miércoles, 5 de noviembre de 2008

He llorado como una Magdalena viendo Caótica Ana.

Soy feliz. Soy feliz porque soy independiente, o eso parece. Me he convertido en un personaje de Al Salir De Clase que comparte piso con dos amigas, va a clase por las mañanas, a trabajar por las tardes y de fiesta por las noches. Y me siento feliz, aunque no tengo un puto duro.

Y encima vienen los de Telefónica a robarme y los de Orange a vacilarme. Y viceversa.

Contratamos el adsl de 20mb de Orange. Ese que icluye el adsl de hasta 20mb, el pack incial de TV, las llamadas a fijos nacionales y el mantenimiento de línea con Orange. Bueno, pues esto de “todo con Orange” no es exactamente así. Para empezar teníamos que dar de alta la conexión de teléfono con Telefónica y pagar treinta euros a esa querida compañía verde y azul. Y así es como tuvimos telefonía fija con Telefónica durante veinte días, hasta que el viernes vino un técnico de Orange y nos puso el esperadísimo Internet y los canales de televisión. Quitó el teléfono fijo de donde estaba y lo conectó al router de Orange. El técnico me dijo lo siguiente, o algo similar: “hasta dentro de un mes más o menos no tendréis línea con Orange. De momento seguís con Teléfonica, así que tendréis que marcar el prefijo 1052 siempre que llaméis para que las llamadas no os las cobre Telefónica.”

Pues bien. Pero entonces pensé, “espero que no tarden mucho en darnos de alta la telefonía fija con Orange porque no me apetece tener que estar pagando casi quince euros mensuales a Telefónica por el mantenimiento de línea.”

El técnico se fue y yo fui feliz porque tenía Internet. Vicio, vicio.

Pero, ¡oh! El teléfono ya no recibía llamadas, y, por mucho prefijo que marcáramos, tampoco podíamos realizar llamadas. Así que llamamos a Orange y le comentamos nuestro problema. La teleoperadora nos dijo que como aún tenemos la línea con Telefónica tenían que solucionarnos el problema ellos. Llamamos a Telefónica.

El martes volvió el técnico de Telefónica. “Normal que no podáis recibir ni realizar llamadas, porque tenéis el teléfono conectado al router de Orange, con quienes aún no tenéis línea. Si lo conectáis a la toma de teléfono que hay en la entrada, como lo teníais antes, sí que os funcionara´, porque con Telefónica sí que tenéis línea.” Y el técnico quitó el teléfono del router.

“Son 9’50€ por el servicio técnico y 50€ por el desplazamiento”. Me dice el hombre. 59 € de nada, apenas. “Pero como el fallo es de Orange, puedes no firmar, como que no esta´s conforme, y llamar a Orange para que nos paguen ellos”. Y yo no firmo, y el técnico se va, y nosotras nos quedamos sin Internet.

Sin fijo y sin Internet. Qué vida ma´s triste.

Llamamos a Orange y le comentamos lo ocurrido a una teleoperadora muy simpática. “Normal que no os funcione Internet, porque, al desconectar el teléfono fijo del router, el de Telefónica os ha desconfigurado todo. Tenéis que llamar a Telefónica y poner una queja por el servicio técnico.”

Llamamos a Telefónica. Volvemos a comentar lo que pasa, y que queremos poner una queja. Después de marearme con un tiroliro insportable durante una eternidad, la chica me dice que como es cosa del servicio técnico tengo que llamar al 1002 y poner una queja porque el técnico no sólo no nos ha solucionado el problema con el fijo, sino que también nos ha desconfigurado el adsl que tenemos contratado con otra compañía. También me dice que no me preocupe por los sesenta euros, que nos los cobrara´n mediante transferencia bancaria y que, en cuanto eso ocurra, llamemos a Telefónica para que nos los devuelvan.

Llamamos al 1002. Ponemos la queja. La teleoperadora nos dice que no tienen porqué solucionar los problemas que tenemos con otras compañías. ¡Joder!

Llamamos a Orange. Todo. Le contamos hasta nuestra vida. Todo, coño, todo, y que estamos hasta el coño de que se estén pasando continuamente la puta pelota.

Creo recordar que nos dijo que enviara´n a un técnico para que nos solucione el problema sin cobrarnos nada. Pero no sé si creérmelo.

Creo que quiero darme de baja.

Si quieres ver otro problema que tuve con la conexión a Internet, pincha aquí.

9 comentarios:

  1. No vas a poder escapar de ese bucle. Deal with it.

    ResponderEliminar
  2. Como odiaria meterme en problemas de esos, xD, me causan muchísimo estrés.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida al MundoReal™.


    P.D: No sé a cuento de qué viene ese título, a mí me pareció jodidamente pretenciosa... Los amantes del Círculo Polar es bastante más equilibrada... y mejor escrita, claro.

    ResponderEliminar
  4. La vi ayer y me encantó, y llore. Los amantes del círculo también me gustó mucho, (entre otras cosas porque Najwa me encanta como actriz; también me gustó muchísimo en Lucía y el Sexo) pero creo que son diferentes. En mi corazón hay sitio para tres.

    ResponderEliminar
  5. Awi vaya miedo, yo estaba pensando en poner internet con orange (en caso de ponerlo) y me has asustado un montón!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Dama atómica, no te asustes, mujer. al final, después de mil quinientas llamadas a Orange, logramos hablar con un teleoperador decente que nos dijo paso a paso cómo configurar nosotras mismas el adsl, y ahora todo va genia. Eso sí, ganas de denunciar a Telefónica no me faltan.

    ResponderEliminar
  7. Las compañías telefónicas son el mal en estado puro.

    ResponderEliminar
  8. Yo también sufrí una esperiencia sobrenatural con teléfonica de espíritu burlón. Al final acabé en ONO, y al menos, sobrevivo.

    Un saludo y decir que mi libro ya está disponible en casadellibro.com, por si acaso alguien...

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios