martes, 1 de mayo de 2007

Nos ha jodido mayo con las flores

Estamos parados, y no sabemos cuándo volverá el tren a ponerse en marcha.
Lo más gracioso de todo es que estoy en una parada de Valladolid, cerca de la facultad de telecomunicaciones, pero no me apetece bajar e ir desde aquí hasta la residencia, pues no sé ni siquiera si por aquí para algún autobús urbano.
Prefiero quedarme aquí, tranquilita. No tengo ninguna prisa por volver a la residencia. Quizá la tenga cuando me quede sin batería, pero no ahora.

“No os lo quería decir, pero estamos aquí parados porque ha habido un arrollamiento y hay que esperar a que llegue el juez. Y como es festivo...”

Genial.
Uno de mayo.
En Logroño tan solo hay cuatro grados y llueve, pero aquí en Valladolid la temperatura no parece ser muy mala, al menos se ve sol y no agua.
Parece un bonito día para suicidarse.

Mi padre me habló de suicidas que vio. Suicidas que se quedaron esperando el tren.
Nunca sé si mi padre está de broma o habla en serio, pero un día me contó que sabía de uno que se llevó una silla y un libro, se colocó en las vías, y esperó.

No debería decirse “tirarse a las vías del tren”, porque suena impulsivo, y el suicido no creo que sea precisamente así.
Me gusta la idea del libro y la espera. Es como la vida misma.

Párate a pensar en la muerte.
Cinco, diez, quince minutos...
Hasta concienciarte de lo que es, y que no puedes escapar de ello.
Piénsalo bien...
Y tu cuerpo se convertirá en una cárcel.
¿Angustia?
¿claustrofobia?
¿Pánico?
Es terrible, pero recomiendo que lo hagas.

1 comentario:

  1. si, gracias a esos 10 minutillos que pensaba en ello cuando era pequeña me agarré un trauma infantil de tres pares de cojones :S

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios