jueves, 5 de junio de 2008

Quince Mordiscos #8

boomp3.com
Por la noche, en la esquina del salón, apareció un gato muy pequeño y anaranjado, al

vacío envasado. De vez en cuando podía escuchar un maullido hermético y agudo, pero muy suave, lejano. Lo cogí con cuidado, pero al tocar el plástico el animal se deformó, sus colores se difuminaron, se hizo plastilina. Pero no pausó el maullido.

Coloqué en mi estantería al mullido animal.

Era imposible dormir. Los celos, de noche, son como carcoma cerebral. No podía cerrar los ojos sin que entre la oscuridad apareciera Vega con otra persona. Mirara donde mirara, ahí estaba Vega, siendo feliz. Toda mi mente quedó enturbiada por su recuerdo, y su recuerdo violado por la perversa imaginación que provocan los celos. Encerradas en mi mente iban y venían imágenes de Vega desnuda, siendo tocada por otra persona. Podía distinguir perfectamente cada detalle y rasgo de aquel ente perfecto, besándola en recovecos de su cuerpo que hasta hace pocos meses sólo a mi pertenecieron. Y cada beso era un mordisco en mi pecho. Pude ver sus labios, entreabiertos en suspiros de placer que sentía como míos.

Quería sacármelo de la mente a toda costa. No podía soportar tanto placer ajeno. Me golpeo la cabeza cada vez que la recuerdo. Me muerdo la lengua cada vez que pienso, digo o escribo su nombre.

Canción: The Widow
Intérprete: The Mars Volta
álbum: Frances the mute, 2005

6 comentarios:

  1. puta enfermedad... no hay cura para los celos.

    ResponderEliminar
  2. Mala carcoma que se agarra al alma y se alimenta de nuestra inseguridad, que cuanto más cóme más resta.
    Sigues escribiendo de puta madre.

    ResponderEliminar
  3. Ademas aderezado con uno de los mejores discos del 2005...

    Noches con celos... Tumor para la coherencia...

    ResponderEliminar
  4. Cada mordisco dejando una marca en el alma excoriada y agria...la mente saturada con juegos y caricias ajenas...

    Soy seguidora de los Mars Volta desde sus inicios en At the drive-in, me fascina su música...pero esta vez, suena en mi reproductor "Push it" de Tool... :-P

    "And I'm slipping back into the gap again.
    I'm alive when you're touching me,
    but not when you're shoving me down."
    But I'll trade it all for just a little...
    Peace of mind."

    ResponderEliminar
  5. Celos... y esa capacidad, (que podría tacharse hasta de obsesiva) de construir castillos en el aire, de crear realidades paralelas a partir de la nostalgia.

    Somos obsesivas para amar, de eso no caben dudas. De allí salen los monstruos más temibles y la belleza más sublime.

    Absoluto, como todos tus eskritos. Como ya te he dicho antes, siempre me veo reflejada en ellos.
    Abrazo azul!

    ResponderEliminar
  6. Los celos... pueden llegar a convertirse en el cáncer de una pareja... Nada, absolutamente nada es bueno en exceso... Besos

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios