viernes, 26 de octubre de 2007

Sin Título (aún) Quiero mandar a tomar por culo este blog



Voy a cagarme en todos los tópicos.


Quiero eliminar a todos los poetas, a todas las patéticas escrituras eróticas, quiero volverme fría y mandarlo todo a la mierda, que de la mierda venís todos, y de veros me siento mejor.






Rodrigo, átala a la cama y fóllatela. Mátala de una vez, quiero verlo, como se desangra, y que llore. Quiero que termines con esta bruja.



Arráncale las uñas, una a una. Arráncale el pelo y las pestañas. Quiero que la dejes ahí,


(Pero no puedo)


y que no se muera.



Que no, que no se muera.



Porque no puedo



Vivir


Sin ella.




- ¿Qué harías si tu hermana de once años estuviera embarazada de tu primo de 13?



Y todo con consentimiento, que no sé muy bien si con sentimiento...


Mamá, ¿Sabes que la semana pasada tuve mi primera regla? Pues estate tranquila, que ya le he dado buen uso.



- Eres terrible, Malena.


- Antes no era así, y tú tampoco.






De un momento a otro llegará Paula, y aún no estoy del todo segura de lo que voy a hacer. No tengo ni idea de nada.


Es como si no tuviera vida, ni voluntad, ni sentimientos. Voy a dejar que me manejen, haré todo lo que ella me diga sin rechistar. Es algo que vengo haciendo desde hace unos cuantos años.


No sé por qué, la verdad. Quizá se resuma todo al hecho de que ella es mayor que yo. Tal vez por eso siempre me fíe de ella.


Porque la veo por encima de mí, más bella incluso e inteligente.



Y no he logrado superar aún el dolor que supuso la pérdida del padre de Paula y Rodrigo. Es curioso, cómo mi madre logró hacerme creer aquella historia de las bestias. Cómo, a pesar de todo lo que viví siendo tan niña, no supe distinguir entre (lo complicado y lo simple) bestias y asesinos.


Porque la distinción entre asesinos y grises era absurda. Sólo una excusa más.



Y es difícil entender hoy, cómo logramos vivir en aquel mundo de curiosidad y sensaciones mientras el exterior se estaba pudriendo dentro de una dictadura. Cómo logramos sobrevivir.






Son once los años que tengo, once malditos años.


7 comentarios:

  1. Me ha dejado vd asombrado.
    Ciertamente, tiene mucho talento.
    Y un blog de lo más interesante.
    Será un placer volver a visitarlo...

    Que tenga vd buenas noches.

    Un nuevo admirador de la Niña de las Naranjas.
    A.

    ResponderEliminar
  2. me gustaste
    me gusto tu rareza alejada de la locura

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Se puede acostumbrar uno a todo, incluso al veneno; si libas de él despacio pero constantemente, serás inmune. Como una gota tras otra sobre el hielo, se convierte en baden y luego, en agujero.

    El deseo es un veneno, a diluciones pequeñas puede curar.

    ResponderEliminar
  5. nada de mandar a la mierda este blog


    me opongo


    ...

    ResponderEliminar
  6. ¿Quién es Malena? ¿La precocidad y el deseo en persona? ¿Vivió parte de la éopca de Franco y los grises matarón a los padres de sus primos? Creo que tienes una historia de gran calado entre las manos, yo que tu no lo dejaría.
    Y por cierto, lo que dices al principio, se corresponde casi casi con lo que Bukowski denominó en una ocasión "El Síndrome del hombre congelado". Pero hay le tienes, un clásico entre los malditos.

    ResponderEliminar
  7. ¿Deseas la frialdad?, eso me ha recordado, algo que dijo un filosofo, no se ahora cuál pero eso da igual, dijo que el ignorante envidia el conocimiento del sabio, y éste la felicidad del primero, pero como ni el uno ni el otro sabrán jamás lo que se siente al serlo, en el fondo no sabrán que es mejor.
    Bueno , digamos que tu deseas la frialdad?, mmm yo durante mucho tiempo lo fuy, frío, lo bueno, ser inmune a todo dolor, a cualquier cosa que te tirase la vida, el problema, que no era capaz de apreciar nada, de vivir..., con qué me quedaría? la verdad ni idea, y da igual total estoy actualmente en un estado, en el que nada me importa, en que lo que tubo sentido para mi es locura, y mis sueños mil pedazos de cristales rotos.

    Ahora estoy cansado, mi mente me dice, ve, duerme, muere por unas horas, y es lo que aré.

    Por cierto no se dónde si en este escrito u otro, hablabas de que te crees superior a los demás, pero que en realidad eres inferior, bien primeramente si te creyeses verdaderamente superior lo serías, y no dudarías, y en segundo lugar ¿y qué? tu vida es tuya, tu eeres su protagonista. Ahora si me retiro, estoy demasiado espeso, torpe, cansado, enmierdado, aver si llueve de una puta vez, y su caricia limpia mi alma.

    Suerte.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios