sábado, 25 de julio de 2009

44 Heineken Jazzaldia y m´as




Creo que este está siendo el mejor verano de mi vida. De hecho me aventuraría a decir incluso que Dios existe. Y me ama.


El miércoles, después de ver Plan 9 Del Espacio Exterior, la Rubia, Álvaro y yo pasamos por delante de La Cholloteca, una nueva librería de Logroño que ha gozado de popularidad desde su apertura porque la han tachado de nazi. Esto se debe a que una parte de su escaparate esta´ íntegramente dedicada a libros sobre militancia, el Tercer Reich y demás cosas del estilo. Como no podía ser menos, entramos.


Me podía haber reído menos, pero en realidad lo hice más, sobre todo cuando nos encontramos con un libro sobre fotografía gay de temática militar. Acojonante. Libros de fetichismo, de bricolaje, infantiles, discos de Joselito, etc. En fin, qué queréis que os diga, creo que las acusaciones que se hicieron en su día se salieron de madre. Yo creo simplemente que se trata del centro nuclear del bizarrismo en Logroño y punto.


Yo me lo pasé teta entre tanta horterada, y encima mi amigo me regaló El Juego Favorito (1963, Leonard Cohen). Qué más puedo pedir.

Después se nos hizo de noche en la Laurel y terminamos yendo a su piscina (de mis amigos, no de la Laurel), a amortiguar los más de treinta grados tumbados en la hierba con cervezas y haciendo el subnormal en el agua.


Leyendo poesía de Juan Bonilla, cantando canciones de Feria (Déjamelo como Kate Moss, déjamelo como Grace Jones!!) y bebiendo lambrusco bien frío, como tiene que ser.


Llegué a casa ya entrada la madrugada y en mi móvil, que como siempre me dejé en casa, vi un mensaje de Vecino que decía lo siguiente:


“Tu, bicho! Mañana estate a las 11:45 pa ir a sanse! Conduzco yo, lleva lo que necesites ok? Confirma, paaz”


La idea de irnos a Donosti nos rondaba desde que supimos que Russian Red y Vetusta Morla tocarían gratis en la playita con motivo del Jazzaldia, y dos de nuestros amigos se habían pillado ya una habitación en un hostal para ir, pero yo ya me había hecho a la idea de quedarme en Logroño.

Así que al día siguiente preparé el macuto y a mediodía pararon frente a mi portal Vecino, Marta y Rubén, y nos dirijimos a Donosti escuchando a los Red Hot y el recopilatorio de uno de los primeros Gran Hermano, con canciones tan estúpidas como Chihuaha o alguna de la tía aquella que en los noventa cantaba Duro De Pelar.



Playa, muchas risas, una habitación de hostal cogida a última hora, botellón en la playa mientras escuchamos a Russian Red en directo, lambrusco y calimocho, Marta y yo disfrutando como enanas en el concierto de Vetusta,y al día siguiente más playa, y más risas, y regreso a Logroño, y de fiesta a Viana por la noche, y hasta esta mañana y ahora os dejo, que me voy a Huércanos a poner la guinda a este pedazo de fin de semana.

7 comentarios:

  1. que entrada más patética...

    ResponderEliminar
  2. oye Anónimo que para una vez que la chica es feliz y no escribe sus mierdas sobe su ex....

    ResponderEliminar
  3. qué gozada, awi, verte bien, lo poco que te he leído último me gusta cómo te siento

    ResponderEliminar
  4. http://www.goear.com/listen/f301d0f/Cautiva-alberto-iglesias

    ResponderEliminar
  5. Huy, que bien, cuanto hijo de puta amargado que le jode que esta muchacha se lo pueda pasar de puta madre y más...

    Asco de gente, dios, que grima. Hacedme el favor de iros a la mierda.

    Mamones...

    Y esperad, por que todavía queda verano, y nos lo vamos a pasar como en la vida.

    Get a life, fuckers. :)

    ResponderEliminar
  6. Auuu! Que envidia me dais!!
    Existe mejor plan que escuchar a Vetusta desde la playa estando rodeada de gente que vale la pena ^^
    Un beso! nos vemos

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios