jueves, 22 de marzo de 2007

El Show de la Inútil








En la pizarra sólo veo equis e ies griegas.
Dos letras, sin más.
Dos letras incomprensibles.

¿Superponer las emociones al interés?
Abandonar las cosas por aquello a lo que vosotros llamáis amor sólo tiene algo de bonito en las películas de Meg Ryan.

Pero en esta vida... En esta vida finita y sin guión, a veces no está de más marcarse un objetivo con futuro para el futuro.

El amor se acaba, y cuando se acaba, ¿qué?

Antes suicida que anulada.
Si un día me enamoro, pégame un tiro, por favor.

Quiero terminar la carrera, escribir, aprender.
Quiero seguir siendo curiosa, pero nunca me abandonaré al amor.

Bienvenido al Show de la Inútil.

Dado que la lógica es para moi más difícil de digerir que l’amour, he llegado a concluir que si yo (x) no puedo compaginarme con otros (y), es deducible que, simplemente sea una auténtica inútil integral.

La inútil se entretiene con un boli Bic.

La inútil se divierte sola.

La inútil reivindica su derecho a la imperfección,
Pero no admite ni un solo fallo en los otros.
En ellos.








Soy una inútil.




Una inútil.




Da igual que la primavera llegue con nieve, siempre es igual. Es la época de la humillación.








Da igual que sea cara a cara o por escrito.




Mis sentimientos salen.




Se escapan.




Ellos son algo,




yo, yo soy otra cosa...








Y mis ojos derraman lágrimas. Mi garganta no reacciona. Mi corazón hace cosas raras.








Se llama vergüenza.




Se llama humillación.








Se llama...








¿Adriana? GILIPOLLAS.








Tonta, tonta, tonta, tonta, tonta, tonta.












¿Qué es lo que espero conseguir?
¿Acaso después de varios años de adolescencia no tuve tiempo para aprender?
Fueron muchos años haciendo tonterías.
Creyendo mentiras que yo solita creaba en mi cabeza.
¿Dios es el opio del pueblo?
Mi opio es la imaginación. Imaginarme lo casi perfecto. Imaginar que hay alguien a quien intereso en exclusiva.
Que tonta.
¿A un tío?
Eso es imposible.
Descarté a todos. Porque todos eran imperfectos.
Unas uñas sucias.
Una conversación y un mail inapropiados.
Un lenguaje escaso.
¿Cuántos detalles más?
¿Es por que me veo perfecta?
¿O es que soy tan poca cosa que necesito completarme con el hombre ideal?

Siento celos de todo.
Y me siento a gusto estando con él y al mismo tiempo sin estar.
De cada palabra hago un mundo.
Olvidando que las palabras, muchas veces, no dicen más de lo que expresan.
X
Y
Sólo son un par de consonantes. Equis, i.
Todo es así.

No soy única.
Ni inútil, ni mala, ni nada.
Lo que soy es una puta ignorante.
Una creída. ¡Qué sé yo!

3 comentarios:

  1. Me encanta leer tu diario y hasta hoy no habia decidido escribir , sigue asi que somos mas personas las que te leemos de lo que tu piensas .
    Un Saludo .

    ResponderEliminar
  2. Aleatorio o random??? pocas veces encuentro algo que me agrade, buen monologo

    ResponderEliminar
  3. Torres más altas han caido. Pero tu objetivo es la mar de loable.
    Encantado de aparecer por aquí.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios