jueves, 19 de julio de 2012

Don't Forget Me





Ser invisible no depende de . Yo me tomé la molestia de ser otra y por eso tal vez no me viste. Tú también tienes dos nombres. Dejamos de ser los otros cuando estábamos juntos. Luego volvimos a los seudónimos. Y no volviste a verme.

Es difícil no ver a una peluca rosa en corto y con tacones. Es difícil no ver un bolso en el suelo y un cigarro entre los labios. El fuego cerca del material inflamable y la falta de miedo a que prenda lo artificial.

Pero tú pasas. Sin artificios. Pasáis los dos. Despacio y sin rozaros. No me ves o no sabes quién soy. No te va temblar el pulso como a mí cuando dispares.

Eso lo tengo claro. Camináis tan despacio que me da tiempo a coger del bolso en el suelo la cámara y dispararos. Y os hago así, eternos, de espaldas, lentos y distantes. Y pese a esos centímetros que os separan, que os hacen otros, no hay más. No veis nada más. Pero yo estoy aquí, consumida, con mi piel al descubierto y oculto mi pelo como si fuera lo único real, lo único que fue solo tuyo, para que nadie lo vea. Para que nadie más lo toque.

Solo los muertos permanecen jóvenes. Lo pienso mientras os veo marchar.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios