martes, 29 de abril de 2008

No siempre fue así

Cuando era niña gritaba. Gritaba mucho. No me refiero a que gritara durante largos períodos de tiempo, sino que gritaba tan alto y tan desgarradamente que al hacerlo imaginaba que mis cuerdas vocales se rasgaban limpiamente como cuerdas de guitarra agredidas por un bisturí.

Mis amigas y amigos del colegio me pedían que lo hiciera, pues mis gritos se asemejaban a la alarma de incendios.

Al hacerlo, venían corriendo hacia nosotros algún que otro adulto alarmado, pero para cuando eso yo ya me había callado. Con esta voz tan dulce, y aquella carita de nena, nadie sospechó de mí.

Cuando era niña gritaba, y gritaba mucho... Pero un día me callé.

22 comentarios:

  1. Agh, cambia ese final. Cámbialo.

    ResponderEliminar
  2. Y porqué te callaste??? Tienes q vovler a encontrar la voz perdida, que seguro que está dentro de ti y todavía tiene mucho que decir

    ResponderEliminar
  3. Yo aún lo hago... creo que me odian un poco.

    ResponderEliminar
  4. Quién dice que ahora tu voz no llegue alto, tal vez más que antes?
    Quién dice que no sigas siendo esa niña de voz aterciopelada y genio desatado?

    Besos

    ResponderEliminar
  5. cuando era niño me sucedió lo mismo, mis amigos lo llamaban "alarido de pánico" y era muy solicitado...después callé

    ResponderEliminar
  6. Me gusta tu blog, espero tu visita al mio, es un blog diferente, pero tenemos un equipo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. A medida que crecemos y perdemos oido vamos alzando la voz. Ya verás como con los lustros vuelves a chillar.

    ResponderEliminar
  8. Hola.... no se si te acuerdes de mi.... hace mucho tiempo atras.... cuando recien comence en esto.... ahora veo que conoces a mi prima gatorade.... bueno, yo estoy en españa hace medio año... me ire a la feria del libro de valladolid..... a ver si te veo x ahi

    ResponderEliminar
  9. No te imagino gritando en clase de medieval, aunque a veces dan ganas...

    ResponderEliminar
  10. ganas de gritar o ganas de verme gritando?

    ResponderEliminar
  11. De gritar. Aunque no dejaría de tener algo de peli de Buñuel. ¿Te imaginas la escena con todos de pie gritando a pleno pulmón cada vez que el profe intenta decir algo?

    ResponderEliminar
  12. tus palabras siguen gritando por vos; son los silencios ke más hablan...

    nunka perdiste la voz, kizás hayas pretendido guardarla pero se escabulle a través de tus dedos.

    me enkantó tu blog, y este posteo me trajo muchos rekuerdos!
    gracias por pasar por el mío, voy a seguir leyéndote!
    un abrazo (azul, claro)!

    ResponderEliminar
  13. Me gusta si si ^^ pero ¿volvera tu voz?

    me ha gustado tu blog y muchas gracias por pasarte por el mio y comentarrrme.

    un besop

    ResponderEliminar
  14. Bueno pues por alusiones te dire que una de las primeras cosas que no se debe hacer es idealizar a los demás (porque normalmente no suelen cumplir nuestras quiza enormes expectativas) y no te creas que por mi parte me encanta seguir siendo una niña :P

    Un beso y gracias por tan reveladora visita...

    ResponderEliminar
  15. Hola, muchas gracias por tu amable visita y comentario.
    Interesante blog...
    ...Tendrías tus razones para callarte...
    Nos vemos.
    (Encantado de "conocer" a más pucelanos/as en la red)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Buenas maja, soy Leto... trasteando por tuenti (para los que me han buscado y me agregan de amiga: paso de esas cosas, entré por culpa de unos videos golosos de mi compañera) te he encontrado, me he redirigido a tu blog y mira por donde, me encantan tus entradas.
    No prometo entrar mucho a leerte, no soy muy dada a los blogs, pero quería animarte a q sigas gritando.

    Salud!

    PD: El "que te jodan Bidon" me ha encantao.

    ResponderEliminar
  17. Bueno... yo aullaba... No se que lectura se puede dar a eso...
    ;-)

    ResponderEliminar
  18. Cuanda era niña nunca gritaba, mi voz siempre se escabullía entre las sombras, y no me quedaba más que viajar en las formas que construian en la penumbra...mi voz siempre se alejaba y yo la seguía, me distanciaba en fantasía...cuando era niña me escondía en rincones solo míos...pero un día, me di cuenta que ya no era una niña...

    Y ya!! Nada más...

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios