domingo, 29 de marzo de 2009

Renacimiento


Todavía no nos hemos d­ado cuenta de lo mucho que valemos. Todavía nos queda mucho por aprender porque aún no hemos comenzado a vivir. Da igual que la carrera termine dentro de unos meses o dentro de dos años, la cuestión es que seguimos en ello y hasta los veinticuatro aún tenemos tiempo para derrapar. Tenemos tiempo para equivocarnos, de cometer tantos errors como hagan falta para saber que no os necesitamos. Da igual que hayamos estado enamoradas, que hayamos cortado aun pensando que nos dejamos una puerta abierta si al cabo de un mes todo lo vivido se va al garete por la primera persona que nos pida un beso con un mínimo de educación. Todo eso, en serio, da igual. Da igual haber gastado los diecinueve y los veinte con una persona si al cabo de un tiempo sólo ha servido para cambiar los puntos de vista. Da igual que a los diecisiete fuéramos unas jennis si ahora sólo somos alternativas del tres al cuarto. Es igual. Da igual. No importa nada de lo vivido hasta ahora porque, realmente, aún no hemos llegado a nacer. Estos veinte años son un apéndice a los nueve meses que pasamos dentro de un útero, porque todo lo que hemos dejado atrás es fácilmente derrochable por el retrete.


Da igual que nos sintiéramos importantes durante aquel espacio de tiempo, cuando te das cuenta de que antes también, e incluso más, eras una persona fascinante. Dan igual las películas de Gus Van Sant, dan igual los renglones perdidos para un fanzine que nunca te vería a la altura, dan igual las canciones de Sufjan Stevens. Al final, y sola, estara´s bailando a The Sounds frente al espejo, sintiéndote bellísima aunque los demás, o ese, piensen que es un fallido intento de volver a los ochenta. En realidad, lo único que importa, es gustarse a sí misma. Da igual que la música de Zahara para él sea música jenni si tú sabes que realmente merece la pena. Da igual que escuchar Love Of Lesbian para él sea pedante si realmente el único preocupado es él por ser diferente, cuando, realmente, sólo quiere ser parte de ese plancton de modernos que se agolpa a la entrada de la Escuela de artes. Todo eso, ya, da completamente igual… porque a partir de hoy seré Adriana. Y esta Adriana es demasiado para él.


Puedo estar sola porque soy autosuficiente. Puedo ser Adriana porque el mundo no esta´ perdido. Ni yo. Yo no estoy perdida. Y no, no necesito canciones, ni películas, ni recomendaciones, porque antes de conocerle ya sabía buscar las cosas por mí misma. Y no, no he perdido mi esencia. Y no, no necesito un diez para saber que valgo. Porque sí, porque soy mucha Adriana para tan poco hombre.

17 comentarios:

  1. Yo sinceramente amo tu blog, Adriana

    ResponderEliminar
  2. Muy bien, yo también tome esa decisión hace ya casi un año.

    Jajaja. Ya tengo 2 años que no te regalo un comentario. Casi, desde que iniciaste este Blog.
    Ojala te valla mejor, y si. Eres mucho para él.

    Sin más desvarios que decir, casi no tengo mucho tiempo pa seguir puntualmente tu Blog.
    Eres eso que yo llamo, una mujer irrepetible ^^

    ResponderEliminar
  3. Vaya, esto si es coherente.
    El amor es una mierda, si me lo permites; pero está muy rico.
    Si alguien que dice que te ama, te hace llorar repetidamente, dime¿En serio crees que te ama? ¿O es que eres tonta? Obviamente si eres libre puedes elegir serlo; pero, no merece la pena. Que te amen es que te hagan feliz. No hay más.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. bueno bueno ...q bien ;) vaya baño de subidón de autoestima q te has dado, asi me gusta coñe! Si es q hija los hay por ahí tan tan tan listos, tan intelectuales ...q cargan. Tu sé siempre tu.
    Por otro lado...no estoy de acuerdo con la 1º parte de tu blog, siempre cuenta...y cuando pasen los años veras como las elecciones que tomaste cuando tenías veinti tantos condicionarán y mucho tus treinta y tantos y de ahí para delante, así que pon extrema atención en aquello q escojas a partir de ahora para el parchwork de tu vida niña...

    Esto es un consejo gratis de alguien q ya coquetea con los 40 tacos ;) ....
    besitos

    ResponderEliminar
  6. ...mmm...espero que realmente sea así,aunque antes de todo esto tmb fuiste Adriana, no?...somos de nuevos todo el tiempo , eso si distintos , ese que alguna vez rechazo acepto no es el mismo de ahora que quiere o busca, siempre estamos cambiando, cambiar para afirmar algo...nolose...creoq uee stoy desvariando y cada la gente me entiende menos...
    chau besote.
    PD: A mi me gusta love of lesbian...

    ResponderEliminar
  7. Eso de que hasta los 20 nada... Desde el día que nacemos nos estamos conformando. Del pasado nunca te libras. Y te lo dice alguien que va a cumplir los 20.
    Siempre se nota cierto peso a la espalda.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. una vez me dijiste que te daba igual lo que piensen de ti. No sé si dijiste la verdad y no importan tampoco, lo único que importa es cuando miras atrás y esos que están ahí, aún siguen aquí.. una buena senhal que te quieren como siempre.. o mejor aún, que tú te sigues queriendo..
    Beso.

    ResponderEliminar
  9. Renato, perdona, pero no entiendo qué tiene que ver lo que dices con esta entrada.

    un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito, nunca se es lo suficiente viejo como para no volver a nacer.

    Todos somos cacahuates!

    ResponderEliminar
  11. GRANDE tu renacimiento.

    Y me aplico el cuento ;)

    un besico desde mañolandia

    ResponderEliminar
  12. es bueno renacer día a día...
    es bueno vivir a pleno pulmón...
    la vida es tan breve...
    un besazo neurótiko y me alegro por tí si tú te alegras de tí...

    Vara
    (agitador de traumas)

    ResponderEliminar
  13. q manía de poner "ti" con tilde, ya vale ¿no? no existe ningún otro ti en castellano q explique la tilde diacrítica!

    ResponderEliminar
  14. fascinante post.

    Soy Fran, he llegado a tu blog porque he visto que nos has escuchado en el last. Mucho de lo que dices lo tomo como base para escribir las canciones.

    Me alegro que te guste "Capítulo 7".

    Yo perdí de los 17 a los 27 con alguien que quizás jamás entendió que mi mundo no acababa en ella.

    Interesante blog. Puedes acceder al mío pulsando sobre mi nick.


    Besos.

    ResponderEliminar
  15. No sabes cuánto me alegro de que te des cuenta de eso de una vez, es cierto que vales y lo sabes y no merece la pena regodearse en lo que fue... Cada día es el primero del resto de tu vida... Vívelo y adelante, bonita, sin miedo. Mil besos,
    V.

    ResponderEliminar
  16. Vaya, cuanto tiempo sin pasarme y te encuentro ¿así?. Creo, por lo poco que se de tí, que nunca has sido dependiente de nadie; si acaso de ti misma. No dependas de nadie, no des pasos atras.

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios