lunes, 9 de febrero de 2009

Playground Love

No me gustaba el instituto. El primer trimestre siempre hacía frío. Era el tercer año de secundaria, pero el primero de instituto. En una de mis primeras borracheras, poco antes de las clases, me caí por unas escaleras, de modo que comencé el peor curso de mi vida con una pierna escayolada. No me gustaba el instituto. No podías ser fea ni normal, tenías que destacar. Siempre hacía frío y en el porche los demás no dejaban de fumar. Un día, de las primeras veces, me mareé. No fumando. Estaba en clase de geografía y me dio un bajón enorme. Con los años he aprendido a disimularlos, pero aquel fue de los primeros y no quise seguir allí. Cogí mis cosas y me fui. En casa, tirada en el sofá, asqueada de aquel ambiente, – como siempre, siempre a disgusto, esté donde esté – puse la televisión y comenzó en canal plus Las Vírgenes Suicidas. La vi entera y puede que incluso llegara a llorar. Cuando volvió mi madre y me vio allí, en vez de en clase, me dijo: que no te influya. Desde entonces solía firmar mis textos bajo el seudónimo solitaria suicida y los tiraba por ahí o los dejaba “olvidados” en sitios estratégicos del instituto para quien quisiera encontrarlos.

15 comentarios:

  1. Me gusta tu firma...

    Besos suicidas

    ResponderEliminar
  2. Si se nos raya el CD y salta la canción...NO TE SUICIDES...que viene después Dominique A y la atmósfera va a ser la ideal.
    Intento combatir lentamente tus MAREOS...sé que tengo que aprovechar cada minuto porque al día siguiente todo volverá a ser igual…
    no vas a estar.


    http://www.youtube.com/watch?v=SgeI6G4CLMk

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que destacabas. Es evidente. Si no lo hacías es que ibas a un instituto donde la mayoría eran retrasados, que también es muy probable.

    Yo nunca he ido a ningún instituto, pero he vivido con tías muy cultas con las que he hecho intercambio de conocimientos.

    "No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió" dice Sabina en una canción. Y yo añoro esos tiempos de institutos que no conocí por mis ansias de ver mundo y probarlo todo. Todo excepto los institutos.

    Espero que hayas superado esa época de "solitaria suicida" porque me gustas viva y mal acompañada.

    Besos en plena nostalgia.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, empieza semana y con ella retomo los hábitos de lectura. Me sumergiré de lleno en la soledad de tus cafés.

    ResponderEliminar
  5. Hacía tiempo que no etiquetaba (o firmaba, viene a ser lo mismo) una entrada como Solitaria Suicida.

    S.T.G, era un instituto de subnormales, sin ninguna duda. Todo cambió cuando me fui a Logroño, donde también había mucho gilipollas pero por lo menos había variedad.

    Un besazo a los tres, soletes míos.

    ResponderEliminar
  6. Esa película, de algún modo, también marcó mi adolescencia.

    ResponderEliminar
  7. La adolescencia tiene esas cosas... lo bien que me sentaba ser la inadaptada...

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. hola! que tal? llegue aqui de casualidad y justo he visto en una peli hace poco un tipo que decia que la vida (tooooda la vida) es como el instituto, pero aunque asi fuera, como ya ahn dicho por ahi ser la personica peculiar, o inadaptada, era mucho mejor que ser parte del sequito de descerebrados sin personalidad ni inquietudes que seguian a quien fuera solo por no tener que ponerse a ser ellos mismos... es mejor ir a tu aire! Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Yo tb olvidaba mis textos por ahí. o los dejaba entre los libros de la biblioteca. ^^

    ResponderEliminar
  10. El instituto, una mierda como una montaña. Y el colegio de monjas en el que estudié muchos años también. A la mierda con ellos. Por aquel entonces ni escribía, ni dejaba descolgadas notas por cualquier lado.
    Y Sergio; tuviste muchísima suerte. Yo también te aseguro que no te perdiste nada bueno.

    ResponderEliminar
  11. a mi también me encanta ver peliculas tristes cuando yo lo estoy...es una manera de intelectualizar el dolor...

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias a todos. Veo que todos le teníais un asco terrible al instituto. a los 16 no es obligatorio, así que tampoco hablemos mucho: si nos quedamos es porque quisimos. a mí personalmente no me gustó el primer trimestre de 3ºE.S.O porque me tocó en un instituto de canis y jennis redomados. Pero el recuerdo que guardo de 4ºE.S.O es bastante bueno. Por lo menos puedo decir que no tuve que currar en Bershka mientras mis compañeras tenían todas las tardes y los fines de semana libres, ademas de esas jugosas vacaciones en navidad, semana santa, verano y otras fiestas de guardar... así que tampoco dramaticemos...
    Sergio, no sé si destacaba. La verdad que tampoco he cambiado mucho desde entonces. La diferencia es que antes me incomodaba mi forma de ser y ahora no me importa una mierda ser una inadaptada social.

    apologética: aquí no traficamos con jaco.

    Un besazo a todos.

    ResponderEliminar
  13. Pues si dices que no has cambiado demasiado me reafirmo en mi opinión: Sí que destacabas.

    Otra cosa es que tus compañeros, -seguramente adictos al porno neumático y con grandes dosis de mierda de la que peor huele en su cerebro- no supieran valorarte.

    Si yo hubiese ocupado el pupitre contiguo al tuyo me hubiese postrado a tus pies. Con intenciones ocultas, claro.

    No seas brusca con Apologética, mujer, que sólo quería naranjas. Vale, que sí, seguramente con alguna intención oculta, también.

    Erebus: No, en realidad si pudiera volver atrás no creo que cambiara la universidad de las calles a la que fui por esos institutos donde muchos aN aPrEnDiD0 A eScRiViR AsIN. Un saludo.

    Y un beso para ti, pelirroja.

    ResponderEliminar
  14. ¿por qué no te gustaba el instituto?

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios