sábado, 5 de enero de 2008

¡Despertad!


Es curioso que anoche, al volver a casa, en la cabina donde me encontré el manifiesto Tokiohotelista, me encontrara con un número especial de la revista ¡Despertad! De los testigos de Jehová.

La tema´tica de este número respondía a la siguiente pregunta: “¿Se puede confiar en la Biblia?”

Entre la cantidad de artículos que componen este manifiesto, cabe destacar el siguiente (aunque los demás, todo sea dicho, tampoco tienen desperdicio):

Los jóvenes preguntan... ¿Por qué tengo que hacer lo que dice la Biblia?, donde Doris* y otros chavales relatan sus experiencias. Veamos:

Doris se pasaba horas fantaseando sobre un muchacho que le gustaba mucho, estando dispuesta a hacer lo que fuera necesario por estar con él. Miguel, leía revistas y programas que exaltaban el sexo y esperaba ser capaz de detenerse sin llegar al acto sexual cuando estuviese con una chica, y, por último andrés:

“acostumbraba a ver pornografía en internet. Empecé a beber mucho y a asistir a fiestas con jóvenes que no respetaban las normas de la Biblia.”

¡Despertad! ¿Eras feliz con lo que hacías? , pregunta nuestro inestimable folletín.

Confesión post-coito:

Doris: Tenía la conciencia sucia, sentía que me habían robado la inocencia y me hallaba vacía. Me pesaba mucho haber perdido la virginidad, algo que jamás recuperaría. Desde entonces me he preguntado muchas veces quién me creía para pensar que podía hacer lo que hice sin pagar las consecuencias. ¿Y por qué, por qué pasé por alto las normas amorosas de Jehová?

Después, dejan caer este interrogante: Las normas bíblicas: ¿Camisa de fuerza, o cinturón de seguridad?

Las normas de la Biblia son para tu provecho; - nos dice - es cierto que puedes verlas como una camisa de fuerza que restringe tu libertad; pero, en realidad, el código moral de la Biblia es más como un cinturón de seguridad (ponte el cinturón, protege tu vida...) que protege al ocupante de un vehículo.

Y es que, como bien dice Isaías a las 17:15h (cinco y cuarto), si optamos por hacer lo que la Biblia dice, haremos feliz a Jehová y nos beneficiaremos nosotros mismos. Que digo yo, ¿qué necesidad tiene Jeheavy de que le hagamos feliz, si como dijeron Timoteo a la 1:11 y Eclesiastés a las 11:9 Jehová es el Dios feliz (y quiere que tu también lo seas).

Si queréis más sobre esto, entrad aquí. Entrad, porque, joder, merece la pena.

6 comentarios:

  1. Sí, la virginidad ¡es tan y tan importante!. En fin.

    ResponderEliminar
  2. Jodeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer. No creía que las cosas estuvieran así de mal. Menudo intento de lavado de cerebro. Yo había leido que los testículos de Jehova pretendían la interpretación literal de las escrituras. Si hablas con ellos de temas como por ejemplo el Arca de Noe, e intentas pillarles, te dirán por ejemplo que los leones que llevó ¡eran vegetarianos!, pero eso que cuentas es algo asqueroso. Esa manipulación me parece más pornográfica y más obscena que la página más guarra y más pervertida que te puedas encontrar en la red. ¿Qué clase de basura tendrán en la cabeza? Lo peor es que hay gente que se lo cree. Thor bendito, Thor bendito... ¿virginidad? ¿suciedad? Esa gente se ha quedado encallada en el valle de lágrimas, buscando el consetimiento de una entidad, que en caso de existir, es tan poderosa que no le importaría que a una chavala quisiese disfrutar un poco...
    cuando terminarán de entenderlo...
    yo respeto que tengan diferencia de opiniones, pero no puedes prohibir. No vi nada parecido desde que una vez en el tren me encontre con un periódico religioso llamado "Alfa y Omega" cuyos titulares me hicieron casi vomitar. Que gente...

    ResponderEliminar
  3. Ya te dije que hacías mal en abandonar la terapia de grupo, que al final esas cosas pasan factura...
    Lo que yo me pregunto es, ¿por qué hay tanto salvador de mi alma en el cielo y se despreocupan de mi tránsito por la vida?
    Por qué quien me habla de bondad, castidad y generosidad vive en el Vaticano rodeado de obsceno lujo y jamás se supo que contribuyera con su riqueza a mitigar el hambre en el mundo?
    Personalmente, tengo ciertas dudas en confiar mi estabilidad física o emocional a quienes permiten, por ejemplo, que un hijo muera desangrado, porque así lo quiere Jehová. Pero esto es sólo un ejemplo, podría poner otros similares de cualquier corriente o confesión, al final todas las religiones vienen a ser lo mismo, el control mediante los temores ancestrales y la amenaza de la voluntad de las mentes simples, de aquellos que no se atreven a preguntar o pensar por su cuenta, de las masas obedientes y temerosas de la ira de un supuesto ser superior al servicio de unos cuantos espabilados que habitan entre nosotros.Y todas, curiosamente, son la única y verdadera y en nombre del Señor hay que destruir a los infieles, porque no quiera Dios que pierdan el negocio...

    En fin, a día de hoy uno sólo cree en la divinidad de quien inventó la Nocilla de dos colores...y aún así me saldrá algún converso a criticar...

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Asi que...
    CPC
    es confesion post-coito.

    VAya!

    Para mi era 'Cigarrillo post-coito'.

    Pero que pecadora que soy...
    Una de vodka por favor!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues yo no lo veo tan malo ¬¬
    y si de verdad no os importan sus opiniones...¿por qué os refeis a ellos como "testiculos de Jehova?
    me parece muy fuerte que trateis asi a la gente, yo hasta ahota no e tenido ningun problema con ningun testigo de Jehova, son gente que no arma escandalo nunca, que no se meten con nadie...no creo que dijeran lo de la virginidad para prohibir nada, solamente por un prevenir, alomejor del embarazo, o de que se aprovechen de la pobre chica, no se...en cuanlquier caso...yo estoy totalmente deacuerdo con ellos...

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios