miércoles, 7 de febrero de 2007

Las palabras son varices que nos impiden caminar


Me traje a Valladolid el último diario que escribí. Un diario que abarca desde el diez de abril de dos mil cinco hasta el diez de abril de dos mil seis.
Me doy pena a mí misma, en serio, no entiendo cómo podía ser tan gilipollas.
El caso es que recuerdo aquellos días con felicidad, pero en realidad era un tiparraca hortera (¿kitch?)
En realidad no era más que una creída que se emborrachaba cada viernes, y cada sábado, durante un año entero.
El caso es que, cuando viví aquel año, yo no me veía así de gilipollas. Es más, creía que incluso era inteligente...
Es por eso que ahora me pregunto si he cambiado algo o sigo siendo igual de ignorante...
Cuando algo va mal, hace falta exactamente un año para que todo vaya bien.
Para recomponerse hace falta
Que la tierra de una vuelta
Completa alrededor del sol.
Y todo sucede en Abril.
Todo empieza y termina...Nos vemos en abril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios