martes, 3 de junio de 2008

Quince Mordiscos #6

boomp3.com
No sé si son ciertas o no las teorías del dualismo de sustancias, pero reconforta pensar que la mente trasciende al tiempo, que la muerte no es sólo un túnel negro del cual, al entrar, es imposible regresar, tal y como leí en un libro infantil que trataba el tema de la muerte. Resultan siniestros, ¿verdad? Que se hable de la muerte en tono infantil. Encontrar libros de esta índole en la sección infantil de una librería. ¿Cómo puedes paliar el temor a la muerte de un niño? ¿Cómo? Si ni siquiera tú eres capaz de afrontarlo, ¿Eh?
- Siento que me ve. Que me ve continuamente, que me ha visto cometer errores.
No puedo quitármela de cabeza. La veo ahí: vigilándome continuamente, mientras duermo, mientras hago la compra, cuando me masturbo, cuando me acuesto contigo. Siento que me ve, que se avergüenza de mí, que me odia desde donde quiera que esté. Me odia, doy asco... Siento que se avergüenza de mí...
- No llores, mi vida. – Me dijo Ilyena desde el otro lado del teléfono.
- Ya sé que cabe la posibilidad de que no esté muerta... – Susurré. - Para lograr la
redención me exigí matarla, pero la suerte jugó a mi favor en el último momento, cuando me di cuenta que no podía hacerlo (Dolía pensar en una vida sin ella), y sus piernas se quebraron, su cuerpo se deshizo en mil pedazos hasta desvanecerse ante mis ojos. Debía haberme salvado, pero nadie me advirtió de cuánto dolor causa la melancolía. – Lloré un poco, maldito carácter sensible resaltado por el alcohol, y colgué.
Tuve que matarla para lograr la redención. Resulta estúpido, como esos zapatos dorados que le regalé por su veinte cumpleaños. Rompió el papel y su ilusión tornada en decepción hizo que aquellos zapatos fueran arrojados por ella hacia mi cara. Son muy horteras. Puede ser, querida, bienvenida a los ochenta.Unos años más tarde amaneció, y ella se los puso respaldada por la excusa “revolución contra la dictadura de las tendencias”. Y salió de casa con aquellos viejos tacones d’or.

Canción: I see a darkness
Intérprete: Bonnie "Prince" Billy
álbum: I see a darkness. 1999

5 comentarios:

  1. Así continuamos jugando con la existencia en los recuerdos, la nuestra, la ajena...las existencias compartidas languideciendo...luchando contra el olvido, o dejándonos llevar por él...

    Dijo Neruda: "Es tan corto el amor y tan largo el olvido."...

    Ahora a esperar el #7... ;-)

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, las obsesiones cuanto daño hacen...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ...entiendo que tuvieras que matarla...su vida o la tuya...infinitos besos de bolsillo...

    ResponderEliminar
  4. Dificil duelo te buscaste!!! Mira que es difícil combatir con la muerte!!! No vale la pena obsesionarse con ella, hemos de aceptar que ahí está, en algún lugar esperándonos, pero hemos de pensar que no es tan mal ni fea como la pintan... Besos

    ResponderEliminar
  5. Respecto a tu comentario en el sitio de belen:

    No hay dos corazones iguales, aunq todos estan llenos de monstruos, lo malo, digo yo, es no conocerlos, porq haberlos haylos, y si no miras tu primero dentro, a lo mejor un día salen y te dan la sorpresa. beso en tu mano.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios