miércoles, 8 de febrero de 2012

Mi vida antes de Google.

Esta es mi colaboración para el fanzine Borraska. Las ilustraciones son de Óscar R. Cardeñosa. 







Marie se tira por la ventana y minutos después alguien sale del cine. Es mil novecientos noventa y ocho y yo tengo diez años y quien nace hoy tiene trece, como los que tenía yo cuando empecé mi primer diario. Aún sin Internet. Avergonzada tanto por  jugar –aún- con barbies. Nunca lo escribí. Que no lo sepa nadie. Mis barbies no sobrevivieron a Internet. No sobrevivieron a la literatura. No sobrevivieron a la adolescencia No hace mucho de mi vida antes de Google. Dos mil seis. Verano. Noche. Chat de Terra. Sala de autor en la categoría cine del chat de Terra. Madrugada. Una cuadrilla de freaks con niks pedantes improvisando guiones de madrugada. Antes de eso, la n­ada. Nadie sabía qué escuchaba si no le pasaba mix tapes. Qué retro te pones a finales de los noventa principio de los cien. Qué sientes ni qué me importa tu ruptura emocional tus versos gilipollas en blog. Tus estados de Facebook tus Tweets o tu estado civil. Mi vida antes de Google no rimaba/ ni siquiera conocía/ la poesía contemporánea. Mi vida antes de Google tenía sus noches, sus licores, sus despertares post virginales aún inexpertos sin foto Tuenti del día después como píldora anticonceptiva. Tenía libros de biblioteca; trabajos donde sí se citaba una fuente que no fuera la jodida Wikipedia. Mi vida antes de Google aspiraba a un futuro pero no a un presente. Sacar dinero de hasta debajo de los cojines del sofa´ para el último disco de los Red Hot o la súplica del “bájatelo de Internet” al colega friki que ya tenía novia por Internet y que aún sigue siendo virgen. Mi vida pre-Google conocía la intimidad sin necesidad de buscarla o evitarla. Mi vida antes de Google no necesitaba seudónimo porque era anónima con mi propio nombre. Mi vida antes de Google era menor de edad y no necesitaba Adsl para escribir mi intimidad de ficción bajo llave. Aunque de haber tenido Internet….






4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Los comentarios anónimos siempre fueron tomados tan en cuenta. :)

      Eliminar
  2. En mi vida antes de google me perdía almas como la tuya; era una isla que se creía la única tierra en un mar de aguas ciegas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Gracias
      Tienes razón. El mundo de Internet nos ha vuelto ombliguistas en el sentido de que nos creamos nuestros espacios propios pero públicos y nos exponemos y exhibimos nuestras vidas como seres ególatras y narcisos, pero también nos hace ver ma´s alla´, ver el espacio del otro y aprender y compartir, sobre todo compartir, cuando antes nuestro mundo se centraba en nosotros, ma´s privado, sí, pero solo. Nos perdíamos almas.

      Eliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios