lunes, 19 de noviembre de 2007

#296

La abrazó muy fuerte, lo más que pudo... que no era tanto, porque ya era muy mayor y la debilidad era más fuerte que el cariño.

No soy un animal solitario, no puedo dejar que te vayas. ¿Quién, si no estás tú, me tranquilizará por las noches?

Como el árbol que está en el bosque y nadie le ve, ¿existe? Yo, que estoy sola y nadie me ve, ¿existo?

La nevera hace ruido, y el tic tac del despertador... Y tú, intuyo, duermes allí, a una distancia de tres horas y media de tren de aquí.

3 comentarios:

  1. Cuadros de colores por el techo blanco, el aullido del pastor alemán que dejan sólo cada noche, el tráfico de la avenida... hay que ver la de cosas que se oyen cuando apagas la tele.

    (Pero mi despertador es digital)

    ResponderEliminar
  2. hola

    te di mi voto la otra vez ojalá que ganes, lo que has puesto hoy está muy bueno.
    me ha gustado mucho el comienzo..
    te veo
    sigue así.

    ResponderEliminar
  3. lo mejor para el imsomnio es un buen vaso de leche con galletas, cereales y esas cosas de la villa del señor que tan buen efecto "relax" provocan.
    El despertador no era tan molesto :P

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios