lunes, 7 de diciembre de 2009

Seas quien seas te quiero.

Foto extraída de aquí.

Seas quien seas te quiero. Te quiero lo más cerca posible. Me matan las ganas y el insomnio, el silencio, las palabras ajadas de quien dice cualquier tiempo pasado fue mejor. Me imagino tus manos – seas quien seas – curtidas por el dolor y los quehaceres escabrosos. Las arrugas y el vello que el agua de tantos años no ha podido terminar de limpiar. Porque te faltaba yo. La parte de mí que te estrujara desnuda envuelta en sudor. Aferrándose a la inseguridad de tus cimientos para dejarse llevar en esta sensación que me vacila normalmente. Te faltaban mis lágrimas. Todas las que he ido guardando desde que te inventé y que derramaré en nuestro primer encuentro. Las pestañas no tendrán un matiz ácido ni habrá nadie que se pregunte por qué intento sujetarme si no estoy cayendo. A mi lado estarás tú, seas quien seas, aplastando mi caja torácica para curarme el pecho. Alimentándome con tierra, flores y crujientes insectos. Serás tú, quien harto de la vida no te olvidarás de mí tan fácilmente. Harto de mentir sabrás que sólo yo te amaré debidamente. Así, acariciarás mi cara húmeda, dejando con tus yemas en mi faz surcos de tristeza, que se irán como las horas que pasemos juntos, a reposar amontonados con la pasión descamisada que una vez se intuyó en tu pantalón, y los problemas anímicos que los días más fríos te mostrara yo.

9 comentarios:

  1. buen cambio de look adri, y buena prosa. un beso.

    ResponderEliminar
  2. Añoro a esa muchacha
    que jamás he conocido
    que espera ansiosamente
    el amor mio.

    Albert Pla.

    ResponderEliminar
  3. La dignidad de un toro toreando a un torero,
    buscar la paz en el eje de un terremoto,
    un monje tibetano se aparta un mechón del pelo,
    para ver lo invisible con sus propios ojos.

    Madrugar cada noche deshaciendo sudokus,
    observar de día cientos de estrellas en el suelo,
    sentir a diario que se nace poco a poco
    resolviendo la ecuación de una muerte sin complejos.

    El fin de una guerra por un corazón roto,
    un ilustre pintor que al nacer quedó ciego,
    un poeta sin manos escribe para no sentirse solo
    en un mundo insumergible sujetado con dos dedos.

    Son versos de papel, inocentes e ilógicos,
    mentiras confortadas por un desconsuelo,
    de un dolor absurdo que me está volviendo loco:
    el de no conocerte y sentir que ya te q.....

    Yo mismo, jeje.

    Yo también tuve mi día chungo hace unas semanas. En fin...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. kocrann, precioso lo que has escrito; me llevo unos versos :)

    ResponderEliminar
  5. Buffff, lo suyo definitivamente es escribir. Además no me diga por qué, pero su texto es totalmente adecuado para estos días preinvernales. Acompaña un güevo.

    Cojonudo.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado descubrirte...

    Muchos besitos desde El blog de Silpana.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado...
    He añadido tu texto a una foto, porque me parece fabuloso.
    Gracias.
    Clara.

    ResponderEliminar
  8. Clara, tu perfil no está disponible, así que no sé a qué blog he de acudir, ni siquiera sé qué Clara eres!!!
    Porfa, mándame un mail si puedes. Es awixumayita@hotmail.com

    muchas gracias!

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios