarlo en La Marabunta, y de eso también me arrepiento y avergüenzo mucho. No es para menos, ¿en qué cabeza cabe presentar una antología y que no estén presentes ni el editor ni la antóloga?

La primera edición se agotó muy pronto. Algo lógico teniendo en cuenta que Origami había hecho una tirada muy pequeña para un libro de esas características. Me refiero a que no tiene sentido alguno sacar doscientos ejemplares de un libro por el que, de primeras, ya vas a tener que "perder" ejemplares antes de sacarlo a la venta. Repetimos: entregar 48 a los autores y otros tantos a la prensa. Cómo no va a agotarse pronto. 

Así que Origami decidió hacer una segunda edición. Le envié un informe de lectura con anotaciones para corregir las erratas que nos dejamos escapar en la primera. Los autores también me hicieron llegar sus notas (correcciones, cambios en la biografías, etc), y así se lo hice llegar a Origami. 

Un tiempo después, cuando la editorial ya estaba ultimando las cosas para sacar la segunda edición, me envió la tripa del libro para que le echara un último ojo antes de enviarla a imprenta. Sin pensarlo (mea culpa), confiando en que había tomado en cuenta todas las anotaciones y correcciones que le hice llegar, reenvié la tripa también a los autores para que volvieran a echarle un último ojo. Cuál fue mi sorpresa (y vergüenza absoluta) cuando abrí el documento y descubrí que, SORPRESA, Origami no había corregido absolutamente NADA de lo que dije. 

Después de algo así, la decisión parecía clara: no habría segunda edición de Erosionados. No en mi nombre, al menos. 


5. La tirada fallida





Por supuesto, no tengo ni idea de cuántos libros se han vendido de Ánima esquiva. Del mismo modo que no hay contrato de edición, tampoco me llegan informes de las ventas. ¡Y aún hay más!

El primer sinsabor con Ánima llegó pronto. Cuando recibí mis ejemplares, vi que había una errata al final del libro: los agradecimientos, que debían ir en una página aislada al final del libro, aparecían ¡justo debajo del último poema! En vistas de esta errata, y porque había un poema que queria añadir para cerrar el libro, decidimos no distribuir esa tirada.

Pues bien, me he encontrado ejemplares del libro diabólico en tres librerías. Una en Valladolid, otra en Logroño y, la última, hace diez días en Madrid. 





Así que me enfadé y con este poder de la inmediatez que nos dan los smartphones con su conexión a Internet wherever you go, no puedo evitar el calentón y lo subí a Instagram y Facebook. Esto dio lugar a un entretenido hilo de comentarios críticos a Origami por parte de autores de la editorial, otros editores, gente que alguna vez estuvo vinculada a la editorial, etc.  Entre ellos, Pepe Pereza —que publicó con Origami Relatos del humo (y del hachís) en el 2012—, que expresó públicamente su deseo de ser retirado del catálogo de Origami. 


6. Poeta maldita




Como comentaba en el punto anterior, Pepe Pereza expresó públicamente su deseo de ser retirado del catálogo de Origami. Al parecer, Origami extendió este deseo a todos los que de algún modo hemos acabado desencantados con la editorial o, al menos, A MÍ. Porque, como podéis comprobar entrando en la web de Origami, ya no queda rastro de La involución cítrica, ni de Ánima esquiva ni tampoco de Erosionados, claro. 

Ahora, mi duda. Si hay algún abogado (barato) en la sala que pueda asesorarme (o darme un sopapo, que también me estaría bien merecido por tonta), pregunto:

Ahora que mis libros no están en el catálogo de la editorial, ¿es como si no estuvieran publicados? ¿podría publicarlos con otra editorial? ¿puedo acogerme a algo o estoy totalmente desprotegida legalmente por no haber firmado ningún contrato de edición?



¿Soy una poeta maldita en vida?






25 comentarios:

  1. ANTONIO PAGA LA COCA3 de septiembre de 2014, 22:11

    ANTONIO PAGA LA COCA.
    PRIMER AVISO.

    ResponderEliminar
  2. Debe de venir bien que el que se hace llamar editor, sea editor. Bien por ti Awi, ojalá puedas publicar con otros.

    ResponderEliminar
  3. Tú no serás premio Loewe (esto puede cambiar), pero él no es editor (esto seguirá así).

    ResponderEliminar
  4. Da vergüenza ajena lo que ha hecho.
    Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  5. vaya tela, debiste cortar el grifo antes, pero claro, la ilusión de publicar... en fin, un abrazo y a seguir penando.

    ResponderEliminar
  6. me apena lo de Valladolid, con susurros se intenta pagar entre la librería y el bar (antes la curva, ahora desierto rojo) los gastos de hotel y traslado, al menos una de las dos cosas, si no se te pago el billete te aseguro que es porque estábamos convencidos que lo pagaba la editorial, lo siento de veras, un beso

    ResponderEliminar
  7. Lo malo de ser tan poco profesional es la consecuencia que tiene eso para todos. Lo que cuentas es simplemente estafar y ese pavo merece un escrache ya. Ahora bien, creo que deberías preguntarte qué parte tuya necsitaba tan desesperadamente dejarse engañar. El tufo era evidente desde el minuto uno. Hay que salir de la rueda infernal del publica o perece. Nunca a cualquier precio.
    Es ilegal no dar a leer a los autores las galeradas - algo frecuente. Dice el runrún madrileño con gran descojno que la segunda edición de una reciente antología de una cacareada editorial no es tal sino que hubo que tirar a la basura la primera edición ante el mogollón de protestas de los antologados ante los mllones de erratas. Convertir eso en una exitosa segunda edición es toda una acrobacia. Ojo avizor, pues.
    Siento que algún poeta patrio bien considerado siga suicidándose en Origami. Pero... ya somos todos mayorcitos. O no?
    MARISOL

    ResponderEliminar
  8. miércoles, julio 01, 2009
    “La soledad del café” o la introspección como brutal arma literaria. Propuesta de prólogo a la obra de Adriana Bañares.

    Recuerdo a mucha gente a lo largo de mi vida preguntándome por qué soy tan callada
    Awixumayita


    Yo creo que lo importante no es escribir bien, ni dibujar bien, nada de eso, lo importante es crear. ¿Cómo puede merecer la pena una vida sin creación? Tú, además, tienes ese don, ese don de saber escribir, de crear sin dificultad un mundo, una historia... Es un don, Nístrim, sólo un jodido don que no debes desperdiciar.
    Oliver, personaje de La soledad del café


    No deja de resultar curiosa la manera en que esta novela llegó a mi vida. Adriana, su joven autora, -más conocida como Awixumayita-, me pidió a bocajarro si podía hacerle un prólogo de introducción a la segunda edición de “La soledad del café”, que escribió cuando tenía 17 años. La respuesta, evidentemente, fue afirmativa.
    La historia de Nístrim es un viaje iniciático a los infiernos de una madurez precoz de una post-adolescente que se atreve a cuestionar a mi entender la gran pregunta de todo escritor que se precie:

    ¿Es posible una existencia ajena al proceso creativo?

    A partir de ahí, Adriana Bañares tiene la generosa valentía de desnudarse anímicamente para mostrarnos su cerebro por dentro, vacío de cualquier tipo de artificio de cartón-piedra con los que otros disfrazarían su personalidad para proponernos biografías basadas en el autoengaño. Adriana nos deleita con un striptease emocional donde jugamos a confdentes privilegiados de sus dudas y temores existenciales. Es un acto extremo de sinceridad vital y a la par literaria, que es digno de respetar y agradecer en estos tiempos de crisis espiritual y/o económica.
    No es fácil hablar de uno mismo con la frescura y entereza con la que lo hace Adriana a través de su alter ego Nístrim. La autora, de hecho, juega con una ventaja de la que, en ocasiones, ella misma duda, y no es más que la circunstancia de que Adriana es una auténtica escritora de nacimiento. Es por ello, a mi entender, que su vida cotidiana está irremisiblemente ligada, -para bien o para mal-, al acto creativo y eso se hace patente en todos y cada uno de los blogs con los que se muestra al mundo internauta, a un mundo que no acaba de gustarle del todo por lo que de mediocre y de engaño hay en él:

    La niña de las naranjas
    La soledad del café
    La solitaria suicida

    Blogs donde Adriana desarrolla su vida de realidad/ficción al alcance del que quiera leer-escuchar-aprender las propuestas cotidianas de una mujer de 20 años con mucha esencia que ofertar.
    Yo, que suelo ser un tipo orientado a todo lo que huela a underground con cierto toque abyecto, me he emocionado con la búsqueda interior de Nístrim en pos de la propia identidad para darle un sentido a su vida, donde el amor es negado una y otra vez a cambio quizá del don de escribir, un don donde puede proyectar un elevado grado de sufrimiento emocional. Adriana pisa fuerte. Demasiado fuerte para su edad. Adriana es una escritora con los ovarios suficientemente bien puestos como para hacer de la escritura un acto cotidiano e íntimo al mismo tiempo. Y al que no le guste lo que escriba, -la sinceridad extrema suele hacer daño-, que mire hacia otro lado o se haga directamente un harakiri.
    Yo soy de los que van a seguir mirando directamente a los ojos de Adriana/Nístrim para acabar susurrándole:

    “Hazlo, hazlo, por lo que más quieras, escribe,
    Escribe, sigue escribiendo,
    No dejes de escribir jamás”.


    José Manuel Vara
    Badalona, 15 de diciembre del 2008

    HOY, TE SIGO DICIENDO LO MISMO: "No dejes de escribir jamás".

    ResponderEliminar
  9. Hola. Me ha pasado este post mi mujer, que participa en erosionados.
    Flipo. Bueno, ahora me voy al curro (abogado), pero a ver si en cuanto tenga un rato puedo escribirte unas líneas al mail....flipo, digo con estos impresentables...

    ResponderEliminar
  10. No puedo evitar sentir culpa al leer este texto, ya que conociendote un poco creo que, si algo olió a tufo, hubo un momento de no retorno respecto a los autores que ibamos a aparecer en la antología en el que tal vez no quisiste dejarnos sin libro, aunque a ti te estuvieran jodiendo.
    En diseño gráfico hay un dicho por el que no debes hablar mal de antiguos clientes, porque es muy posible que otros clientes no quieran contar contigo por miedo a que les trates igual. También hay otra regla que dice que sin contrato no se trabaja. A mí la única que me ha dado problemas es la segunda, porque al incumplirla te expones a que ciertas personas desalmadas contraten a otras personas para hacer un trabajo con el que contabas, a menudo dejandote a deber dinero.
    De todos modos me quedo con el comentario de Vara, "No dejes de escribir jamás".

    ResponderEliminar
  11. Muchísimas gracias a todos.

    Los que os disculpais o decís sentir parte de culpa. A ver, bobitos, que aquí nadie tiene más culpa que el editor y yo.

    Como bien habéis dicho, las cosas olían mal desde hacía mucho y podía haberlo parado antes.
    Origami da sensación de confianza y amistad , os lo digo completamente en serio. Yo confié plenamente en que Origami me estaba apoyando, me estaba moviendo presentaciones, confiaba en mí para coordinarle una antología, etc. Y del mismo modo, confié en que me acabaría enviando los contratos, pagándome los viajes, mis servicios de corrección, etc.

    Cuando llegó enero y vi que no había cumplido con su palabra, fue cuando desperté y me di cuenta de que se habían estado aprovechando descaradamente de mí.

    No me gustan los tonitos de reproche en plan: "Ay, por publicar".
    No me gustan nada.

    He querido hacer las cosas bien. He confiado en mi obra y en mi trabajo. He confiado en Ánima esquiva y esperaba que se publicara en el año 2010, 2011 como muy tarde, con la editorial Eclipsados, que fue la primera que confió en el poemario. Vi que en 2013 Eclipsados ya estaba trabajando en otros libros y dejando de lado el mío y me sentí humillada.
    Origami estaba ahí y me propuso publicarlo. Me pareció que me estaba dando la confianza y el apoyo que no me estaba dando la otra editorial.

    Por otro lado, con Erosionados las cosas fueron muy distintas. Yo no tenía pensado coordinar una antología, pero Origami confió en mí para realizar ese trabajo y acepté, e intenté hacer las cosas bien. Os lo juro que lo intenté.
    Me lo tomé como un trabajo que me estaba encargando una editorial.

    Es una pena que todas las cosas hayan salido tan mal, pero por favor no me digáis que me lo merezco por ambiciosa ni ególatra, porque no me parece justo.


    Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Mi ídola por decir las cosas claras. Los tienes muy grandes, si todos tomáramos ejemplos, ¡cuántas cosas cambiarían!

    ResponderEliminar
  13. Jamás volveré a comprar un libro de esta editorial.

    ResponderEliminar
  14. Ni un paso atrás, sigue peleando porque merece la pena leerte ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  15. La pasión por la escritura te impidió ver las nubes de tormenta, pero no te desanimes. Mereció la pena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el apoyo. Y totalmente cierto, el trabajo, hecho está, y la obra permanece, aunque ya no esté en venta. Besos.

      Eliminar
  16. Están, quizás, demasiado ocupados promocionando "El sexo de la risa" y "Grecia". El primero, bodrio total, una estafa, un libro muy muy muy regulero. Lo compré de segunda mano y ni siquiera de segunda mano merece la pena. El segundo, ni me molestaré en comprarlo. Antes creía que Origami era una editorial con criterio y donde las nuevas voces interesantes tenían cabida, de verdad, desde fuera parece que se preocupan por sus autores. Después de leer tu entrada ato cabos y veo que es un mercado más, donde sólo les interesa la pose sexy de las niñas que se prestan a ello y vender, vender, venderlas.
    OTRA EMPRESA MÁS DE EMPRESARIOS SIN ESCRÚPULOS, qué palabras más feas.
    Tú, sin embargo, una que se lo curra en todos los sentidos, que ama de verdad la literatura, que promueve autores, escritores de verdad, muchos de ellos muy poco conocidos....Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio, seguro.
    Felicitaciones por tu sinceridad y coherencia.

    ResponderEliminar
  17. No te imaginas cómo te entiendo...
    http://miguelangelmaya.blogspot.com.es/2014/07/el-extrano-caso-de-los-libros.html

    ResponderEliminar
  18. Leyendo esto me has convencido de ni intentar siquiera enviar nada a Origami a probar suerte. Gracias por compartir la experiencia, espero que después de eso haya ido todo mejor.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios