domingo, 21 de octubre de 2007

The Hollies - Bus Stop

Octubre es un mes que no existe.

No importa todo lo que ocurra en este mes.
Siempre es difícil recordarlo.

Octubre es un mes que no existe.

“Ola wapi. A ls 8:15 n la parad d bus dl faro, val? Bests pixurrin”.

Gorra negra, Minivestido de rayas blancas y negras, leggins negros, zapatos de tacón negros y de punta redonda –cómo no, los “cuquis” - .
Joder, ¿soy una moderna?

Los malditos tacones, a los que se me olvidó poner tapas, resuenan por toda esta calle llena de pinos. Quizá hubiera sido mejor no haber visto Sympathy For Mr Vengeance la otra noche.

No sé ni qué camino seguir para que se me haga más ameno esto. Maldita sea, ¿la gente se esconde al anochecer?
Sólo son las ocho y veinte y no hay ni un alma por la calle, y mucho menos en la parada de bus del Faro. Joder, seguro que no han salido de casa. O se han ido sin mí.

- ¿Dónde estáis?
- Ehm... te paso con Sara.
- Que... aún no hemos salido de casa. ¿Dónde estás?
- En la parada del bus del Faro. Sola. Lo que se dice sola, sola.
- En cinco minutos llegamos.

Y una mierda. Caminito hacia abajo, industriales, filosofía... y, como era de esperar, me las encuentro en el trayecto.

- Me debéis un cigarro.

Bueno, pero que lo mejor está por llegar: No sabemos dónde está el local.
Lo único que tiene claro Sara es que tenemos que cruzar las vías del tren e ir por la “carretera de las putas”. Algo que suena realmente bien. Un camino que se intuye fácil y cercano, teniendo en cuenta que para llegar hacia allí he de volver a la parada de bus fantasma. Joder, pero que noche se me presenta...







Continuara´...

1 comentario:

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios