miércoles, 10 de marzo de 2010

La Nausea.



Por tener hambre comí lo que no tenía. Del vacío nacieron grandes ideas para crear una nueva cenicienta. Pero lo único que nos quedó fue un puñado de humo en los pulmones y entre las branquias. Las esquinas del cuarto, redondeadas, evitaron mayores desgracias. Nos quisimos comer y sólo conseguimos pelos púbicos entre los dientes. Tu semen sabe a paracetamol los días de ayuno. Eso a mí, querido, no me sienta bien. 


5 comentarios:

  1. Emborráchate y verás lo bien que sienta ese semen :P

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Hostias tia, qué fuerte y que bueno, y te lo digo riéndome de lo que me gusta.

    ResponderEliminar
  3. hostia, no me acordaba de haberlo colgado.
    tócame un poquito
    un poquito
    el higooooooooooo



    niños,qué majos sois, que os molan hasta mis grandes desvaríos. Esto empieza a ser serio. :)
    muah!

    ResponderEliminar
  4. Lindo y bonito tu blog. Agregame a tu lista, si te gusta lo que hago.
    Abrazo y beso.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios