miércoles, 25 de febrero de 2009

524

Se van deshaciendo las yem­as de mis dedos, se derriten mis uñas, y ardo, como si fuera de cera.
Se enreda entre mis huesos el vello de tu piel, y dentro de mi estómago aún resuenan tus besos, como arcadas.
Todo lo que soy se expande durante un segundo para comprimirse después hasta ser sólo un mísero punto en suspenso dentro del infinito de tus contradicciones y todo ese control que pretendes ejercer sobre mí.
Todas tus palabras, como timbres, como alarmas, como alertas, convirtiendo en barro el suelo que piso para atraparme entre sus fauces como arenas movedizas, no van a servir de nada.
Porque sólo soy cera
y he comenzado a arder.

6 comentarios:

  1. Me gusta. Al carajo los tíos hipnotizadores, domadores y bla bla, engañapitufas y maquinadores.
    Por la libertad, aunque sea a solas.

    ResponderEliminar
  2. Buf, como me molas guapa...

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Curioso y original

    Perdona por lo de poner el enlace de mi blog en el post anterior, si te ha molestado, lo siento :(

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. me gusta cómo lo cuentas. deja que arda

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios