lunes, 12 de febrero de 2007

Lunes antes de almorzar, una niña fue a jugar, pero no podía jugar porque tenía que...

La semana se presenta con lluvia...
Maldita sea, la lluvia me pone triste.
Quién me aguanta los días de lluvia, ¿quién?
Y para más INRI, esta semana es la semana.
La semana de San Valentín.
Pero que bien nos lo vamos a pasar. +o(

¿Es cuestión de mala leche abrir un bar al lado de una funeraria y ponerle como nombre “Burbujas”?
(Observación a partir de un sobre de azúcar robado de tal cafetería)
Burbujitas, pompitas.

Estoy desvariando... Terminaré el café y me iré al Centro de Idiomas.

Es lunes, gente.
Comienza la rutina...
Y, maldita sea, la lluvia me pone triste.

3 comentarios:

  1. Si la lluvia te pone triste cometela, así sufrirá más ella.

    Animo que es lunes, eso significa que el próximo finde se acerca... CARNAVAL CUMPLEAÑOS!!!!! FFIIIIIEEEEEESSSSTTAAAA!!!! y además se acaban los examenes, PERFECTISIIIIISSISISISIISIMOOOOOO!!!!

    oooeeeeooooeeee

    Un bso y ANIMO!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿La lluvia? ¿triste?.
    ¡El agua es vida! Refresca, oscurece el día, quita toda esa luz que el maldito Sol tiene a bien regalarnos, humedece el ambiente y los senos maxilares evitando así que pasemos dos días con una jaqueca que no se la salta un gitano.
    ¡La lluvia mola!

    (¿o soy yo que soy un pelin especial?)

    De cualquier forma, ¡ánimo!.

    ResponderEliminar
  3. A mí también me gusta la lluvia...no sé, es como si se limpiara de golpe el ambiente cargado, la suciedad emocional que a veces amenaza con sepultarnos hasta el infinito y más allá.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios