jueves, 8 de marzo de 2007

¡Mi madre! ¿Tomas café solo?



Anoche soñé que estaba enamorada de ti.



Nos encontrábamos en la estación de tren. Tú ibas cargado de maletas, como yo.

Yo iba sola, pero tú ibas con mucha gente, con amigos. Y me sentía tonta, desplazada.

Sólo quería tenerte a ti.

Soñé que tenía miedo. Deseaba abrazarte, besarte. Y tenía miedo. Era una sensación asfixiante: no soportaba verte cerca de otras personas, y me aterraba la idea de perderte.
Pero te perdí. Antes de que me diera cuenta tú ya te habías ido...
Te busqué, sintiéndome por completo desubicada. Tenía que cruzar la vía del tren por el paso subterráneo, pero no sólo había uno.
Había varias bocas... cada una de ellas con un letrero luminoso diferente...
No recuerdo muy bien el nombre de todas ellas, pero sí me acuerdo que una tenía el título de aquel video juego... “Resident Evil”.
Recordando tus gustos, opté por entrar ahí, aunque tenía miedo. Me matarían los zombies.
Pero estaba convencida de que tú habías entrado ahí, y tenía que encontrarte.
Tal y como supuse, aquel túnel era espeluznante.

Había una niña de unos ocho años, quizá menos, a la que le faltaban las dos paletas. Estaba atada a la pared, y un hombre mayor sostenía un enorme y asqueroso gusano amarillo, de unos tres metros de longitud y un diámetro de aproximadamente tres centímetros. La niña, apretó los diente y abrió los labios, dejando ver la cavidad causada por la ausencia de dos dientes.
- Ahora el gusano entrará por ese hueco. Y, después, aplastaré arañas en tu cara.
La niña estaba asustada, pero no ponía ninguna resistencia, dejando que aquel gusano entrara por su boca, que las grandes arañas fueran muertas, espachurradas en su dulce carita.
Y te llamé. Te grité, porque no era capaz de ver más arañas.

La facilidad con la que aquel hombre las engatusaba y cogía.

No podía...
Grité tu nombre como una posesa, para que me sacaras de allí. No podía seguir el camino sin ti.
Tenía miedo.
Estaba sola, perdida y desvalida sin ti.
Pero tú no venías, y aquel hombre ya me había visto.

Se acerca hacia mí, con unos alicates.


Me sacará los dientes.




Me dan miedo las arañas.

2 comentarios:

  1. Adri, cariño, si realmente esto es uno de tus sueño, yo personalmente empezaría a asustarme. pobesita...

    ResponderEliminar
  2. Tiene gracia, ¿no?
    http://www.youtube.com/watch?v=ZdfVqNlEKFU

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios