lunes, 22 de junio de 2009

Mute

En 1994 Barbie dio un paso adelante: en ese año se presentó el nuevo modelo “Barbie Hablemos tú y yo”, que era capaz de pronunciar hasta 10.000 frases en 10 lenguas diferentes.




El sábado, después de ver Synecdoche, me puse el final de Amélie.

Si no lo he dicho en este blog, lo habré dicho en la vida real: Amélie es una película de Fotolog. Pero esto lo dije durante aquella época de estupidez supina que me duró casi dos años. Antes, cuando comencé la carrera, cuando comencé este blog, cuando vi por primera vez Amélie, no se me hubiera ocurrido decirlo. Aunque lo es, las cosas como son. Como los amantes del círculo polar. Son películas cuyos títulos o frases significativas aparecen en la cabecera de los fotologs, con estrellitas, en un baile de minúsculas y mayúsculas, sobre la última foto del niño emo o la pareja de adolescentes que no tienen ni puta idea de lo que es querer a alguien hasta anularse, con frases del tipo: “Te QuiEroO mI XinO eRmOozzzzZZZOO”


La cuestión es que me puse a llorar como una gilipollas, y me acordé de aquella Barbie Hablemos Tú y Yo. Comúnmente conocida como la Barbie que hablaba.


Por aquel entonces yo vivía en Miranda de Ebro, y por la calle Concepción Arenal, había una tienda de Todo a 100 que siempre recuerdo naranja, en cuyo escaparate estaba esta muñeca.


Cada vez que pasaba por delante con mis padres, me quedaba estática como una subnormal frente a ella. Creo que la primera vez que la vi simulé un desmayo. Es que ya desde pequeñita apuntaba maneras. Pero nunca me la llegaron a comprar.


Aquella tienda estaba dividida en dos pisos. La planta baja era un Todo a 100 de toda la vida, con sus muñecas chinas de plástico, huecas, con poco pelo y fácilmente desmontables, a las que mi madre llamaba “marías”. En la parte de arriba estaban las Barbies y otros juguetes de mayor prestigio. Mi madre me tenía prohibido subir. Allí arriba, evidentemente, es donde estaba la Barbie que hablaba, y no la hubiera llegado a ver si no fuera porque la bajaron al escaparate.


Pero yo la había visto ya antes, en la revista del Club Barbie al cual estaba suscrita. Y me tenía tan loca como me tienen hoy Bellamy, Mars Volta o Risto Mejide.


Lo que me sorprende es que me recuerdo muy triste, cuando sé que en realidad por aquel entonces yo era muy feliz. Me recuerdo tímida, pero no autista, e incluso era popular, dentro de todo lo popular que se pueda ser con ocho años…

Era Victoria cuando imitábamos a las Spice Girls, a la fiesta de mi noveno cumpleaños acudieron muchísimos amigos, y por la noche llené de lágrimas un yogurt, y comprendí por primera vez por qué se ib­a a terminar todo.


Pero hasta entonces yo era muy feliz.


Me pregunto si el hecho de que yo quisiera la Barbie Hablemos Tú Y Yo transcendiera a las típicas razones que llevan a una niña a querer una muñeca y no otra. Y no sólo quererla, si no el no haberla podido conseguir. Del mismo modo que estaba loca por las sirenas, con el trasfondo de Ariel, y por Pícara en la serie que ponían de lunes a viernes en Telecinco antes de aquella aberrante serie que tenía locos a todos los niños y que se titulaba Power Rangers.


Ahora no puedo hablar, como tampoco pueden tocarme, y no conseguiré reponerme…


Sólo consigo que mi corazón se retrotraiga y a día de hoy sólo queda un pequeño pellejo palpitante.


Así que lloré, claro que lloré viendo el puto final de Amélie, y tuve ganas de llamarte y preguntarte:


¿Me quisiste así? Dime que me quisiste así, dime que se me puede querer así, joder, dime que me quisiste, hijo de puta, dime que me quisiste tanto y que aún te duele recordarme, cabronazo, dime que me quisiste así, y así y mejor me querrán otros tantos.



10 comentarios:

  1. Recuerdo la primera vez que vi Amelie, era pequeñita y no la entendí, a los pocos años mas tarde decidi volverla a ver,desde ese momento... tengo pelicula favorita.tambien he llorado alguna vez con el final. si te digo todas las veces que la he podido ver... en castellano, en frances, ingles...
    Me ha gustado el texto :) Benditos recuerdos de la infancia.
    A mi me paso lo mismo pero con la granja de playmobil.
    Un saludo fanatica de Bellamy jaja

    ResponderEliminar
  2. Si alguien no te quisiera eso no significaría que no fueras digna de ser querida. Piensa en toda la gente que te sigue en este blog, que te acompaña y te apoya. Piensa en tus amigos, en la gente que pone los brazos para sujetarte cuando no hay nada más. Y piensa también que no sólo nos define lo que nos quieren los demás, sino también, y sobre todo, lo que somos capaces de querer. Ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Ten en cuenta, niña, que los gilipollas no lloran, porque no aman.

    ResponderEliminar
  4. Sobre todo sentir que esa persona ha sentido y ha sufrido (o siente y sufre) como lo has hecho (haces) tú. Y aunque, como diga Roberto, hay más personas que te quieren y te aprecian, sé de sobras que no sirve de consuelo. Sólo date tiempo.

    PD: A mí me gustó mucho Amélie.

    Beso.

    ResponderEliminar
  5. "no tienen ni puta idea de lo que es querer a alguien hasta anularse"
    Ese pellejo en que termian el corazón a veces se seca como una oblea. Yo ya no me quedo mudo, pero parece que la soledad em ama demasiado.
    Por otro lado, Amelie, tan minimalisticamente feeling, me gusta demaciado...

    ResponderEliminar
  6. En mi casa la Barbie no podia entrar. Era un producto calificado "feo" y "cursi" y prohibido y tampoco se me ocurrió desearla nunca, el lavado de cerebro había sido realizado con sumo cuidado, y lúcidamente: Mi madre prefería que tuviera modelos como la Nancy o la Barriguitas, que le parecían creo, mujeres más normales (quien sabe si hubiera sido más rubia y estado más buena si hubiera tenido una Barbie).
    En cuanto a Amelie...es que la pobre Audrey Tatoo, a pesar de haber nacido el mismo dia que yo me cae tan mal....a lo mejor es solo envidia cochina...pues si, seguro, sera eso, pero espero que te quieran mucho mas que a ese personaje enlatado, porque eres mucho más linda que Amelie

    ResponderEliminar
  7. .....Si quizas si te quiso de esa manera...( convengamos que es una peli, y uno en esas cosas tiende a compararla con el gris mundo que se vive)...No lo se...y si tu dudas...y si el gilipollas, para salir airoso da una respuesta facil. Eso confirma pòr que lo dejaste.
    Por que responder algo asi a veces no es facil a uno se le va el alma con la respuesta...si de verdad hayas amado así.
    Un beso piba....que los examens hayan ya pasado, y estes disfrutando estos dias lindos...te vere por logroño?

    ResponderEliminar
  8. Tiempo sin visitarte, bonita y veo que sigues con la fuerza de siempre. Una gran película Amélie, llena de evocaciones e invitaciones a la reflexión. Un beso, amiguita,
    V.

    ResponderEliminar
  9. Awi.

    Esto me ha gustado un montón!!!!!

    LOL.

    ResponderEliminar
  10. Hola, muy buena entrada. Pero no importa el estilo ni la condición del ser humano, todos podemos querer hasta anularnos y anular aunque nuestras formas de expresarlo sean distintas (nadie sabe lo que hay dentro de nadie), o eso creo.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios