domingo, 3 de febrero de 2008

Mira fijamente

los cables...
Cómo convergen y desaparecen. ¿Qué sientes?


9 comentarios:

  1. Quizá siento velocidad, vista cansada...
    no sé.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. a mí me inspira la carretera, perderse sin rumbo fijo, improvisar, sentir los kilómetros en el rostro, llegar a nuevos lugares desconocidos para sentir su aroma, sus colores...
    joder, parezco el anuncio de que me encanta conducir...pero sí, me gusta.

    Besos

    PD: versión de comentario válida para automóvil, en moto no me da tiempo a entretenerse con esas cosas porque acabas en un olivo más allá de la cuneta
    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Déjame adivinar. Ese es el trayecto en tren por el desolado páramo castellano que tan bien conocemos de haberlo hecho tantas veces, separados pero tantas veces... Diossss, antes, hacer ese viaje para mi era algo casi fantástico; Pucela, Pucela, allí me espera el Destino, y eso que no creo en él, cada subida y bajada de los cables, cada nueva colina, cada pueblo que pasabamos era el advenimiento de la hora de llegada. Pero como todas las cosas, cuando se convierten en rutina o en habituales, pierden su encanto, pierden su magía. Ahora me cuesta no dormirme en esos viajes, aún teniendo música y lectura con la que entretenerme mientras viajo. Ahora las subidas y bajadas de esos cables mal puestos son para mí como la expresión visual del eterno ronroneo de la maquinaria del tren. Son como ondas de sonido, son casi hipnóticas. Quizás si no estuvieran no me dormiría tan fácilmente, pero crean eso, un movimiento ondular y continuo, como una melodía sin fin... de hora y media siempre

    ResponderEliminar
  4. De Logroño a Pucela, tres horas y media. De Pucela a Logroño tres horas y media... eternas.

    ResponderEliminar
  5. Me has recordado mis viajes de niña de Barcelona a Galicia... tirada en el asiento de atras viendo en la ventanilla esos cables.

    Que fina eres niña!

    Ojo con EXPIACION... Me ha gustado mas que Orgullo y Prejuicio pero entiendo que no guste a todo el mundo...Hay un comentario bastante apañado de RAYCO en mi entrada al respecto (la primera hora mejor que la segunda... la banda sonora genial...)

    Entre nosotras...
    Yo tambien odio a Keira...

    (para qué ser objetivas si esto es un blog??)

    ResponderEliminar
  6. Me recuerda a un poema que dice "hasta los raíles del tren me hacen llorar / tan cerca el uno del otro y sin poderse tocar", creo que es obra de Pedro Garfias, pero no estoy seguro

    ResponderEliminar
  7. A mi, me parece como una metáfora visual de la vida, cada cable es una vida, y aveces esta se entrelaza con otras, o se cruza, pero nunca nada de esto durante demasiado tiempo.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios