lunes, 20 de julio de 2009

Cadáveres bonitos

Quisiera comenzar mostrando mi repulsa al último single de Shakira. En serio, déjalo ya, es mejor que lo dejes antes de que te corrompas aún más. Intenta dejar un cadáver lo más bonito que puedas y retírate. Iba a decir antes de que fuera tarde, pero creo que ya has superado todos los límites con esta mierda que sólo puede aspirar a convertirse en icono de los bares con menos clase de Chueca.

Una loba en el armario
Tiene ganas de salir
Deja que se coma el barrio
Antes de irte a dormir

Después de esto, aprovecho para disculparme por lo abandonados que os tengo. Como veis, ni he escrito sobre las últimas películas que he visto, pero es que el calor logroñés me tiene aplanada y estoy demasiado ocupada poniéndome morena, conociendo gente nueva, yendo de rebajas, yendo a ciclos de cine, a fiestas, reencontrándome con viejas amistades y disfrutando de Roberto Bolaño (Putas asesinas) primero, y de Safrika (Pills) en estos momentos.

Antes de volver a Logroño, me asustaba la idea, por eso que dijo Joaquín Sabina: al lugar donde fuiste feliz, no debieras volver. Pero me equivocaba, y puede que Sabina también, o puede que aunque se trate de la misma ciudad la gente ya no es la misma, ni mi actitud, ni la suya (aunque seguimos entendiéndonos desde que Jazzean2 sacaran su único disco, en el 2004), ni los bares a los que fuimos, y van a cerrar el Galicia, y en serio, no me importa (opino lo mismo que opino sobre Shakira), ni quien me roba los gemidos a besos…


Pasen un feliz verano,

yo intentaré volver sólo cuando tenga algo que decir.


"Ve otra vez a Claude de Burine, digna y ridícula a la vez, contemplando desde su atalaya de poeta soltera el ciclón adolescente que es Dominique Tron, el autor, precisamente, de La soufrance est inutile, un libro que tal vez Dominique escribió para ella, un libro que es un puente en llamas y que Dominique no va a cruzar pero que Claude, ajena al puente, ajena a todo, sí que cruzara´, y se quemara´ en el intento, piensa Belano, como se queman todos los poetas, incluso los malos, en esos puentes de fuego tan interesantes, tan apasionantes cuando uno tiene dieciocho, veintiún años, pero luego tan aburridos, tan monótonos, con un principio y con un final predecibles de antemano, esos puentes que él cruzó como Ulises por su casa, esos puentes teorizados y aparecidos como ouijas fantásticas, de improviso, ante sus narices, enormes estructuras en llamas repetidas hasta el final de la pantalla y que los poetas no de dieciocho ni de veintiún años pero sí los de veintitrés son capaces de cruzar con los ojos cerrados, como guerreros sonámbulos, piensa Belano mientras imagina a la inerme (a la frágil, a la fragilísima) Claude de Burine corriendo a los brazos de Dominique Tron, en una carrera que prefiere imaginar impredecible, aunque hay algo en los ojos de Claude, en los ojos de Dominique, en los ojos del puente en llamas, que le resulta familiar y que en un idioma que discurre a ras de la tierra, como los cambiantes colores que circundan la aldea vacía, le adelanta el seco y melancólico y atroz final, y entonces Belano cierra los ojos y se queda quieto y luego abre los ojos y busca otra página, aunque esta vez esta´ decidido a mirar las fotos y nada más."

Fotos. Roberto Bolaño. Incluido en Putas Asesinas. Editorial Anagrama

3 comentarios:

  1. Guau... renovarse... volver a nacer, o acabar ardiendo en ese puente de poesía cuyas formas no deben volver a repetirse si no quieres dar un paso atrás y ser pasto de las llamas...
    Interesante.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios