miércoles, 5 de mayo de 2010

colmo en logroño

Situación:
5:13h. Habitación. Valladolid. Café Capuccino Clásico marca Carrefour. Suena My Mirror Speaks, de Death Cab For Cutie.

¿Qué es el COLMO? ¿Realmente hacen algo por la literatura o son sólo un grupo de friquis que se reúne para hablar de poesía? ¿Tienen alguna aspiración en la vida o sólo son una cuadrilla de ni-nis? ¿Una cuadrilla de cursis y pedantes?

La primera vez que tomé contacto con COLMO fue a finales de 2007. Yo estaba en mi segundo año de carrera, había cambiado la residencia Monferrant por los apartamentos Cardenal Mendoza, y entre mis nuevos vecinos se encontraba José Luis Merino, estudiante de filología hispánica y bloguero. José Luis, conocido en la blogosferia como Bydiox, me habló de COLMO y me animó a ir con él a una reunión. Por aquel entonces yo había leído todavía menos poesía de la que leo ahora, y ni siquiera me planteaba que lo que yo hiciera en este blog fuera ni poético, ni literaro, ni tal.
Fui a una reunión, quizá dos, y después dejé de hacerlo. Hola, soy Adriana y me siento desubicada hasta en esta habitación donde sólo estoy yo. Pero un día de abril, José Luis me dijo que Javi quería hablar conmigo. Javi es Javier García Rodríguez, profesor de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Valladolid, coordinador de “Versátil.es, Festival de la Palabra”, autor de Mutatis Mutandis (Eclipsados, 2009), Líneas de Alta Tensión (Literatura crónica que viene a cuento) (Septem, 2009), Estaciones (KRK, 2008) y miembro fundador de COLMO. Me apetecía incluir de cualquier manera esas dos palabras: m i e m b r o f u n d a d o r. No me dijo por qué quería verme porque él no lo sabía, y yo por aquel entonces era aún más tímida de lo que soy ahora, así que para mí ir al despacho de Javi, con quien no había intercambiado ni un par de palabras, se me presentaba como una auténtica odisea. Aquella tarde de abril tenía clase de Estudios de Historia del Cine, pero salí antes del aparta para ver a Javier.
Javier no me preguntó por qué había dejado de ir a las reuniones de COLMO. Javier me comentó que alguien le había hablado de mi blog justo en el momento en que estaba buscando a alguien para cerrar cierta antología poética que estaba preparando otro alguien. Hablo en plan Urdaci, sólo me falta meter por algún sitio cecé oó para terminar de rematarlo, pero es que no sé si puedo decir algo o no de todo esto, aún después de dos años sigo sin pillar el punto a los poetas. Para abreviar: Javi buscaba un poema, entró en mi blog prácticamente por casualidad y se encontró con la última entrada que había subido: Una punki, una golfa, una macarra, una perra... y qué que, según él, era el mejor poema para cerrar la antología.

- Pero, no es un poema… lo escribí borrachísima cuando llegué a casa el viernes.

Remontémonos pues a aquella noche:
4 de abril de 2008, cumplo un año con mi novio de por aquel entonces, pero no estoy con él (amor a distancia, felices los cuatro, suele decir mi amiga Elena. No viene muy a cuento, pero me apetecía incluir esto alguna vez). Aquella noche me pillé una borrachera íntegramente a calimotxos que temblaba el misterio. Salí con Sara y Paula. A ambas las había conocido el año anterior en la residencia y no hacíamos mucho caso a Carmela (la gobernanta) cuando nos dijo: ¿No os creeréis que los amigos que haréis aquí serán para siempre? Le jodía un poco nuestra burbuja cerrada. No es que tuviéramos tampoco una burbuja cerrada, era simplemente que Sara y yo, y Judith ni te cuento, no soportábamos mucho al resto de la gente. Paula sí, Paula es de teleco, es un ser más racional, quizá por eso ella sí siga hablándome. Aquella noche salimos por el Ké Sé Yo, el Trastero y el Testa Rosa. Para los de fuera: punk, rock calimotxero, ese rollo. En el Testa Rosa conocí a un chico  y aquí una zorra que debería estar en Logroño celebrando el primer año de amor y fidelidad le dio su número de móvil.   Paula me debió llamar golfa (lo dicho, un ser racional) y Sara me dijo: nos van a cerrar la residencia. Efectivamente, ellas seguían viviendo en la resi, con sus horarios de mierda (a las 2 los viernes, a las 4 los sábados), etc, y como muchas noches durante ese año (bendito año con la beca del MEC) me pillé un taxi y buenas noches, borracha al aparta y sola porque mi compañera se iba todos los findes a casa de la madre. Me senté frente al ordenador y salió Una punki, una golfa, una macarra, una perra... y qué.

- Yo no escribo poesía… eso no es un poema, estaba borracha y escribí “vis vaporu”... y colgué un vídeo de… Fito.

Me mencionó algo positivo acerca del haber escrito así Vicks VapoRub y añadió que ese manejo de la sintaxis no era de una borracha. Pero, ¡joder si estaba borracha!
Me ilusioné mucho y me fui muy feliz a mi clase de cine, pero dudando también sobre la poesía, los poetas, qué es, qué son, qué era lo que yo hacía, COLMO qué, y un montón de movidas más y la fiesta madre, pero contenta al fin y al cabo. Abril, aguas mil. Al final el poemario en cuestión no llegó a publicarse por varias razones, pero eso es otra historia.

A partir de ahí retomé mis visitas a COLMO y participé en la plaquette #0 editada por el colectivo: Poemas de la Chica de la Curva, con un texto que escribí a raíz de un sueño que tuve poco después de la muerte de mi abuela (De versos con limón para calmar este calor meloso). El problema llegó el día de la presentación de aquella plaquette en La Curva, bar al que no había ido nunca antes. Lo que ocurrió podéis leerlo pinchando aquí, aunque así resumiendo: no había leído nunca antes en público, ni textos míos ni del Kiko, yo era como diez veces más tímida de lo que lo soy ahora, (o igual no, pero sabía disimularlo todavía peor), me había cortado un poco el pelo y además se me había ondulado con la lluvia, Sara y Paula se agobiaron, no leí, quedé mal con los de COLMO y decidí dejar otra vez el colectivo. ¿Suena mucho todo esto a un “ahora me enfado y no respiro”?

El curso siguiente me matriculé en Técnicas de Creación Literaria, asignatura que imparte Javier García Rodríguez, tuve una crisis existencial, otra crisis sentimental, otra laboral, económica, se me fue la olla, quise hacer un montón de cosas antes de cumplir los veintiuno y acabé posando en un motel de Valladolid – a falta de estudio fotográfico – para ganar algo de pasta, me abrí un blog en Puta Locura, empecé a no dormir por las noches, a beber licor de café, vodka, crema de orujo y cerveza sola, a triplicar la dosis de tabaco diario, a ver Six Feet Under, a ir al Wild Thing, y qué os voy a contar que no haya dicho ya en este blog...

A falta de pasta para psicoanalistas, psiquiatras, amor y con intención también un poco de quitarme la costumbre de ponerme ciega a licor de café por las noches en la habitación mientras veía Six Feet Under y me fumaba veinte cigarrillos del tirón, uno detrás de otro, decidí regresar a COLMO.

Decir que COLMO me salvó la vida es un poco exagerado, pero decir que fue una terapia cojonuda, no tanto. La gente que compone COLMO, tener una razón por la que salir de casa cada miércoles a las siete de la tarde, Versatil.es y sus noches en La Curva, la lectura en Arroyo, el día de Últimas Tardes Con Teresa en Urueña, esa sensación de seguridad, de no estar sola, de tener amigos o al menos gente con quien compartir algo más que apuntes de filosofía de la ciencia o calimotxos en el Ké Sé Yo (que tan bien vienen, también, y tanto se echan de menos a veces, claro).

En noviembre, en el CSO Absenta, pasando un frío de mil demonios, después de haber presentado La Fanzine, Pat hacía malabares, sonaba hip hop, yo me tomaba la vigésima caña (mal)tirada por mí misma y hablaba con Sara (tOrMeNtA), que vino desde Valladolid para cubrir la “noticia” para Artículo 20 (aunque al final Artículo 20 no llegó a sacar ese número, pero eso es otra historia), sobre la decepción que se tiene el primer año de carrera, cuando llegas de tu ciudad con ganas de cambiar el chip, alejarte del instituto y conocer gente nueva, gente con aspiraciones similares a las tuyas, gente de quien aprender y con quien compartir inquietudes… y en realidad te encuentras con un ambiente demasiado parecido al del instituto pero más patético porque ya está fuera de lugar…


Entonces llegamos a COLMO, al colectivo como terapia, al poetry is my lifeguard, al somos todos tan inseguros, tan antisociales, somos los raros de nuestras clases, o quizá no llegamos a esto y sólo lo pienso… y la única antisocial insegura y marginada de su clase sólo fui / me sentí yo, pero lo que sí tengo claro es que si hay un lugar y un grupo de gente con la que he llegado a no sentirme desubicada o incómoda por mi timidez y mi incapacidad para abrir la boca, es con la gente de COLMO.

Por eso será para mí todo un placer hablar sobre COLMO y darlo a conocer en Logroño este viernes, 7 de Mayo, a las 19:00h en el Ateneo Riojano junto a las colmillas Rut Sanz y Marina De Luna.

Sé que a las 20,00h estará el Kutxi Romero presentando el poemario del niño de la Marrodán en el centro cultural Ibercaja,



pero en Logroño esta´ todo cerca y se puede ir a todo, e incluso irnos después todos en comandita a la Mayor a tomarnos unos cacharros. A falta de la Musa, (cawenlahostiaputa), tenemos el Mal de Amores, que no es lo mismo, pero a veces ponen North American Scum, que es una de esas canciones por las que doy la vida bailando / haciendo el subnormal creyéndome sepsi cuando estoy borracha.

Situación:
7:47h. . Habitación. Valladolid. Suena North American Scum , de LCD Sound System.


Blog Roll de Colmillos:

Eva Villavieja: Conocida en la blogosfera como La Dama Atómica, ha participado en la antología "23 Pandoras" (Editorial Baile del Sol, 2009) Recientemente ha resultado ganadora del X Certamen de Poesía Juvenil "Ateneo de Valladolid”. http://ladamaatomica.blogspot.com/

José Pablo Barragán: Tiene un poemario publicado: "Lugares Comunes" (Sevilla 2008, Premio Certamen Univ. Sevilla 2006): http://fragmentosdelecturas.blogspot.com/

Rut Sanz: Duenda o d. esta´ publicada en la antología "Parque de Atracciones" (Colección Libros del Imperdible - 1001ediciones): http://pinceladasdeazul.blogspot.com/


Sara R. Gallardo: Ha resultado finalista en el concurso "Tienes una historia que contar" con un artículo que se encuentra publicado en un libro que se editó a raíz de dicho concurso. http://retalesdetormenta.blogspot.com





Raquel Sánchez Jiménez: http://diciembreverde.blogspot.com

10 comentarios:

  1. Curioso... había llegado a los blogs de varios colmillos sin saber que todos estabais en esa especie de logia oculta judeomasónica :P


    (Tus posts autobiográficos tienen un noséqué que me encanta)

    ResponderEliminar
  2. Un pasote de entrada!


    Desde aquí te digo que yo quiero ir a ver al Kutxi :P

    ResponderEliminar
  3. Que sepas que estás muy sexy bailando borracha, aunque creo que eso ya te lo dije.

    ¡Pasadlo bien!

    ResponderEliminar
  4. demasiadas menciones por una semana, adri...no vamos a confundir las masas con las musas.
    un beso, que salga muy bien. :D

    ResponderEliminar
  5. kutxi no va a estar!!!

    que lo sepáis, vaya

    ResponderEliminar
  6. El relato, con tu esencia, como siempre, esa manera que solo tu tienes de decir las cosas.

    Como inciso, yo aún no he encontrado el lugar donde no me sienta desubicada.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡La sintaxis siempre sale del carajo cuando uno está borracho! Fijate en Joyce, que no escribió sobrio en su vida... o cualquier irlandés que se precie.

    ResponderEliminar
  8. pero mira qué molas tú, no? resulta que escribes cosas con más peso del que te imaginas justo cuando a una se le habían olvidado un poco.

    mañana te doy guerra mientras tomamos unas cerves antes de leer.

    abrazos gordos.
    d.

    ResponderEliminar
  9. Has colgado tu bandera,
    traspasado la frontera,
    Eres la reina.
    Siempre reinarás,
    Siempre Reinarás.

    Un besote

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios