viernes, 5 de enero de 2007

Anarquistas de papel




Cuando creímos que la vida no era más que una simple ensoñación causada por el mal uso de las palabras, llegó un indivuo preguntándonos si teníamos agua. Ahogados entre una espesa nube de humo con olor a flores secas, nos miramos, unos a otros sin saber qué decir. Sin saber qué hacer.
Soñábamos con un mundo nuevo, nos negábamos a comer carne y leíamos indistintamente a Nietzsche y a Bakunin. Conocíamos todos los recovecos de la ciudad en donde se escondía el cielo, y sumidos en una constante evasión de la realidad, éramos felices. Aunque no déjabamos de llorar.
Siempre nos quéjabamos de lo triste que era este mundo gris. Siempre queríamos pedir más y más, pero nunca nos dio por hacer una revolución. Palpitaba en nuestros corazones, orgullosos y heridos... Siempre discutíamos acerca de las desigualdades sociales... Hablando de sociedad en un mundo donde ya no existía eso. Porque teníamos miedo, miedo a ser iguales al resto. ¿Pero qué resto? ¿A caso había un resto homegéneo del cual nosotros estábamos separados? Era para echarse a reír.
Les tachábamos de conformistas. ¡Llámabamos conformistas a pijas que se negaban a comer alimentos de, lo que ella denominaban, mala calidad; a islamistas que reclamaban más mezquitas en Europa; skins que atentaban contra una libertad demasiado desbocada para ellos...! Todos eran distintos, ya no éramos nosotros los diferentes.
Luchábamos por la libertad del individuo. ¡Libertad! Pero ellos ya nos veían, paradojica y simplemente, como una tribu urbana más.
Lo nuestro ya no era una forma de revolución, lo nuestro, aquellos ideales que palpitaban dentro de nuestros orgullos pero heridos corazones, ya no era visto de ninguna manera especial. Sólo era un tribu más. Sólo una forma de vivir y de pensar. Éramos como el resto...
Y entonces, apareció.
Apareció y nos pidió agua, increíblemente exhausto, sucio, como un pobre yonki más. Un muerto de hambre.
Un viejo anarquista en peligro de extinción nos encontró, vio en nosotros su juventud perdida, sus antiguas batallas... Pero nosotros ya no éramos más que un grupo de universitarios "progres".
Unos pequeños burgueses que fumaban marihuana y hablaban del mundo viendo lo que aquel tan recurrido banco nos permitía mirar.

3 comentarios:

  1. Es triste, pero este pensamiento jode un poco. Pensar que quieres un mundo mejor y no hacer nada, no empezar una revolución, ¿Por qué? ¿Nos cortaron las alas o dejamos que nos las cortaran? ¿Por qué no podemos pasar más que del papel?
    ¿Somos como el lobo que aulla a la Luna aun a sabiendas de que jamás podrá alcanzarla? Mierda, creo que la respuesta, hasta que no demostremos lo contrario, seguirá siendo sí. ¿Quién queda conmigo en el cementerio para visitar la tumb del Honor?

    ResponderEliminar
  2. Sí, un mundo es que se crean comisiones de investigación, y no de acción. Donde se debate sobre como se pinta un cuadro, en vez de coger el pincel.

    ResponderEliminar
  3. Since its founding in 1848 朗朗的钢琴 have become and remained one of the most well-known and well respected watch brands in the world. Omega will again don the official cloak for the Olympics of 2008. The Omega watches were very well received there and Louis Brandt died a wealthy man.小强测试!!!

    ResponderEliminar

¿Quieres estar al tanto de cada nueva publicación? ¡Suscríbete!

Entradas y Comentarios