viernes, 19 de octubre de 2007

#9 джазовый человек

Porque no me gusta hablar. Porque te ríes de mi acento, de mis intentos por suavizar las palabras.


Por hablar entre susurros.




Rojo y negro.



Esta oscuridad, violada por un humo azul que dibuja abstracciones hacia el techo, cortándose en los vértices indefinidos de unas sillas negras o en la tenue luz que emana de unas escasas lámparas, me da tranquilidad. Esta oscuridad, casi granate, traspasada por las notas que brotan del piano, que me erizan la piel, chocan contra mi nuca como pequeños besos.


Mis ojos, mis labios, mis manos.



Esta luz, casi granate.



La oscuridad.


Mi quietud.


Las sensaciones llegan a tal punto que me meto dentro del piano. Porque tú, pianista anónimo, produces sueños.



Con los ojos cerrados, entre todas estas mesas ocupadas por gente incapaz de entender lo que tus manos están expresando. Gente ingrata consumiendo licores que taponan sus oídos, todos sus sentidos. No, ellos no merecen escucharte. Sólo yo, hierática, aparentemente ausente, soy capaz de recoger lo que sientes.



Las últimas notas de un jazz desesperado, las últimas notas precipitándose al vacío de cada copa, cerrando una velada de conversaciones impías, vacías.


Secos aplausos, ignorantes consumidores que jamás escucharon a Yákov Okun.



Vulneran mis tacones el sucio suelo,


estremece la negra tela del vestido


cada poro de mi piel,


hasta llegar a ese escenario oscuro,


donde un hombre y su piano,


empequeñecidos por la inmensidad del escenario;


como dos copas de cristal a punto de quebrarse


se preparan para oscurecerse,


desaparecer, desvanecerse.



Negro ébano.



Porque no me gusta hablar, porque no lo veo necesario, no te digo nada. Pero me miras, y tu mano se posa en mi hombro.



Es todo tan suave que da frío.



Son tus manos tan grandes, tan seguras cuando sujetan mi cintura.




Ya vale.


Se acabó.



Me canso de escribir siempre lo mismo. Estoy harta, desmotivada... me siento absurda, tan absurda y monótona como estos textos de mierda. Este blog es una mierda que, como me dijeron una vez, podía estar escrito perfectamente por una rumana soñadora dedicada a limpiar portales.



No quiero más tonterías.



No quiero jugar más. No quiero estar triste.



- Sólo quiero que me abraces.







17 comentarios:

  1. Pues no estés triste, haz lo que dependa de ti, sólo eso. Ya sabes que la vida es más que ser rumana soñadora, autista ninfómana o pedante que juzga a otr@s con altanería, atreviéndose a calificar las emociones, los sentimientos, las fantasías.
    Y si lo sabes, porqué la tristeza, porqué esperar aprobación de nadie más que de tu propio corazón.
    Rema, nunca abandones, ese es el triunfo de los que no sienten...

    Un beso rememorando, en cierto modo, la canción de Billy Joel...

    ResponderEliminar
  2. un gran saludo, estoy de vuelta y entré a leerte un poco. Y coincido con hyku, déjate llevar por tus instintos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como escribes.. te lo juro me ha gustado mucho..
    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. ¿Si me masturbo pensando en ti, tú te masturbarías pensando en mí?

    ResponderEliminar
  5. Amiga mía querida, cuánto tiempo... Me atrapa sin remedio tu estilo directo y la sensualidad de tus palabras... Un placer... te seguiré leyendo, no lo dejes. Un dulce beso,
    V.

    ResponderEliminar
  6. y casi siempre un abrazo es lo único sensato que el alma necesita para sentir un poquito de paz...

    Que bueno leerte de nuevo!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Puede que la mierda que escribes tenga más clase que muchas otras cosas catalogadas como obras maestras.Me decepcionaría dejar de leerte,de percibir a partir de tu sentimiento.Te daría un abrazo si fuera mi abrazo lo que necesitas,pero yo soy un extraño.Vamos,en el color de tus ojos alguna vez se detallará el brillo.Besos,bueno,un abrazo,que el calor te acompañe.

    ResponderEliminar
  8. maldita sea, ¿es que no leéis? Que se nos va, coño.

    IDIOTAS

    ResponderEliminar
  9. Un punto. Asume la esencia del hombre, lamentable punto.

    ResponderEliminar
  10. Un punto. Asume la esencia del hombre, lamentable punto.

    ResponderEliminar
  11. Asumo mi idiotez ¿qué se nos va? Lo único que percibo que se va difuminando es nuestra pequeña, frágil y demoledora autista ninfómana... No la relegues al hipotálamo, tarde o temprano volverá... si no estará siempre ahí, silente, agazapada... Déjala volar. Es un atrevimiento darte consejos pero nunca un momento es igual a otro.

    ResponderEliminar
  12. Como siempre, me es un gusto visitarte y leerte...

    ResponderEliminar
  13. Me gustan las cosas que escribes, seguro, que nos volvemos a encontrar.
    Oye, por lo menos, esta bien limpiar portales, antes que no hacer nada...Es broma.
    Un abrazo.
    Janah

    ResponderEliminar
  14. Que alguien de fuera escriba en español de forma tan bella y expresiva es algo sorprendente... espero verte pronto por mi blog. Saludos y besos.

    ResponderEliminar
  15. Te vas?
    Ahora que acabo de llegar?
    Pues es una pena, la verdad es que me hubiese gustado seguir leyendote...
    Pero como siempre, cada cual sigue su propio camino.
    Besos fuertes.
    Y no lo dejes, siempre hay alguien al otro lado que te escucha.

    ResponderEliminar
  16. ¿y quién puñetas ha dicho que una rumana soñadora que, además, limpia escaleras, no puede tener talento.

    Un saludo desde mi regreso,
    Enrique Rojas

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios