sábado, 20 de junio de 2009

Patética



Las chicas bajitas son mucho más grandes que yo. Más guapas, resultonas, atractivas, deseables, adorables, sexis, alcanzables.

Soy totalmente consciente de ello, y aún así me pongo los zapatos de la cuña de nueve centímetros y medio. Una parte de mí se siente rockabilly. La otra me escupe a la cara, llamándome patética de mierda. Con este vestido blanco no sé a quién pretendo engañar. Debajo de la fina tela sigo siendo la misma corrupta indeseable, con las mismas heridas en el pecho y en el pubis.

Sigo teniendo las briznas abiertas, a un pellizco de emanar sangre, y los pies destrozados, a punto de hacerme perder el equilibrio antes de poder llegar a un banco donde descansar mi sufrimiento. Un sufrimiento tan banal y patético como yo en esta mañana de junio.

Mi piel extremadamente blanca se invade de impertinentes pecas, algunas abultadas, que pizco y sangran y pienso: esto, como todo, es nada.

El pelo negro, el rojo de los labios y la palidez de mi piel, sólo componen un retrato patético de lo que quisiera tener, y ser, y no consigo, y me delato dando pasos cortos y mordiéndome la lengua, y buscando continuamente con la mirada algún punto muerto donde descansarla.

Decido que ya no puedo más cuando veo una ligera sombra negra bajo mis ojos y alcanzo a tiempo un autobús donde el resto de la gente parece igual de perdida que yo.

Después de dos paradas sube un nerd extremadamente delgado, gafas de pasta y pelo engominado. En cuanto le veo sé que se va a sentar a mi lado. Igual se lo he pedido yo con la mirada, y por eso la desvío a la ventana, pero en la calle el ganado es igual de deprimente e incluso yo me siento atraída inconscientemente por esas chicas en chándal, bajitas, de la cuarenta y dos sin maquillaje.

I know you wanna beat my lover, me susurran al oído The Sounds, y el nerd como si nada roza en un microsegundo mi muslo izquierdo por encima del vestido. Y ni me inmuto. Sigo fija en las aceras, la gente en movimiento, los escaparates y los productos adelgazantes que acaparan las farmacias.




La foto la he pillado de Venca, y es el vestido al que me refiero en esta entrada.


Sí, compro en Venca.


16 comentarios:

  1. ¡Joder, tía te sales! tienes una prosa que engancha más que la heroína.
    En cuanto a tu comentario en mi blog. te prometo escribir sobre amores muy desesperados.

    ResponderEliminar
  2. por cierto, a mí me gustan las altas.

    ResponderEliminar
  3. Si yo tmb me uno a ese club de chicas lindas altas...es como que llevan una dignidad y un aire distinto...en fin...beso piba chauu

    ResponderEliminar
  4. yo soy bajita pero creo que la belleza en una chica no está en eso, está como en todas las personas, en el interior, y por lo que escribes creo que tu eres muy bella por dentro!!
    Animo y besos
    Yoyo

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado el post, niña, de verdad... hasta lo de saber que compras en Venca jajajajajajajaj

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Hola soy selene de Diario de una desconocida , solo me pasaba para saludarte y felicitarte por el trabajo que haces con tu blog y tambien para comentarte sobre favicon que pusiste en mi blog la imagen ha cambiado si pudieras cambiarlo y damre la nueva direccion de ella te lo agradeceria de lo contrario el dia 30 de junio tendre que borrar todos los favicones que tengan mal la imagen , perdona las molestias y espero tu respuesta un saludo de diario de una desconocida

    ResponderEliminar
  7. El honor es mio,
    y la obra tuya.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Tampoco es tan difícil comprender y aceptar que no viniste al mundo con la exclusividad de ser la única chica de las naranjas...

    ResponderEliminar
  9. Quienes no somos capaces de mirarnos en un espejo buscamos unos ojos que nos muestren algún reflejo. Si esperas a que ellos te encuentren ya no dependes de lo que tú quieres, sino de lo que ellos buscan. Entonces formas partes de ellos y de su mundo, un mundo que tal vez desprecies. Además, una gran llama no es avivada por un tímido soplido, y puedes llegar a confundir su falta de oxígeno con tu falta de fuerza. Por otra parte, si te dejas llevar por el deseo de tus ojos, y no por el que ves reflejado en los ajenos, tienes que salir en busca de una mirada y retenerla. Los ojos brillantes te sacan del mundo de todos, te llevan al suyo y a veces te hacen compañía en el tuyo. Pero ni son incondicionales ni te admiran. Estás expuesto. Ojalá todo fuera más fácil!

    ResponderEliminar
  10. Hola!!!!!!

    Andando por la cibernética, llegue hasta este lindo lugar, veo que cada día pones tu tiempo y esfuerzo, por eso te animo a participar en el concurso, http://lablogoteca.20minutos.es/premios-20blogs/ para que mas personas pasen a ver tu trabajo, te inscribís y luego podes empezar a votar, el mío esta inscripto en Latinoamericanos, fíjate donde podes inscribir al tuyo, te espero...............

    Un besote y abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  11. Pepe Pepe, que me digas tú eso... madre mía, me pone los pelillos como escarpias. Y nah, por mí no cambies de estilo, últimamente me enfado hasta con las parejitas que veo por la calle...

    Yoyo Claro que est´a en el interior, Yoyo, a fin de cuentas es lo que vengo a decir en la entrada. Que me hace gracia que el atractivo lo tengan todas, con su naturalidad, sus curvas, su ch´andals o sus vestidos de venca, pero que aún así los escaparates de las farmacias estén a rebosar de productos adelgazantes y de belleza.
    Belén lo mío con Venca es un vicio... es que manda cojones que acierte siempre con mi talla, cosa imposible en las tiendas de ropa ordinarias, donde lo mismo un día tengo una 36 y al otro una 40.
    Selene Espero que te sirva este Si no, da igual, borra mi favicon y punto.
    Sileno Gracias otra vez, en serio, me ha gustado muchísimo!
    adolfoTodos somos únicos, y Niña de las Naranjas sólo hay una. Olé.
    RobertoMe has dejado en estado de shock. Me aplicaré el cuento. Miradas encuentro muchas, pero no consigo retenerlas...
    Común Estar estoy, inscrita, digo, en los premios del 20 minutos, pero mi blog todavía est´a pendiente de ser aceptado.
    Este es el enlace
    de mi blog en la Blogoteca del 20minutos.
    Gracias y suerte en el concurso.


    Muchísimas gracias a todos por comentar!!

    ResponderEliminar
  12. Maldito espejo que me reflejas tal como yo no quiero,
    Sólo sabes mirarme con desprecio y decirme sin palabras,
    “Farsante, farsante, farsante”,
    Y yo jamás le he hecho caso;

    Camino por la calle hechizado por el viento,
    El aire se interpone en mi camino,
    Y lo atravieso como una aguja en un pajar inmenso,
    Que hiende sin ser hendido,
    Y sin tener importancia,
    Para nada, para nada, para nada,
    “Farsante, farsante, farsante”
    ¿Tú también me vienes con esas?
    ¡No me extraña entonces que nos llevemos mal!

    En mi mente bulle el grito,
    Bulle como un demonio en su caldera,
    El grito eterno, incansable,
    Asociado al mar, a la nada, a la inmortalidad,
    “¡Libérame de mi, oh, eternidad,
    Pues no quiero ser sólo uno más;”
    “Ya se pueden morir, pudrir y asesinar,
    Todos los que pasan a mi lado,
    Y todos aquellos que pasarán;”
    “Ya se puede tragar la tierra todo lo vivo,
    Todo lo que se mueve, todo lo humano,
    Que en realidad me da exactamente igual”
    “No quiero ser uno más,
    No quiero ser uno más,”

    Extraños sueños tenidos en el asiento de un autobús,
    Despertado para descubrir con insigne asombro,
    Que en la media hora o más que he estado frito,
    Tumbado, o sentado, o muerto, o viendo fuera,
    La tipa que se sienta enfrente de mi,
    No se le ha ocurrido soltar el movil de la oreja,
    Ni siquiera para respirar;

    Vida vulgar se cuela a través de los ojos legañosos,
    Que miran asutados para comprobar que la parada se pasó;

    Los días se pasan, las horas, los minutos, los segundos,
    Las imágenes en el espejo,
    Los susurros del viento contaminado de la ciudad,
    Los viajes en bús a ninguna parte,
    Y los sueños denigrantes que me recuerdan lo que no soy,
    Pero siempre tendré ese grito en la mente,
    Sonando a mar de fondo, arrullando en mi cabeza,
    Para ser algún día parte de mi;

    No quiero ser uno más,
    No quiero ser uno más.


    Post Scriptum I: el "farsante, farsante, farsante" creo que sabes de donde lo he sacado. Si dices que eres una enamorada de Chuck Palahniuk...

    Post Scriptum II: A ver si este martes nos volvemos a ver y te doy lo que te prometi. El examen de gato fue asesino, me dan ganas de cortarle el flequillo y algo mas por mamonazo.

    nos vemos pronto

    ResponderEliminar
  13. Marco, lo flipas, que no conocía ese poema... si ya te digo yo, que entre ese hombre y yo hay un vínculo místico que lo flipas de fuerte.

    Me he quedado en estado de shock. ¿El gato? ¿Te refieres a Leonides? Yo salí contenta del examen, pero... a saber... ¡Salí tan contenta de tantas cosas! jaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Post Scriptum III: ¡Que el poema es mio! ¡Si lo escribi ademas ex profeso para este comentario! Lo que si que es de Palahniuk es el verso que meto ahi de "Farsante, farsante, farsante." Eso lo dice Narrador en "El club de lucha" (el libro, no la peli) cuando conoce a Marla. Le dice asi: "Farsante. Farsante. Farsante. Mentirosa."
    Y ese libro me encanto tambien. Tengo que ller a Palahniuk, a ver si este verano se tercia.
    Y si. Leonides es Gato. ¡Si Pablo puso una foto y todo de un gato en el corcho de clase! Jajajajaja...
    Cagoentodo. Ya podria haber puesto un examen mas corto. Cagoensualma.
    Bueno, lo dicho, estudia o lo que sea para Tiranofartos y nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  15. ahhh!!!! pues me ha encantado el poema ^^
    :)

    Lo del corcho, el gato, y su madre,como si me dices misa, porque ya ves lo que he ido por clase este año...

    Pues nah, a ver si me pongo a estudiar, que creo que va siendo hora

    muah!

    ResponderEliminar
  16. Niña, paso a saludar, porque no he podido leer nada tuyo en este curso intersemestral.
    Por eso, como siempre, he leido este post que hace mucho eco en mí desde la primera mirada que le dí.
    Yo se como se siente las miradas a la calle en un autobus, mientras sabes que alguien te mira y eso confirmaría que no estas solo. Y sin embargo las lagrimas delatan tu animo. Más de uno se asusta y sorprende.
    Yo te quiero aunque no sea el friki de ese autobus. ^^

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios