sábado, 31 de enero de 2009

La 500

Madre mía, qué inutilidad. Estaba hablando con un amigo sobre mi primer año de carrera. En concreto sobre lo difícil que se me hacía follar en Valladolid y que estaba que me subía por las paredes. La cuestión es que se me hizo inevitable recordar la entrada a la que lleva  este enlace. Entré en el blog, busqué la entrada en cuestión, la volví a leer…  una cosa llevó a la otra y me leí casi todas las entradas de ese mes: Febrero de 2007. Todo tan fresco, tan espontáneo, con tan mala leche, ¡como si no me leyera ni Chus! Simplemente… genial. Y, joder, todo eso lo he perdido… me empeño tanto en actualizar con textos que sean prosa cuando quiero que sea prosa, poesí­a si quiero que lo sea... Me estoy convirtiendo en una pedante pretenciosa… olvidándome de lo que realmente es esto: un blog… Y viendo los comentarios me he dado cuenta de a qué seguidores he perdido, y a cuáles he ganado. Completamente diferentes… y no sé si eso es bueno o es malo.  Vale, he cambiado, el diseño del blog ha dado mil vueltas, mi cabeza otras tantas… antes ni siquiera me importaba que las cosas tuvieran el menor sentido, sólo se trataba de sentir con las yemas de los dedos. Ahora en cambio, de manera más o menos consciente me empeño en seguir una lógica, una coherencia. Cerrar los textos, justificarlos…  Quizá porque me influyeron tantas críticas, porque me llamaron inmadura al escribir con letras de colores. Porque me comentaron diciendo: esto es una puta mierda. Y me olvidé de las buenas críticas, que a veces, aunque estén escritas por nicks que lleven a otros blogs, no son simple spam. Me siento como si hubiera aniquilado a la verdadera Awixumayita, como si hubiera destrozado mi esencia y lo que me llevó a crear este blog. Ya no hablo sobre el incesto, ni sobre niñas con un precocísimo despertar sexual. Me estoy volviendo

 jodidamente 

políticamente 

correcta.

Y me veo ahí, en el periódico, enlazada en tantos blogs, con la puta soledad del café dando vueltas,  y me revienta. Ahora mismo me revienta. Me siento como cualquier domingo al atardecer. Viendo cómo se va a ir disipando todo esto sin que yo pueda hacer nada para impedirlo.

Quiero volver a escribir con aquella necesidad irracional. 

Así que ya os podéis ir preparando…  

15 comentarios:

  1. Te gustaría el té de hibisco. =)
    Tú eres tú, escribas lo que escribas. Pero es cierto que, en ocasiones, es el cuerpo quien dicta qué necesita contar. Por eso mi blog también ha cambiado. Bienvenida a la espiral de retales de vidas =)

    ResponderEliminar
  2. después de leer la entrada 500... mi piel desea ragarse al leer la 501, como hacía en aquellas noches en las que éramos felices con una vaga entrada en el blog y una botella de lambrusco... como esas noches en las que escribíamos sobre tus poros para que al día siguiente buscaras en ellos la inspiración para volver a renacer entre unas palabras simplemente sensacionales...

    ResponderEliminar
  3. Me has desenlazado y me he puesto triste :(

    ResponderEliminar
  4. Marina... no te he desenlazado... Es un blog roll, va rotando según las actualizaciones...

    Gracias a todas por los comentarios. Volveré a sacar la mala leche, os lo aseguro.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. jajajaja xD, me encanta el texto.

    ResponderEliminar
  6. Awy querida, sabes que hace tiempo que te sigo, de forma irregular, pero lo hago y sí que es cierto que la Awy del principio era más fresca quizá, más espontánea, pero también me gusta mucho lo que haces ahora. Siempre hay una rotación en los lectores; a mí apenas me quedan unos pocos de los que me leían al principio, hace también dos años, pero eso no es tan importante; lo único es intentar siempre escribir lo que sientes. Te seguiré leyendo, eso seguro. Besos,
    V.

    ResponderEliminar
  7. Quinientas entradas en dos años y un mes... se dice pronto.
    Rescatar lo bueno del pasado, ¿eh? Pues genial. Mala hostia, niñas precoces, incesto, tacos, palabrotas, escándalos... siempre me resultó curiosos asomarme por aquí de cuando en cuando, y eso es porque escribes bien. Si sabes integrar lo bueno del pasado (eso que dices que perdiste) y lo bueno del presente, creo que seguirás mejorando. Arriba esas naranjas, y nada de eufemismos.
    Desde mi espacio en las nubes, sabes que te visito de cuando en cuando.

    ¡Nos vemos pronto por clase!

    ResponderEliminar
  8. y tenerte tan cerca y no saber como saltar....
    Arrempentido,ilusionado...
    Conforme con el momento.
    Gracias Awixumayita.

    ResponderEliminar
  9. ¡Tranquila tía, tranquilaaaa!¡Qué me estás poniendo nervioso, coño!

    ResponderEliminar
  10. Te habías vuelto "komercial" y ahora kieres volver a tus inicios. A los grupos de músika les funciona siempre de puta madre :-)
    P.D: hoy has ganado un nuevo adepto.

    ResponderEliminar
  11. Por fin te has dado cuenta. Ojalá lo consigas niña de las naranjas.

    ResponderEliminar
  12. Qué pena no haberte visto mientras dabas el puñetazo en la mesa!

    ResponderEliminar
  13. Hola, blogger feliz. (te ha tocado:)).

    Después de leer algunas de tus entradas, me paré en esta que parece ser una transición, para decirte que a mí me encantan tus letras de colores.
    Mira, ¡tú escribe lo que te de la gana y como te de la gana!, es tu espacio ¿no? pues eso...
    Sea como sea, derrochas mucha fuerza y energía.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. la gente cambia, eso es normal y supongo, hasta cierto punto, justo y necesario... es la naturaleza del ser humano.. aunque se te "ha extrañado".. a que no adivinas quién soy...? empieza con R, termina con O... ese!!!! un beso.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios